Fuerzas internacionales acuerdan promover elecciones en Libia en diciembre  Internacional

Fuerzas internacionales acuerdan promover elecciones en Libia en diciembre Internacional

La canciller alemana, Angela Merkel, y el secretario de Estado de Estados Unidos, Anthony Blinken, llegan a Berlín para una conferencia de prensa conjunta.CLEMENS BILAN / PISCINA / AP

Las fuerzas regionales e internacionales reunidas en la segunda conferencia de Berlín sobre Libia acordaron este miércoles promover las elecciones del país en diciembre y retirar todas las tropas extranjeras – hay unos 20.000 combatientes de otros países, tanto militares como mercenarios, según las últimas estimaciones – en su territorio. La salida de estas tropas ya fue acordada por todas las partes durante la primera conferencia, en enero de 2020, pero no se ha implementado en la práctica.

Más información

En este primer encuentro, los bandos contrarios no se sentaron a la mesa, pero esta vez participa el gobierno interino de unidad nacional, formado el pasado mes de marzo bajo los auspicios de Naciones Unidas. “Esta vez no estamos hablando de Libia, estamos hablando de Libia”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, en una conferencia de prensa después de la conferencia. El documento final de la reunión decía: “Todas las fuerzas extranjeras y mercenarios deben ser retirados de Libia de inmediato”. Respecto a las elecciones previstas para el 24 de diciembre, pero que son altamente cuestionables por la incertidumbre que aún prevalece en el país y por dificultades logísticas, el texto reza: “Recordamos que libres, justas, confiables, transparentes e inclusivas permitirán al libio que el pueblo elija un gobierno representativo y unificado y fortalezca la independencia, soberanía, integridad territorial y unidad nacional de Libia “.

Los signatarios, incluidas potencias regionales como Argelia y Egipto, así como potencias internacionales como China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos, también acuerdan ayudar, si así lo solicitan las autoridades libias, en la organización de las elecciones. , “incluso a través de la concienciación de los votantes y la lucha contra la desinformación durante la campaña electoral”. La elección es “crucial” para el país, dijo Rosemary DiCarlo, subsecretaria general de Asuntos Políticos de la ONU en la conferencia de prensa, y debe garantizarse la participación de mujeres, jóvenes y desplazados internos, agregó.

Cuando los periodistas le preguntaron a qué se habían comprometido Rusia y Turquía, dos países que apoyan a las tropas en Libia, Maas dijo que la retirada sería un proceso lento y que se deberían tomar medidas paso a paso para evitar crear un desequilibrio. . “Esto tiene que hacerse en paralelo”, dijo. En octubre pasado, los dos países, los más influyentes en el conflicto, acordaron una tregua, que ha sobrevivido hasta el día de hoy y permitió que el gobierno de unidad avanzara.

Libia ha estado sumida en la inestabilidad, el caos y los disturbios durante una década desde la caída del dictador Muammar Gaddafi en 2011. Hasta el reciente alto el fuego respaldado por las Naciones Unidas, los combates entre grupos armados eran comunes, lo que hacía imposible iniciar un proceso político. Hasta ahora, ni Rusia ni Turquía han querido retirar sus tropas para no perder influencia en la región. Libia tiene ricos recursos minerales y energéticos: es el país con las mayores reservas de petróleo de África. Las dos facciones libias han tenido aliados destacados tanto en la región como a nivel internacional. Al este, el mariscal Khalifa Hafter, todavía un hombre fuerte en Libia, cuenta con el apoyo de Egipto, los Emiratos Árabes Unidos y Rusia. La ONU respaldó al Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) con el apoyo de Turquía y la Unión Europea, hasta que en febrero pasado se eligió un gobierno de transición en Suiza, que ahora debería conducir a elecciones.

La ministra de Relaciones Exteriores de Libia, Najla al-Mangush, recordó que el gobierno interino no asistía a la primera conferencia en Berlín y destacó que la celebración de elecciones “es imperativo para restaurar la soberanía” en el país. “Todos trabajaremos juntos para fortalecer la estabilidad”, agregó. Los libios, dijo, “tenían grandes esperanzas” para las elecciones.

Las expectativas para esta segunda reunión en Berlín, convocada por el gobierno alemán y a la que asistió Anthony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, no eran muy altas. No se esperaban compromisos vinculantes, sino una profundización de los acuerdos de hace año y medio. El primer ministro libio, Abdul Hamid Dbeybe, dijo antes de la conferencia que el objetivo era “renovar los compromisos” en la primera cumbre y que el país tenía una “gran oportunidad para lograr la democracia” antes de la misma. “La unidad de la comunidad internacional y garantizar que se escuche la voz del pueblo libio es vital en esta importante etapa de la historia de Libia”. resaltado en tu cuenta de Twitter.

Blinken, quien compareció dos veces, primero con la canciller Maas y luego con la canciller Angela Merkel, aseguró que “el acuerdo de alto el fuego del 23 de octubre debe ser implementado plenamente, incluida la retirada de todas las fuerzas extranjeras de Libia”. El jefe de la diplomacia estadounidense destacó, junto con Maas, que hay “una oportunidad que no ha existido en los últimos años para ayudar realmente a Libia a avanzar como un país seguro y soberano”.

En una breve rueda de prensa con Merkel antes de su encuentro bilateral, Blinken destacó que Alemania es el “mejor socio” de Estados Unidos en el mundo y agradeció al canciller, que dejó la política tras las elecciones generales del 26 de septiembre, su “admiración” por liderazgo. Ambos países, dijo, comparten los mismos valores y tienen una “creencia común” de que los grandes desafíos – la pandemia, el cambio climático, las nuevas tecnologías – no pueden ser asumidos por los países por sí solos. Blinken dijo que Estados Unidos y Alemania tienen muchos problemas para su discusión, como la posición común sobre Rusia y China, y recordó que la canciller visitaría Washington en julio para reunirse con Joe Biden en lo que podría ser su último viaje internacional, a excepción de las cumbres europeas celebradas en Bruselas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *