"Hola soy el vicepresidente": la llamada que alertó a las empresas eléctricas  Ciencias económicas

«Hola soy el vicepresidente»: la llamada que alertó a las empresas eléctricas Ciencias económicas

A última hora de la tarde del lunes, los altos ejecutivos de las compañías eléctricas recibieron una llamada de la tercera vicepresidenta, Teresa Ribera. El ministro de Transición Ecológica les dijo que al día siguiente el Consejo de Ministros aprobaría un plan de choque con medidas para hacer frente al aumento de la electricidad a través de un real decreto-ley. Esto era algo que ya estaba en los círculos más informados; pero tenía que ser confirmado. Sin embargo, no les dio muchos detalles. Sólo la declaración de las medidas que los técnicos del ministerio vienen preparando desde agosto y que se han acelerado por el imparable aumento de los precios de la electricidad mayorista.

MÁS INFORMACIÓN

Esa misma noche, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo algo más en una entrevista con TVE. Algunas medidas son transitorias, como la reducción del impuesto especial, que se suma a la reducción del IVA y del impuesto a la generación; la reducción de los «beneficios extraordinarios» derivados de la retribución de la energía no contaminante al precio fijado por el gas («las empresas podrán soportarlo», dijo el presidente), lo que permitirá una reducción de las tarifas cobradas al recibo o la obligación de las empresas dominantes (es decir, las grandes) de realizar subastas entre las independientes. Otras de carácter permanente, como el establecimiento de un suministro mínimo vital para que los hogares más vulnerables no se queden sin electricidad, o el control del vertido de los pantanos para evitar la especulación.

Las razones del plan estaban más que justificadas dada la subida de los precios del gas, que marcan el precio marginal al que se vende toda la energía en el mercado mayorista y los derechos de emisión de CO₂. Casualmente, tras la toma de medidas, el precio de la energía saltó a un récord de 188,18 euros MWh el pasado jueves (en los días siguientes bajó a 146,57 este domingo), cifras que ninguna oficina escolar esperaba ni siquiera por muchos (la mayoría -mucho de ellos). lo había puesto alrededor de 60 euros).

Lo peor de todo es que el mercado de futuros muestra que los precios del gas seguirán subiendo por las nubes al menos hasta marzo de 2022 y el gobierno no puede actuar sobre ellos. Lo único que puede hacer es instruir a los dioses de los mercados internacionales para que abran el grifo ya las autoridades de Bruselas para cambiar el sistema de precios y el mercado de CO₂ en el que los fondos de inversión pueden especular. Por tanto, no le quedó más remedio que hacerlo en las partes de la factura de la luz en las que se puede maniobrar: costes e impuestos regulados, que pasaron del 75% de la tarifa a menos del 50%, mientras que la energía pesa más de la mitad.

No llueve al gusto de todos

Pero por muchas razones, no llueve para todos los gustos. Mientras las asociaciones de consumidores y ambientalistas aplauden, las empresas del sector se quejan y preparan la artillería para acudir a los tribunales, también alentadas por los bancos de inversión, que han elaborado un montón de informes en los que se abarrotan las descalificaciones de planes: inseguridad jurídica, inseguridad regulatoria, retrasos. la recuperación … Las empresas eléctricas están cuestionando la frase del presidente de que pueden manejarlo. Según empresarios del sector, la reducción de los denominados «beneficios extraordinarios» de la generación hidroeléctrica y nuclear (por valor de 2.600 millones) «es una medida injusta y errónea basada en un supuesto aumento de beneficios». «Tiene», agregó, «un impacto enorme en la estabilidad de un sector que no es responsable de este beneficio ni se beneficia de él, algo que se puede verificar monitoreando el valor bursátil de las empresas a pesar de la subida de precios en 2021 г.

Las empresas también destacan que no se tiene en cuenta que han vendido prácticamente el 100% de la producción básica (hidráulica, nuclear y renovable) para 2021 y más del 75% a partir de 2022 a un precio que no supera los 60 EUR MWh, muy inferior a El mercado Mancha (Comprado o vendido con entrega inmediata y al precio actual del mercado). Según él, habrá una reducción de ingresos en unos 65 euros MWh, además de 10 euros MWh, que perderán por la supresión de la retribución que perciben en plantas antes de 2005 que no emiten CO₂ (convocatorias beneficios que han caído del cielo que se encuentra en fase de proyecto de ley en el Congreso de los Diputados). En este sentido, el Foro Nuclear, que incluye a empresas eléctricas, ha amenazado con emprender acciones legales y cerrará las centrales nucleares antes de la fecha pactada si no se retira el proyecto, algo que no pueden hacer sin un informe favorable del operador del mercado.

Pero las empresas renovables también se han quejado, preocupadas porque la redacción del artículo 4 del Real Decreto no deja claro si la reducción de «beneficios extraordinarios» afecta a las instalaciones que desarrollan con contratos de compraventa cerrados (conocidas como APPs). De su abreviatura en Inglés). De ser así, anunciaron que tendrían que cerrarlos y dejar de invertir. «Esto es una desaceleración en la transición energética», dijeron incluso en el sector. El lío fue tan grande que el vicepresidente Ribera tuvo que aclarar que la medida no se aplicaría a instalaciones que no recibieran ganancias extraordinarias como consecuencia de la venta de energía al precio del gas. Las aguas se calmaron, pero no los espíritus.

Sin embargo, las empresas tienen alguna esperanza de que el ministerio reconsidere su posición y revise el decreto-ley para que la sangre no llegue al río. Por eso, antes de ir a los tribunales, mueven sus poderosos hilos. Quieren agotar todas las posibilidades para acudir al gobierno por sus caminos abiertos, que no son solo los de la transición ecológica. Por otro lado, esto les alivia en la medida de lo posible que la mayoría de las medidas sean temporales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *