Irlanda se une al acuerdo para fijar un impuesto global del 15% a las empresas multinacionales |  Ciencias económicas

Irlanda se une al acuerdo para fijar un impuesto global del 15% a las empresas multinacionales | Ciencias económicas

Vista de Silicon Docks, un área de Dublín donde las principales operaciones tecnológicas como Google, Facebook, Linkedin o Twitter tienen su centro.
Vista de Silicon Docks, un área de Dublín donde las principales operaciones tecnológicas como Google, Facebook, Linkedin o Twitter tienen su centro.

E Irlanda dio su mano para torcer, no sin antes imponer una condición importante. Dublín anunció este jueves por la noche que se adhiere al acuerdo fiscal internacional acordado dentro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE, confianza cerebral de países ricos) para aplicar un impuesto global del 15% a las ganancias de las empresas multinacionales. Eso sí, las autoridades irlandesas lograron retirar la mención que abrió la puerta a que este porcentaje sea solo un impuesto mínimo y que abrió la puerta a su incremento en el futuro.

El acuerdo, alcanzado en julio por 140 países de todo el mundo, busca evitar que las grandes empresas, especialmente las tecnológicas, instalen su sede en países de baja fiscalidad, a pesar de recibir la mayor parte de sus beneficios en otras áreas geográficas. Exactamente el modelo que muchos de estos gigantes han seguido con Irlanda.

«La adhesión a este acuerdo es una decisión importante para la próxima etapa de nuestra política industrial. Esta es una decisión que garantizará que Irlanda sea parte de la decisión sobre el futuro marco fiscal internacional «, dijo el ministro de Finanzas irlandés y actual presidente del Eurogrupo, Pashal Donohoe, en un comunicado. Posteriormente, el ejecutivo comunitario concluyó que en palabras del comisario económico Paolo Gentiloni, es un «paso trascendental y extremadamente positivo en el esfuerzo colectivo por construir un sistema tributario más justo y estable».

La decisión llega un día antes de que la OCDE, a la que pertenece Irlanda, ultime los detalles del pacto en una reunión virtual. Y tres semanas antes de la cumbre de Roma, en la que se espera que los jefes de Estado y de gobierno de los 38 socios del club confirmen el texto, que debería entrar en vigor antes de 2023.

Después de Irlanda -que da la bienvenida a más de mil multinacionales tecnológicas, financieras o farmacéuticas en su territorio, incluidas Pfizer, Intel, LinkedIn, IBM o Twitter- solo quedan dos países de la UE para dar su aprobación al texto: Estonia, donde Las empresas de recortes han florecido en los últimos años, y Hungría, que cuenta con el impuesto de sociedades más bajo del bloque y cuyo gobierno, encabezado por Victor Orbán, mantiene un pulso constante con Bruselas en varios frentes.

15% seco y garantías de Bruselas

Irlanda, que ha utilizado la baja tributación durante las últimas dos décadas para atraer a grandes empresas -especialmente las de ascendencia estadounidense, como Apple, Google o Facebook- y ha establecido así su base europea de operaciones en su territorio, explica que no firmar el acuerdo en el verano, ya que el texto original ofrece una tasa impositiva corporativa de «al menos el 15%». Después de haber logrado hacer desaparecer este lema, Irlanda se protege contra futuras reformas. «Algunos países querían tasas impositivas mínimas más altas y creo que nuestra posición ha suavizado esas ambiciones en el contexto de un amplio acuerdo y consenso», aplaudió Donohoe en una nota, esperando mantener su reputación como un «destino atractivo» para las empresas.

Además, la UE aseguraría a Dublín que la directiva de transposición del Pacto Mundial al Derecho comunitario – y por tanto también en la isla – sería «fiel» al acuerdo y «no irá más allá del consenso internacional». El pacto rondará los € 2.000 millones al año para el Tesoro irlandés, una cantidad significativa en términos absolutos pero mucho más discreta en términos relativos: representa algo más del 2% de los ingresos públicos totales del año pasado. «Creo que si no se menciona el acuerdo, sería peor «, dijo el director financiero. Un centenar de empresas extranjeras.

Empresas que facturan menos de 750 millones al año, excluyendo

Sin embargo, Irlanda seguirá aprovechando todas las lagunas posibles en su beneficio. De esta forma, Dublín garantiza claramente que mantendrá su impuesto de sociedades actual (12,5%, uno de los más bajos del mundo, el segundo más bajo de la UE solo después de la citada Hungría y casi 10 puntos por debajo de la media comunitaria) para las empresas. que facturan menos de 750 millones de euros anuales, según lo permitido por el convenio. Según datos gestionados por el gobierno de Michael Martin, esto supone no subir la factura fiscal de poco más de mil empresas que emplean a 1,8 millones de personas en suelo irlandés. Seguirá existiendo competencia desleal de otros socios europeos, pero a una escala mucho menor.

Además de la presión de la Unión Europea y el Reino Unido, el gobierno de Martin teme que el país se encuentre aislado en la comunidad internacional si no acepta las nuevas reglas fiscales. La retirada del acuerdo, reconoció, reduciría «su impacto de cara a las discusiones clave en los próximos meses». Obligado sí, pero donde Irlanda ha logrado imponer una línea roja: el mínimo global no puede superar el 15%.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *