Insatisfacción con el modelo económico, clave en la segunda vuelta presidencial de Perú  Internacional

Insatisfacción con el modelo económico, clave en la segunda vuelta presidencial de Perú Internacional

Habitantes del barrio Los Jazmines, en Lima, en marzo de 2020.JUAN PONZ VALENZUELA / EFE

Alrededor del 90% de los peruanos quieren que cambie el modelo económico del país, aunque solo un tercio desearía un cambio radical, según los encuestados Ipsos Perú y el Instituto de Estudios Peruanos. La economía de Perú creció 20 años, colapsando un 11% por la pandemia de 2020. Sin embargo, el 70% del empleo informal, que se deterioró con la crisis del coronavirus, se mantuvo en esas dos décadas. El viernes pasado, los datos oficiales mostraron que la pobreza aumentó en 10 puntos porcentuales en 2020, lo que significa que el 30% de los peruanos (10 millones de personas) viven en la pobreza. El acceso a los servicios (educación, salud, saneamiento e Internet), que ya era escaso antes de la pandemia, también se ha deteriorado.

Los candidatos presidenciales de segunda vuelta, el radical izquierdista Pedro Castillo y la conservadora Keiko Fujimori, aparecen ante el electorado como representantes del cambio y continuidad del modelo, respectivamente. Julio César Gómez, nacido en la vereda Punya (Cajamarca), es compañero de clase de Castillo y tiene la misma edad, 51 años. “Estamos decepcionados con este modelo económico porque la Constitución de 1993 fue hecha para los grandes, se han olvidado de quien se gana el pan de cada día con el sudor de la frente, por eso se pide el cambio de la Constitución. «La gente ya se ha despertado y es difícil que se rindan», dijo en Lima.

Más información

“Queremos una asamblea para cambiar las leyes hechas para los grandes. Aquí la justicia es solo para los pobres que roban pollo, teléfono móvil. Lo condenan a cuatro años, pero para los que roban millones o venden nuestras empresas, hay libertad ”, agregó Gómez, quien acompañó a Castillo como parte del cordón de seguridad de su campaña.

El economista Luis Alberto Arias, exvicepresidente del Banco Central de Reserva, explicó que «los principales problemas del descontento con el modelo económico son el empleo y el acceso a servicios básicos como salud, educación y protección social». Según cifras oficiales en Lima, solo cinco de cada 100 tienen acceso a un seguro médico privado y solo el 38% tiene seguro con Essalud, un sistema estatal que colapsó incluso antes de que colapsara la pandemia. “El resto o no tiene seguro o tiene acceso a un seguro médico completo (cobertura mínima en el Ministerio de Salud). Con la pandemia, la situación empeoró. Hasta el momento, el 15% de los trabajadores no ha retomado su trabajo, y quienes lo han retomado lo reciben de forma incierta ”, dijo Arias, consultor y profesor universitario.

“El estado no ha avanzado en la superación de las enormes brechas en el acceso a la atención médica, la educación y la protección social en los últimos cinco años. Dio prioridad a la clase inversora, la balanza fiscal, la ratio de deuda pública, a costa del estancamiento del gasto en salud, educación, protección social e infraestructura. Según la CEPAL, el Perú gasta menos en estos rubros que el promedio latinoamericano: esto explica el mal sistema de salud para combatir la pandemia y la incapacidad para proteger a quienes han perdido su empleo ”, agregó Arias.

La escasa inversión en salud afecta a los pacientes, pero también a 18.000 estudiantes de medicina y ciencias de la salud que realizan sus prácticas en hospitales. Recientemente, la Federación Peruana de Estudiantes de Humanidades (Fepemh) logró que el director ejecutivo aprobara un estipendio mensual de al menos $ 243 para presos, seguro médico y equipo de protección personal, pero el mensaje es que no está plenamente implementado. “La situación en la que viven miles de presos es producto del modelo neoliberal, donde todo tiene un precio y donde la educación y la salud se han convertido en un servicio o una mercancía para quien puede comprarlo. «Desafortunadamente, vivimos en un modelo depredador no solo de la naturaleza sino también de los humanos», dijo el sindicato de estudiantes de medicina, consultado por el diario.

Reforma laboral

La constitución de 1993, que estableció el modelo económico actual, cambió el régimen de trabajo. “Muchas de las cosas que están pasando ahora mismo sobre la formalización de la precariedad laboral y el hecho de que los trabajadores estén excluidos del ejercicio de cualquier tipo de derechos están relacionados con lo establecido por el gobierno de Alberto Fujimori”, dijo la socióloga Alejandra. Dinegro, investigadora en “Inseguridad e informalidad laboral de los jóvenes en el Perú.

“Varias investigaciones sobre reforma laboral en América Latina han identificado al Perú como uno de los más salvajes, debido al abuso sistemático de los derechos laborales, la unificación y las especificaciones de la negociación colectiva. La flexibilidad laboral permite, por ejemplo, contratos de un mes. En este escenario, en mi generación, prevalece la incapacidad para hacer planes, a diferencia de nuestros padres o abuelos ”, dijo la investigadora.

Al examinar las condiciones en las que operan los distribuidores de plataformas móviles en las tres principales ciudades de Perú, Dinegro señala que hay una «especie de agujero negro» porque trabajan por menos del salario mínimo. «Están fuera del marco regulatorio de los derechos laborales y sociales y están en un mercado laboral no tradicional: sin horario, sin jefe, sin contrato, donde todo es incierto y la única interacción es con un teléfono móvil», dijo.

La insatisfacción con el modelo económico es más pronunciada entre algunos pueblos indígenas del Perú. «Nos sentimos abandonados, excluidos, discriminados por este modelo de desarrollo económico», dijo. apu (líder local) Lizardo Cowper, presidente de Aidesep, la principal organización indígena de la Amazonía. “Es necesario priorizar las necesidades de salud, educación, agua, saneamiento e infraestructura, pero también derechos colectivos, como la seguridad jurídica en nuestros territorios – el derecho a la propiedad – y el respeto a la consulta previa. Hay proyectos (de empresas mineras) que se llevan a cabo sin el conocimiento o permiso de la gente ”, agregó el cacique local. «Se necesitan cambios estructurales y reactivación económica, no soluciones parciales y esfuerzos aislados en salud y educación», concluyó el líder de la etnia. shipibo-konibo, quien sufrió dificultades en el sistema de salud en 2020 cuando se infectó con covid.

Días antes de la primera vuelta de las elecciones presidenciales del pasado mes de abril, el problema del acceso a la vivienda estalló con la invasión de terrenos privados en el distrito de Lima, Villa El Salvador. La Policía expulsó a las personas que habían llegado allí, que ahora viven en carpas en la calle, sin agua ni servicios básicos. La mayoría son personas que estuvieron desempleadas durante la pandemia y no pudieron pagar el alquiler. El urbanista Manuel Damert señala que entre 2001 y 2018, el 93% del nuevo suelo urbano fueron asentamientos informales.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *