Hong Kong condena a siete activistas a favor de la democracia a hasta 16 meses de prisión por protestas en 2019 |  Internacional

Hong Kong condena a siete activistas a favor de la democracia a hasta 16 meses de prisión por protestas en 2019 | Internacional

Un tribunal de distrito de Hong Kong condenó el miércoles a siete activistas a favor de la democracia a entre 11 y 16 meses de prisión por participar en una manifestación no autorizada el 20 de octubre de 2019, cuando miles de personas salieron a las calles para mostrar su rechazo. de la terrible Ley de Seguridad Nacional. Las protestas fueron dispersadas por la policía con gases lacrimógenos y cañones de agua.

Los activistas Figo Chan, fundador del ahora disuelto Frente Civil por los Derechos Humanos (CHRF), Rafael Wong y Avery Ng, de la Liga de Socialdemócratas, y los ex legisladores Sid Ho, Yong Sum, Albert Ho y Leung Kuok-hang fueron admitidos. .condenado por organizar e incitar a participar en esta manifestación, considerada ilegal por las autoridades de Hong Kong. Todos los imputados, a excepción de Rafael Wong, ya habían sido encarcelados, cumpliendo una pena de prisión en relación con otros casos iniciados por el mismo delito.

Más información

Estas sentencias, las más recientes contra las manifestadas en 2019, fueron dictadas al amparo de esta ley de seguridad nacional, vigente desde julio de 2020, contra la que protestaron miles de hongkoneses, incluidos los que ya han sido condenados. Activistas a favor de la democracia han pedido a la población que se manifieste, en algunos casos protestas que degeneran en incidentes violentos, dado que el estado de derecho es represivo y viola efectivamente la promesa de Pekín de respetar las libertades en la ciudad autónoma cuando se le devuelva la ex colonia británica. en 1997.

Los críticos de la ley ven que su objetivo final es poner fin a la disidencia en Hong Kong, una demanda rechazada por las autoridades de China continental y la propia ciudad. La jueza que condenó a los siete imputados este miércoles, Amanda Wooddock, defendió la sentencia, diciendo que si bien la mini-constitución del enclave financiero “garantiza la libertad de reunión, marcha y manifestación”, esos derechos “no son absolutos”.

“Las restricciones se aplicaron en interés de la seguridad pública, el orden público y la protección de los derechos y libertades de los demás”, dijo el juez.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

Los activistas y opositores de Hong Kong no estuvieron de acuerdo de inmediato con este argumento. Afuera de la cancha, luego de la audiencia, Chan Poin, presidente de la Liga de los Socialdemócratas, dijo: “Esperamos que todos entiendan que esto es persecución política”.

Desde la promulgación de la Ley de Seguridad Nacional en la Asamblea Nacional en Beijing el 30 de junio de 2020, y hasta julio pasado, 117 personas han sido arrestadas en Hong Kong por los cargos previstos en la misma, de las cuales al menos 64 ya han sido acusadas formalmente. . El principal periódico de la oposición, Apple Daily, Cerró por presión. Cerca de cincuenta de los principales activistas y políticos prodemocracia involucrados en elecciones primarias informales están en prisión, mientras que los que aún están en libertad han decidido minimizar sus actividades y declaraciones públicas. Miles han elegido el exilio.

Las consecuencias de la ley comenzaron a notarse inmediatamente después de su entrada en vigor. A pesar de que las autoridades de Hong Kong han asegurado que no tendrá efecto retroactivo, el primer día de su entrada en vigor, el 1 de julio del año pasado, fueron detenidas una decena de personas. El primero de estos detenidos, Tong In-kit, fue acusado de aplastar una motocicleta contra un grupo de policías mientras ondeaba una bandera con consignas independentistas – (“Liberad Hong Kong, revolución de nuestra era”, consigna de las manifestaciones de 2019 ) El 30 de julio fue condenado a nueve años de prisión.

“En un año, la ley de seguridad nacional puso a Hong Kong en una vía rápida para convertirse en un estado policial y creó una emergencia de derechos humanos para quienes vivían allí”, dijo Yamini Mishra, directora regional de Amnistía Internacional para Asia y Oceanía.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *