Kevin Cui: Kamikaze M-50 condenado por asesinato por la mayoría de los miembros del jurado |  Madrid

Kevin Cui: Kamikaze M-50 condenado por asesinato por la mayoría de los miembros del jurado | Madrid

Un jurado popular encontró este jueves a Kevin Qui culpable por mayoría de homicidio premeditado por la muerte de Víctor López, a quien atropelló en septiembre de 2019 mientras conducía en sentido contrario a la M-50. Ocho de los nueve miembros del jurado votaron a favor. Los miembros del jurado también lo condenaron por conducción imprudente y bajo los efectos del alcohol (este último por unanimidad). Es la primera vez que se dicta una sentencia de este tipo por el comportamiento imprudente de un kamikaze en la Comunidad de Madrid. El tribunal debe decidir ahora qué sentencia imponer al acusado, que enfrenta un máximo de 15 años de prisión.

Más información

La fiscalía busca 12 años de prisión, pues prevé mitigar la indemnización por daños y perjuicios de 87.000 euros que el imputado pagó a la familia de Víctor López. El abogado de la acusación particular quiere 15 años de prisión porque cree que esta reparación es una «estrategia» de la defensa. Los abogados de Cui dicen que su cliente «no sabía lo que estaba haciendo» debido a todo el alcohol que bebió esa noche, y quiere un máximo de cuatro años de prisión por un homicidio involuntario.

En la madrugada del 15 de septiembre de 2019, Cui condujo 1,9 kilómetros en sentido contrario a la M-50 entre Arganda del Rey y Fuenlabrada. Dos vehículos lograron esquivarlo, pero el tercero, en el que López, de 20 años, fue atropellado por un Volkswagen de un kamikaze. El niño, que iba a trabajar en un supermercado, perdió la vida de inmediato. Durante todo este tiempo, la familia de Víctor necesitó ayuda psicológica y siguió luchando, por lo que este tipo de muertes no se consideran una mera imprudencia. El imputado pasó esos dos años en prisión, aunque en varias ocasiones quiso irse hasta el juicio, algo que siempre le fue negado.

«Sé que cometí un error», dijo Qui en sus últimas palabras durante el juicio. Una semana antes, en su declaración, se limitó a recordar absolutamente nada de la mañana que había llegado al karaoke, donde se había reunido con amigos, hasta que despertó en el hospital al día siguiente. Sin embargo, el Ministerio de Estado destacó las «contradicciones» entre lo que dijo durante la investigación y la versión que propuso en la corte. En sus primeras declaraciones, el acusado incluso dijo que había bebido «tragos de ron» esa noche. «Su amnesia es muy selectiva», dictaminó la fiscalía.

La abogada de la familia, Barbara Royo, le aseguró que Qui conducía esta mañana como si fuera un «videojuego». La acusación tiene claro que estaba al tanto de lo que estaba haciendo porque actuó «con destreza». Un elemento clave en la investigación consiste en uno de los testigos que se cruzó con el imputado en la vía ese día, quien lo vio maniobrar, apartarse de la vía, encender las luces de emergencia y dar un giro de 180 grados hasta comenzar a moverse en la calle. dirección opuesta a otros vehículos. Cui tiene que viajar 146 kilómetros por hora en esta carrera suicida.

La estrategia de defensa se basó en enfatizar que el alcohol afecta la capacidad del cliente para tomar decisiones. Por ello, Cui dijo en un comunicado que en los últimos años había concluido que había «bebido mucho» durante el choque. Uno de los dos agentes, que llegó al lugar por primera vez, dijo que el olor a alcohol en la ambulancia era «brutal», aunque también afirmó que había logrado tener una conversación «bastante normal» con él, en donde explicó que venía de Fuenlabrada y se dirigió a su domicilio en Arganda del Rey.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *