Gobierno de Daniel Ortega: EE.UU. intensifica la presión sobre Nicaragua, mientras 59 países exigen el fin del asedio de la oposición en la ONU |  Internacional

Gobierno de Daniel Ortega: EE.UU. intensifica la presión sobre Nicaragua, mientras 59 países exigen el fin del asedio de la oposición en la ONU | Internacional

Anuncio de la reelección de Daniel Ortega en un autobús en Managua.
Anuncio de la reelección de Daniel Ortega en un autobús en Managua.STRINGER / Reuters

La comunidad internacional ha redoblado su presión para exigir un cambio de rumbo al régimen que lidera Daniel Ortega en Nicaragua. Este martes, 59 países de Naciones Unidas firmaron una declaración condenando los abusos a los derechos humanos en el estado centroamericano y pidiendo la liberación de los opositores detenidos, incluidos cinco aspirantes a la presidencia. Mientras tanto, la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley -denominado RENACER- que impone más sanciones al régimen de Managua, incluida la expulsión del Tratado de Libre Comercio de Centroamérica, conocido como Cafta. Ahora la iniciativa va al Senado para su aprobación y, de tener éxito, sería un duro golpe económico para el gobierno de Ortega.

Crisis política en Nicaragua

«Estoy muy agradecido de que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado se reúna para enviar un mensaje fuerte y claro», dijo el senador demócrata Bob Menéndez después de anunciar la decisión del comité que preside. «Habrá consecuencias para quienes intenten robarle al pueblo nicaragüense la oportunidad de ejercer su derecho democrático más básico a unas elecciones libres y justas. La ley proporcionará al gobierno de Biden las herramientas diplomáticas necesarias para ayudar a estabilizar la crisis más allá del control de Nicaragua y permitir que los nicaragüenses devuelvan a su país a la democracia y el estado de derecho, agregó.

La legislación otorga al gobierno de Biden una amplia gama de acciones para impulsar un cambio en el régimen nicaragüense, incluido el veto de préstamos de instituciones financieras internacionales y la sanción de aquellos que cree que han participado en abusos de derechos humanos. El proyecto de ley también requiere que la administración estadounidense reconsidere la participación de Nicaragua en CAFTA, el acuerdo comercial que abre el mercado norteamericano para los productos nicaragüenses. Un punto importante del reglamento es que exige un mayor control sobre el negocio de la familia Ortega Murio y las actividades rusas en Nicaragua, principalmente sobre las ventas de equipo militar que realiza Moscú al gobierno de Ortega.

«Debe haber responsabilidad para los autócratas latinoamericanos, como el presidente Ortega, que se enriquecen a sí mismos y a sus corruptos intermediarios a expensas de la ciudadanía y de la verdadera democracia», dijo el senador demócrata Dick Durbin, uno de los organizadores de la iniciativa, que también ha Aprobación republicana Marco Rubio.

El Departamento de Estado volvió a instar a Ortega este martes a liberar «inmediatamente» a los opositores detenidos en las últimas semanas como parte de una nueva ofensiva represiva. El portavoz del Departamento de Estado, Ned Price, dijo que Washington estaba «preocupado» por los arrestos y abusos contra los derechos humanos en Nicaragua, principalmente por el cierre de las esperanzas presidenciales de Christiana Chamoro, Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamoro García y Miguel Mora. «Estados Unidos continuará utilizando todos los instrumentos diplomáticos y económicos a su disposición para apoyar los llamados de los nicaragüenses a una mayor libertad o mayor responsabilidad, así como a elecciones libres y justas», dijo Prince.

En Ginebra, en tanto, 59 países firmaron una declaración condenando al régimen de Managua en la 47ª sesión del Consejo de Derechos Humanos. El documento pide la liberación de los detenidos, el fin del hostigamiento de los opositores y el respeto de las libertades civiles. En un discurso, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michel Bachelet, aseguró que la crisis en Nicaragua «se ha agravado de manera alarmante» y condenó el «clima de miedo» impuesto por el régimen. «Seguimos documentando casos de detenciones arbitrarias por parte de la Policía Nacional, hostigamiento a medios de comunicación y periodistas independientes, que generan un clima de miedo que dificulta el ejercicio de la reunión, asociación y expresión pacíficas», dijo Bachelet, quien exigió que Ortega libere a los detenidos. y poner fin a la persecución de los disidentes. El canciller nicaragüense, Dennis Moncada, acusó a la ONU de difamación y aseguró que los detenidos «son empleados tristes y fracasados ​​del imperialismo estadounidense y europeo».

Ortega mantiene una fuerte represión contra las voces críticas en el estado centroamericano. En las últimas 48 horas, la policía ha detenido a dos periodistas, entre ellos Miguel Mora, candidato presidencial que ya fue detenido en 2018 cuando Ortega ordenó el allanamiento y decomiso de sus medios, informó el canal. 100% novedades. Fue agredido la noche del lunes en la casa del periodista Carlos Fernando Chamoro, quien fue galardonado con el Premio Ortega & Gasset por su trayectoria periodística. Shamoro confirmó este martes que había vuelto al exilio debido al asedio del régimen. Ya se había exiliado en Costa Rica en 2019 luego de que la policía allanara y confiscara la redacción de la revista que dirige. Confidencial. «Mi esposa, Desiree Elizondo, y yo salimos de Nicaragua para defender nuestra libertad. Hacer periodismo y reportar la verdad no es un delito. Seguiré trabajando en periodismo, en general, fuera de Nicaragua «, dijo Chamoro en su cuenta de Twitter.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *