Francia reduce drásticamente las visas a Marruecos, Argelia y Túnez  Internacional

Francia reduce drásticamente las visas a Marruecos, Argelia y Túnez Internacional

El descontento de Francia con algunas políticas migratorias en Marruecos, Argelia y Túnez finalmente ha estallado después de meses de lucha diplomática. El gobierno de París anunció el martes que reduciría drásticamente el número de visas que otorga a marroquíes, argelinos y tunecinos para viajar a territorio francés.

Más información

La medida es una venganza por la renuencia de estos países del Magreb a aceptar el regreso de sus ciudadanos que se encuentran en situación irregular en Francia y que Francia intenta expulsar. El portavoz del gobierno francés, Gabriel Attal, dijo a Europe 1: «Esta es una decisión drástica. Esta es una decisión sin precedentes. Esta es una solución necesaria, porque estos países no están de acuerdo en recibir a sus ciudadanos, a quienes no queremos y que no pueden continuar en Francia «.

Los visados ​​para Marruecos y Argelia se reducirán en un 50% y en un 30% para Túnez. La decisión se produce en un contexto político preelectoral y con la inmigración en el centro de las discusiones. Marin Le Pen, candidato del Partido de Reagrupamiento Nacional de extrema derecha en las elecciones presidenciales de abril, planea presentar su proyecto de referéndum de inmigración en detalle el martes.

Marruecos es el país con más solicitudes de visado para viajar a Francia de los tres mencionados, con 24.191 solicitudes en el primer semestre de 2021, según el diario. Le Figaro. De estos, 18.579 fueron aceptados por Francia. Le sigue Túnez, con 12.921 peticiones, de las que se han aceptado 9.140, y Argelia con 11.815, con 8.726 aprobadas.

Durante el período mencionado, 3.301 ciudadanos marroquíes residentes en Francia recibieron una orden de expulsión de las autoridades francesas: solo 80 regresaron realmente a su país de origen. Durante el mismo período, 7.731 argelinos y 3.424 tunecinos recibieron la misma orden, pero solo 22 argelinos y 131 tunecinos fueron admitidos en sus países.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

El procedimiento de expulsión de Francia comienza con el envío de la llamada «obligación de salir del territorio francés», decidida por el prefecto (representante del estado en las provincias) y dirigida a quienes no tienen permiso de residencia o se encuentran en Francia. en situación irregular. El afectado dispone de 30 días para marcharse, con posibilidad de recurso.

El problema surge cuando la persona expulsada no tiene pasaporte ni documentos de identidad. El periódico Mond señala que «muchos migrantes irregulares destruyen sus documentos de identidad para dificultar su expulsión». En este caso, el presunto país de origen debe tramitar un documento o pase consular para que las autoridades francesas puedan repatriarlo. Y aquí están las complicaciones: según el gobierno francés, Marruecos, Argelia y Túnez procesan muy pocos documentos consulares, lo que dificulta la expulsión.

Un portavoz del gobierno francés, Attalus, explicó que la decisión de reducir las visas se tomó después de meses de presión diplomática. «Hubo diálogo, hubo amenazas, y hoy las estamos cumpliendo», dijo. «Esperamos que esto lleve a las partes interesadas a cambiar sus políticas y acordar emitir un salvoconducto consular».

Por su parte, el canciller marroquí Nasser Burita respondió al gobierno francés durante una rueda de prensa, en la que insistió en que el tema más importante era «franco-francés». Aclaró que Marruecos exige dos condiciones para permitir el regreso de los migrantes en situación irregular: un documento que acredite su ciudadanía marroquí y una prueba de PCR negativa. «Si la ley francesa no permite a las autoridades obligar a una persona a hacerse la prueba del virus, este no es un problema marroquí», dijo en declaraciones recogidas por Efe.

Marruecos es el gran socio de Francia en el Magreb. Y París, el gran garante de la ONU, como miembro permanente del Consejo de Seguridad, de los intereses de Marruecos en el Sáhara Occidental. La crisis migratoria con España, tras la llegada en apenas tres días de unos 10.000 inmigrantes a Ceuta el pasado mes de mayo, no provocó en el gobierno de Macron la firme solidaridad que alguna vez tuvo París con Rabat en la crisis del perejil de 2002.

Esta crisis se vio agravada por otra que afectó directamente a Francia: en julio del año pasado, se conoció que un teléfono móvil perteneciente a Emmanuel Macron estaba entre los posibles objetivos del espionaje marroquí, a través del programa de espionaje Pegasus de la empresa israelí NSO. Grupo. Las autoridades francesas no provocaron una crisis diplomática. Pero se encontraron en una posición incómoda frente a su propia opinión pública, que exigía una aclaración.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *