Juez exige a Defensa y Asuntos Exteriores identificar quién permitió a Gali entrar en España  España

Juez exige a Defensa y Asuntos Exteriores identificar quién permitió a Gali entrar en España España

Brahim Gali, líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Democrática del Sahara (RASD), en una imagen del pasado mes de febrero.UN NÚMERO DE KRAMDI / AFP

El regreso a Argelia de Brahim Gali, líder del Frente Polisario y presidente de la República Árabe Democrática del Sahara (RASD), que fue ingresado en un hospital de Logroño en abril para recuperarse de una grave enfermedad provocada por un coronavirus, hizo No acabará con el lío judicial de su estancia en España. La semana pasada, el titular del Juzgado de Instrucción 7 de Zaragoza, Rafael Lassala, solicitó a los Ministerios de Defensa y Relaciones Exteriores que le remitieran en un plazo de siete días la documentación que permita identificar a las personas de los dos departamentos que dieron las instrucciones al líder saharaui que pueden ingresar. España a través de la base aérea de la capital aragonesa sin haber pasado el correspondiente control de pasaportes, según decisión del magistrado, a la que tuvo acceso el PAÍS.

La petición surge luego de que el titular de esta instalación militar, el general José Luis Ortiz-Kanyavate, respondiera a un cuestionario enviado por el juez en una carta asegurando que habían recibido una orden telefónica del Estado Mayor de la Fuerza Aérea para que los ocupantes del argelino El avión aterrizó el 18 de abril en la base, no ha pasado el control de pasaportes. En su respuesta, el mando militar manifestó que esto violó el procedimiento operativo de la instalación militar, que establece que los ocupantes de aeronaves extranjeras de países fuera del espacio Schengen (que incluye 23 países de la Unión Europea, excepto Suiza, Noruega e Islandia, pero no Argelia) deben someterse al control de su documentación por parte de las Fuerzas de Seguridad del Estado. Los militares agregaron que el avión estaba amparado por un “permiso diplomático” emitido por la Cancillería y que no conocía las identidades de las dos personas que vinieron de él, incluida Gali.

El juez Lassala solicita ahora al teniente general Javier Salto, jefe de Estado Mayor Aéreo, que le informe si existe un “expediente administrativo abierto como resultado de las instrucciones recibidas del Ministerio de Relaciones Exteriores” para la llegada del avión de Argelia con el Líder saharaui. De no ser así, pídame que le envíe otros documentos relacionados con este episodio, así como “la identidad de las personas que desde esta sede interfirieron en la comunicación entre Relaciones Exteriores y [el] Estado Mayor, y en general un general de la base aérea [de Zaragoza]”.

Desde el departamento que preside Arancha González Laya, el magistrado solicitó una “copia testigo” de la documentación generada por la llegada de Gali a la base aérea de Zaragoza y, en caso contrario, la identificación de “la persona que se puso en contacto con el Departamento de Relaciones Internacionales de Zaragoza”. Personal de la Fuerza Aérea, dando instrucciones sobre qué trato se debe dar a los pasajeros en dicho vuelo. El juez también precisó que estos pasajeros habían sido identificados y que describieron detalladamente las “circunstancias” de su entrada en España, “indicando si los mensajes habían sido escritos o telefónicos”.

El juez Lassala investiga las circunstancias que rodearon la entrada de Gali en España a raíz de una denuncia por presuntos delitos de falsificación y falsificación de documentos, interpuesta por el abogado malagueño Antonio Urdiales, después de que resultara que el líder saharaui había utilizado un pasaporte diplomático argelino con un nombre falso para el registro en el hospital donde fue atendido. Al inicio de su investigación, el magistrado preguntó al jefe de la Guardia Civil del Aeropuerto de Zaragoza sobre las condiciones en las que se produjo la llegada del Consejero Delegado del Polisario, pero el mando policial se dirigió al Ejército del Aire, alegando que el avión había aterrizado en la base aérea y que las autoridades militares solo informaron que “el ocupante es personal diplomático (por lo tanto exento de despacho de aduana), sin dar su identidad”.

A continuación, el juez se dirigió al general Ortiz-Canyavate, titular de la Base Aérea de Zaragoza, a través de un cuestionario, cuyas respuestas motivaron una solicitud de información a Defensa y Relaciones Exteriores. También acudió al juez de la Audiencia Nacional Santiago Pedras, quien investiga dos casos de denuncias contra Gali por los delitos de tortura, detención ilegal, genocidio y lesa humanidad para informarle sobre ellos. El titular del juzgado de Zaragoza quiso saber si se había dictado orden de allanamiento y detención contra el líder saharawa en algún momento y qué había hecho la policía cuando lo visitó en el hospital de Logroño, donde había sido ingresado. También pidió información sobre la ambulancia que vino a recoger a Gally de la base aérea para llevarlo al hospital donde estaba siendo atendido.

El líder del Frente Polisario salió de España el 2 de junio después de que el juez Pedras tomara declaración el día anterior y se negara a tomar medidas cautelares en su contra. Los solicitantes solicitaron su entrada en custodia temporal y la confiscación de sus pasaportes. La presencia de Gali en España desató una grave crisis diplomática con Marruecos, que abrió la frontera con Ceuta el 17 de mayo, provocando la entrada de más de 10.000 inmigrantes ilegales, muchos de ellos menores de edad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *