Juan Marín gana pulso en Ciudadanos Andalucía y cambia de grupo parlamentario |  España

Juan Marín gana pulso en Ciudadanos Andalucía y cambia de grupo parlamentario | España

El viceprimer ministro andaluz, Juan Marín (izquierda), y el portavoz del grupo parlamentario de Ciudadanos, Sergio Romero, en el Parlamento de Andalucía en Sevilla el pasado mes de octubre.Julio Muñoz / EFE

La crisis del grupo de ciudadanos en el parlamento andaluz supuso la victoria del coordinador regional y vicepresidente de la Junta de Andalucía Juan Marín. En la última sesión plenaria de la actual sesión, Marín cambió abruptamente el liderazgo del grupo, que vive en un constante estado de ansiedad y división desde el inicio de la legislatura. El portavoz del grupo, Sergio Romero, renuncia a esa responsabilidad y ocupará un cargo en el directorio de la cámara como tercer vicepresidente. También renunció como portavoz adjunto Fran Carrillo, quien según fuentes cercanas consideró su salida una “purga”.

Los 21 diputados ciudadanos de la Cámara de Andalucía apenas conviven desde hace muchos meses. Marín ha apoyado durante mucho tiempo la idea de reemplazar a Romero como portavoz, pero nunca ha tenido la aprobación del liderazgo nacional. La luz verde llegó a las puertas de las vacaciones parlamentarias y en un momento muy delicado en Ciudadanos, donde durante meses hubo bajas y filtraciones de cargos públicos por parte del Partido Liberal.

Romero ocupará un puesto en la junta como tercer vicepresidente, cargo que dejará Julio Díaz, uno de los más fieles seguidores de la vicepresidenta andaluza y que ahora se hará cargo de la secretaría del grupo. La ponente será la diputada malagueña Theresa Pardo. Hasta el momento, el portavoz dijo que su turno había sido acordado con el liderazgo nacional de Cs durante cuatro meses: “Me voy, nadie me ha despedido”.

Por el contrario, para Carrillo, su salida como vicepresidente, de la que Juan Marín le informó este miércoles, se debió a su postura crítica con las decisiones inconsistentes de la dirección nacional y andaluza, que según dijo llevaron al Partido Liberal a la irrelevancia, según informó. fuentes cercanas a la política. Carrillo describe su relevo como una “limpieza” frente a algunos de sus compañeros. Actualmente, Carrillo, que fue senador de la comunidad autónoma por tres cuerpos legislativos, no tiene previsto convertirse en diputado independiente, situación en la que ya hay 12 diputados del parlamento autonómico.

Los cambios en el grupo parlamentario refuerzan la posición interna de Juan Marín en su carrera, ya que vuelve a ser candidato a presidente de la junta. El vicepresidente andaluz también pasó semanas con una doble agenda en las provincias de Andalucía, compaginando su cargo institucional y orgánico como coordinador de Cs Andalucía. Está tratando de obtener apoyo cuando se celebren las elecciones primarias para presidir la junta, una nominación que buscan tanto la ministra de Igualdad como la diputada onubense Rocío Ruiz.

Marín ha jugado bien sus cartas con el liderazgo nacional liderado por Inés Arimadas. Tras los malos resultados electorales de Ciudadanos en Cataluña, en la Comunidad de Madrid y la desconfianza decepcionada en la Región de Murcia, el vicepresidente andaluz compaginó su apoyo a Arimadas con la exigencia de un cambio interno, que aprovechó tras estos fiascos. Ahora es parte de la dirección constante de Cs. Durante su última visita a Sevilla, Arimadas se defendió para acabar con las disputas internas y de alguna manera eligió unas elecciones primarias pacíficas ante el cúmulo de problemas que se acumulan en todas partes del país.

La última fue la crisis del PP en el Ayuntamiento de Granada, que supuso la pérdida de Cs de la única capital española que gobernaban. La falta de entendimiento con el PP acabó por ceder al PSOE la alcaldía en un acuerdo entre el ex alcalde Luis Salvador y otro concejal. Esta operación ha suscitado dudas sobre si la dirección regional de Cs está sentando las bases para un futuro entendimiento con el PSOE andaluz, ahora pilotado por Juan Espadas.

Tanto los dirigentes del PP como Ciudadanos insisten en que la convulsa posición del Partido Liberal no afecta su relación en el gobierno de coalición andaluz, donde hasta el momento no ha habido amenaza de ruptura. El PP de 26 escaños y Ciudadanos de 21 escaños dirigen la comunidad más poblada de España con el apoyo externo de 11 diputados de Vox. Los tres juntos suman 58 escaños, tres más que la mayoría absoluta (55). El presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, volvió a insistir el pasado miércoles en que agotaría la legislatura, que finaliza en diciembre de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *