Iglesia: Los obispos españoles reconocen que no tienen una actitud "proactiva" ante la investigación del abuso infantil en la Iglesia |  Comunidad

Iglesia: Los obispos españoles reconocen que no tienen una actitud «proactiva» ante la investigación del abuso infantil en la Iglesia | Comunidad

La Iglesia española reiteró hoy jueves que no tiene intención de investigar el abuso de menores en el clero y, por lo tanto, seguirá siendo una excepción en los países católicos occidentales, junto con Italia. Los obispos de Alemania, Francia o Irlanda, entre otros, han puesto en marcha investigaciones en profundidad que han descubierto miles de casos, pero el portavoz de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Luis Argelo, reiteró: «Ciertamente no vamos a emprender de forma proactiva un programa de investigación conjunta». . «. Explicó que su trabajo se limitará a servir a «cualquier persona» que acuda a las oficinas de atención a las víctimas instaladas en cada diócesis oa las asociaciones que trabajan con ellas.

Argüello insiste en que «las denuncias son mínimas» en el último año, ya que estas oficinas, abiertas por orden del Papa, comenzaron a funcionar. Reconoció que habían recibido «noticias de casos hace mucho tiempo», pero no dio más detalles sobre números, lugares o fechas. El número de casos de pedofilia en la Iglesia católica española es de 358, con al menos 908 víctimas, según las cuentas de EL PAÍS, a falta de cifras oficiales o de los obispos. Son 10 veces más de los conocidos hace solo tres años, cuando este diario empezó a investigarlo. En Francia, una comisión independiente que investiga la pedofilia en el clero, que presentará su informe final la próxima semana, ya ha estimado que ha habido al menos 10.000 víctimas desde 1950. En Alemania, ha habido 3.667 desde 1946.

La actitud de los obispos españoles se vio reflejada cuando nos enfrentamos al último caso que salió a la luz, el del conocido sacerdote Cesare Gabarein. Compositor de las canciones más famosas cantadas en la mesa, como Pescador para hombres o J.uníos como hermanos, y sacerdote del Colegio Marista de Chamberí en Madrid, ha sido acusado de al menos 17 víctimas de violencia en los años sesenta y setenta, según informa EL PAÍS. El caso es especialmente grave porque fue denunciado por varias familias de este centro y expulsado en 1978, pero simplemente fue trasladado a otro colegio y parroquia de Madrid. También fue nombrado prelado de Su Santidad por Juan Pablo II.

El titular de la Archidiócesis de Madrid era entonces el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Vicente Enrique y Tarancón. Preguntado al respecto, Argüello se refirió al mismo planteamiento: «No hay decisión por parte de la Conferencia Episcopal de abrir una investigación y habría que ver en dicha diócesis si quieren o no hacerlo, pero francamente yo Lo dudo «. Lo duda», dijo más tarde, porque tanto Tarancón como el imputado habían fallecido y era «muy difícil iniciar esta investigación». Ante la insistencia de las preguntas, los interrumpió: «Basta». una investigación si recibe denuncias de las víctimas.

Arguelo también descartó que este escándalo llevaría a que las canciones de Gabaren se cantaran en las mesas por respeto a las víctimas. «Creo que sería bueno si tuviéramos la capacidad de diferenciarnos en este tipo de asuntos. Es decir, si esta persona es compositora de música, me parece exagerado decir que su pieza musical está contaminada por lo que podría decir o hacer. Sus canciones deberán ser apreciadas por su calidad musical. No se inicie algo que vaya más allá del progreso de los tiempos modernos, porque este tipo de sentencia es propia de la Edad Media, en la que una persona colgando sanbenito, sanbenito con justicia, condena a la vida social, queda contagiada toda su familia, toda su vida. pasado, todo lo que podía hacer. (…) Hay que diferenciar a las personas, porque si no de alguna manera devuelve una especie de pena de muerte para cierto tipo de delitos, además de la pena de muerte para los muertos.

Gabaren no solo compone música litúrgica, también es autor de La muerte no es el fin, himno oficial de 1981 en honor a los fallecidos en el acto de servicio de las Fuerzas Armadas y del Cuerpo de Policía Nacional.

Si conoce algún caso de violencia sexual que no haya visto la luz, escríbanos con su denuncia a abuses@elpais.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *