Jovenel Moïse: La fiscalía haitiana quiere investigar el asesinato del presidente Jovenel Moïse por parte del primer ministro |  Internacional

Jovenel Moïse: La fiscalía haitiana quiere investigar el asesinato del presidente Jovenel Moïse por parte del primer ministro | Internacional

El primer ministro haitiano, Ariel Henry, en julio pasado en Puerto Príncipe.VALERIE BAERISWYL / AFP

Un fiscal pidió el martes al Tribunal de Primera Instancia de Puerto Príncipe que investigue al primer ministro haitiano Ariel Henry como acusado en el caso del asesinato del presidente Juvenile Moses. En una carta dirigida al juez Gary Aurlien, encargado de investigar el caso, el fiscal de Bell Ford, Claude, respaldó su solicitud de que el primer ministro hubiera hablado por teléfono dos veces con uno de los sospechosos de la orden de asesinato, el exfuncionario Joseph Felix. Badio, horas después del asesinato.

Contenido del Artículo

Haití

En otra carta enviada a la Dirección de Inmigración y Emigración, el fiscal solicitó que se impidiera a Ariel Henry salir del país “por los graves homicidios” del presidente Moise el 7 de julio. El caso del asesinato está actualmente en manos del juez Aurelien, que es el único organismo competente para llamar a testigos o acusados ​​a declarar o decidir quién es sospechoso del asesinato. La semana pasada, el mismo fiscal envió una “invitación” a Henry para que compareciera el martes para ser interrogado sobre las llamadas telefónicas, una citación que fue descalificada públicamente por el propio Henry.

Las autoridades haitianas dicen que 44 personas se encuentran en prisión preventiva por el asesinato, incluidos 18 colombianos acusados ​​de ser parte del comando que mató a Moses, además de 12 policías que formaban parte del cuerpo de seguridad del presidente que no habían respondido a un ataque.

Henry condenó el sábado las “maniobras desviadas” en la investigación del asesinato del presidente Moses después de que fuera citado para comparecer ante el tribunal. “Las maniobras de distracción para crear confusión y evitar que la justicia haga su trabajo no desaparecerán”, dijo Henry. “Los verdaderos culpables, autores intelectuales y patrocinadores del atroz asesinato del presidente Juvenile Moyes serán encontrados, llevados ante la justicia y castigados por su crimen”, agregó.

El viernes por la noche, Bed-Ford Claude, comisionado del fiscal equivalente al gobierno de Puerto Príncipe, invitó a Henry a comparecer ante los fiscales el martes. El funcionario afirma que unas horas después del asesinato de Mois, Henry tuvo conversaciones telefónicas con una de las personas activamente buscadas en el contexto de la investigación.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

Se dice que Felix Badio, ex director de la unidad anticorrupción del Ministerio de Justicia, fue geolocalizado en el área donde se encuentra la residencia privada de Moise durante las llamadas a Ariel Henry a las 04H03 y luego a las 04H20. Como el juez ya estaba a cargo de la investigación, el fiscal no tenía potestad para invitar o citar a nadie, pero justificó su planteamiento impugnando el “peso extremo” de este expediente “para la nación”.

Por ley, el primer ministro puede ser escuchado por un juez solo si el presidente de la república lo permite. En su carta, Bed-Ford Claude le dijo a Henry que su presentación ante la fiscalía era voluntaria, “dadas las limitaciones debidas a su condición de funcionario superior”.

El Servicio de Protección de Ciudadanos de Haití dijo que estaba “indignado y atónito” por la revelación de estas llamadas telefónicas. “Ariel Henry debe renunciar de inmediato y ser llevado ante la justicia”, dijo Renan Heduville, quien dirige la institución pública, en una carta el sábado.

Las principales fuerzas políticas de Haití acordaron el sábado darse un año más para redactar una nueva constitución y realizar elecciones, que resultarán en el sucesor del presidente Jovennel Moise. El acuerdo fue firmado por el primer ministro Ariel Henry y los principales partidos de la oposición y prevé la celebración de elecciones a finales de 2022 y la apertura de nuevas autoridades a principios de 2023, un año después de la fecha límite. Durante este período de transición, el poder será ejercido por un gobierno de unidad encabezado por Henry, que será “esencialmente no partidista” y cuyos miembros serán designados dentro de ocho días.

En una ceremonia en su residencia oficial, el primer ministro describió el acuerdo como “ambicioso y prometedor” y dijo que era una “ruptura” con el pasado. “Estoy seguro de que este acuerdo permitirá, en armonía y buen entendimiento, los asuntos públicos durante el período interino, que quiero que sea lo más breve posible”, dijo Henry a los signatarios. El objetivo común, enfatizó Henry, es “un retorno al funcionamiento normal” de las instituciones democráticas “con nuevas bases, en un entorno seguro y estable”.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y obtenga todas las claves de información de la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *