Haití: Colombia afirma que exfuncionario de justicia haitiano ordena el asesinato del presidente Yovenel Moise |  Internacional

Haití: Colombia afirma que exfuncionario de justicia haitiano ordena el asesinato del presidente Yovenel Moise | Internacional

Un oficial de policía vigila el lugar donde fueron detenidos los sospechosos del asesinato del presidente haitiano Yovenel Moise.Orlando Baria / EFE

Joseph Félix Badio, exministro de Justicia haitiano, fue quien ordenó al exmilitar colombiano asesinar al presidente Yovenel Moise, aseguró este viernes por la mañana el director de la Policía colombiana, Jorge Luis Vargas. “En una reunión con Badio y otra persona llamada Ascard”, se les dijo a los ex soldados colombianos Duberni Capodor y Hermann Rivera que arrestarían al presidente, dijo. El grupo de atacantes se instaló en una casa cercana a la residencia presidencial y adquirió vehículos, que colocó en posiciones estratégicas para llevar a cabo el plan, según sus investigaciones. “Seguridad de la CTU, así como el Dr. Emanuel Sanon y otras personas que ya han sido detenidas, estaban al tanto de esto”, agregó. Tres días antes del ataque del 7 de julio, el orden cambió. “Badio, quien era empleado del Ministerio de Justicia y trabajaba en la unidad anticorrupción del Servicio General de Inteligencia, les dijo a Capador y Rivera que lo único que tienen que hacer es matar al presidente”, dijo Vargas a la prensa. en Bogotá.

Desde la participación de 24 ex soldados colombianos (18 capturados, tres muertos y otros fugitivos), tanto ellos como sus familias han dicho que no sabían que el objetivo era el asesinato, pero que brindarían seguridad a los altos líderes haitianos. Sin embargo, las palabras del director de la policía colombiana determinaron que al menos Capador (uno de los muertos) y Rivera (capturado) sabían que matarían a Moisés.

Más información

Queda por ver cuánto más sabían sobre el plan, pero según el presidente Ivan Duke, no hay duda de que están conectados. “Parece que había personas en el grupo que habían recibido instrucciones diferentes. Pero seamos absolutamente honestos, independientemente del nivel de conocimiento que se haya tenido, lo que queda en evidencia es que todo este grupo está involucrado en este asesinato ”, dijo el día anterior el presidente colombiano Medellín.

Planificación

La policía colombiana, que acompañó las entrevistas de los exmilitares capturados, también “confirmó” que la planificación se llevó a cabo en “reuniones en Miami” entre empleados de la empresa de seguridad CTU, el haitiano James Solages (capturado), el Arcángel Pretelt, el venezolano Tony Intri. y Emanuel Sanon. “Duberney Capador también estará involucrado y Herman Rivera ha sido informado sobre el progreso de esta reunión de reclutamiento, inicialmente por los servicios de seguridad”, explicó Vargas.

Se cree que los ex militares colombianos son los encargados de reclutar al grupo, cuyas características son su conocimiento de operaciones especiales entre los 40 y 45 años, y que recientemente se retiraron del servicio militar. El Pentagono confirmó que algunos de los atacantes detenidos habían recibido entrenamiento militar de Estados Unidos en sus tradicionales programas de entrenamiento para militares colombianos.

La investigación rastreó el dinero con el que se compraron los boletos de avión y determinó que fueron pagados desde Miami a través de la empresa Worldwide Capital, propiedad del ecuatoriano Walter Weintemilla. La policía también dijo que había encontrado $ 50,000 en remesas del ex capitán Hermann Rivera para coordinar alimentos y gastos cuando el grupo de mercenarios ya estaba en Puerto Príncipe.

También se sabe que viajaron en diferentes grupos. Los cuatro primeros lo hicieron desde finales de abril hasta principios de mayo y se alojaron en un hotel. Posteriormente, asegura el general Vargas, los otros 20 ex militares que llegaron en junio estaban conectados. Según los informes, también se alojaron en un hotel y proporcionaron “servicios de seguridad a grupos de siete durante tres semanas”. Pero luego se mudaron a una casa en el barrio de Petion Ville, donde se encuentra la residencia presidencial, y se llevaron los vehículos utilizados durante el asesinato.

“Sabemos quiénes fueron las personas que se subieron al primer vehículo, cómo lo hicieron y que se está compartiendo la información para aclarar dentro de la autonomía judicial que tienen las autoridades” del estado caribeño “, concluyó el director de la policía colombiana.

La vicepresidenta y canciller Martha Lucia Ramirez también se hizo eco de las declaraciones de Duke. “Obviamente hubo algunos colombianos que fueron a Haití y sabían de qué se trataba, un poco, lamentablemente. La mayoría fue a otra misión, aparentemente para apoyar a las fuerzas de seguridad de Haití. Fueron engañados ”, dijo el canciller colombiano, defendiendo el entrenamiento militar, que fue cuestionado por el asesinato.

“Todo el trabajo del gobierno y estado colombiano está dirigido a apoyar a las autoridades haitianas para que se esclarezca este crimen, para identificar a todos los actores materiales e intelectuales que se encuentran en Haití o que están en el exterior, y que las personas sean responsables de la justicia haitiana e internacional justicia ”, reiteró Ramírez cuando solicitó asistencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) a las autoridades haitianas.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *