Justicia ordena la investigación del médico militar que obligó a un soldado a ser examinado ante su jefe |  España

Justicia ordena la investigación del médico militar que obligó a un soldado a ser examinado ante su jefe | España

Formulario de seguimiento del Ejército para la recopilación de datos para el contacto cercano Covid-19 desde la sede de la Unidad Militar de Emergencias (UME).Ricardo Rubio / Europa Press

El Tribunal Militar Central ha ordenado una investigación sobre por qué un soldado fue obligado a someterse a un reconocimiento médico en presencia de su jefe a pesar de sus protestas. Mediante auto emitida el 29 de junio, el tribunal ordenó la reanudación del proceso iniciado por un juez militar que alegó que no se había cometido ningún delito. Aunque no entró en el fondo del asunto, el auto reconoció que en el presente caso “se alega que se infringieron derechos fundamentales, como el derecho a la privacidad en relación con los datos de salud de la demandante”.

Según el mismo coche en el que se presentó la denuncia, el 9 de diciembre de 2020 el soldado Marcos García Rodríguez acudió a la sala de asesoramiento sanitario militar de la Academia Logística de Calatayud (Zaragoza). Aunque no se permitió el acceso a las instalaciones de su representante después de su ingreso, el teniente coronel llamó a un subteniente, superior inmediato de Marcos García.

El soldado se quejó de la presencia de su superior, alegando que se procesarían “datos confidenciales y personales” sobre su salud, pero el teniente coronel del servicio médico ordenó al subteniente mantener el argumento de que su jefe estaba sujeto a un “deber de confidencialidad “. Y no tenía intención de revelar lo que sabía allí.

El juez vestido presentó denuncia, alegando que el teniente coronel no había cometido ningún abuso ni excedido su autoridad, pero que “para la adecuada valoración médica de un militar que es un problema de adaptación”, consideró oportuno “contar con una persona que conoce las vicisitudes profesionales, por las que pasó, eligiendo a su jefe directo para ello ”. Según el juez, la presencia del jefe en el reconocimiento médico “fue plenamente justificada y no causó daños graves al soldado”, ya que “no hay evidencia” de que se haya revelado su información médica.

García apeló esta decisión, que no consideró, por ejemplo, la posibilidad de que los problemas de adaptación del soldado se debieran a su relación con su superior inmediato.

En su auto, el tribunal ordenó al Juzgado Central Militar No. 1 “agotar la investigación” de ciertos hechos “aún no esclarecidos” e iniciar un proceso penal que permita a las partes comparecer en el mismo y “garantizar plenamente el derecho a la efectiva protección judicial ».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *