Francia flexibiliza las medidas de control sobre Josu Ternera  España

Francia flexibiliza las medidas de control sobre Josu Ternera España

José Antonio Urrutikoetxea, “Josu Ternera”, el 15 de junio en el Palais des Justice de París.CHRISTOP PETIT CON / EFE

Ex gerente de ETA José Antonio Urruticoetxea, alias Ternera Josu, se trasladó a la ciudad vasco-francesa de Anglet después de que un tribunal francés decidiera aceptar su solicitud de imponer las medidas de control que se le impusieron en julio de 2020, según avanzó La razón y EL PAÍS ha confirmado en fuentes legítimas. La medida, conocida este viernes, fue adoptada hace un mes e incluye tanto la retirada del brazalete de gestión telemática que se le ha colocado como la obligación de residir en París. La única precaución que se mantiene es presentarse tres veces por semana a la comisaría más cercana a su nueva dirección. Los tribunales españoles han solicitado la extradición del exlíder de ETA por cuatro motivos. Hasta el momento, los tribunales franceses ya han autorizado a dos de ellos a hacerlo, pero la entrega no se producirá hasta que se resuelvan los dos casos que Urrutikoetxea sigue abierto en Francia y, de ser condenados, cumplan sus condenas.

Más información

Ternera fue detenido el 16 de mayo de 2019 en el aparcamiento de un hospital de la localidad de Salans, en los Alpes franceses, cuando acudía a una consulta médica para tratar la patología que padecía. El exjefe político de ETA lleva 17 años prófugo. Estuvo recluido en la prisión La Sante de París durante un año hasta que un tribunal francés lo sentenció a libertad condicional en julio pasado, una situación que ahora mantiene con menos controles de precaución.

La histórica comparecencia pública del histórico líder de ETA fue a mediados de junio, durante los dos días de audiencia del primero de los dos juicios que le corresponde en Francia, tras solicitar un nuevo juicio en el que fue condenado in absentia a dos sentencias. prisión. En ella, Urrutikoetxea aseguró que su “gran proyecto de vida” era pasar el mayor tiempo posible, “si es posible en el País Vasco”, con sus hijos, sobre todo de al menos ocho años, que nacieron durante su etapa. escondido y que, asegura, apenas conoce.

Las preguntas sobre su vida personal siempre han preocupado a Urrutikoetxea, a quien le molestó profundamente que la prensa revelara el año pasado la dirección de su primera residencia en París, un céntrico apartamento alquilado por sus seguidores tras recibir la libertad condicional bajo un estricto control judicial. Expresó el mismo malestar cuando tuvo que revelar, en la apertura de su primer juicio en Francia, en junio, su nueva dirección, como parte del acta de inicio de las audiencias.

Comunidad Religiosa

Como se supo en ese momento, se había mudado a una comunidad religiosa en el centro de París, la Congregación del Espíritu Santo. Dijo al juez que había vivido estrictamente en una “celda” bajo “reglas muy estrictas” que, entre otras cosas, lo obligaban a “compartir la comida” con otros vecinos, “siempre a la misma hora al mediodía y por la tarde”. “, Lo que en ocasiones complicó su rutina, marcada por los horarios limitados para salir a la calle, que le fueron impuestos dentro de las condiciones para el restablecimiento de su libertad temporal”, explicó.

En cualquier caso, Turner, de 70 años, deberá regresar a París en las próximas semanas. El juez programó la lectura de sentencia para su primer juicio para el 1 de septiembre. Acusado de una “asociación de delincuentes con fines terroristas” -equivalente al delito de integración en una organización terrorista según el Código Penal español- por su papel en ETA entre 2011 y 2013, los fiscales exigieron cinco años de prisión y su expulsión definitiva de Francia. territorio.

Además, debe comenzar el segundo y último juicio pendiente ante la justicia francesa a mediados de septiembre. Ternero tendrá que cumplir su condena -si es condenado a prisión- antes de ser extraditado para que la justicia española pueda procesarlo por el atentado de 1987 en la sede de la Guardia Civil de Zaragoza, que provocó 11 muertos, entre ellos cinco niños, y para financiar a ETA a través del Herrico. tabernas.

El juez nacional también solicitó su entrega para juzgarlo por otros dos motivos. En primer lugar, la acusación abierta por un crimen contra crímenes de lesa humanidad, en el que también están imputados otros exjefes de ETA como Garikoyts Aspiazu, Txeroki; Mikel Carrera, Padre, y Angel Iriondo, Gurbitz. El poder judicial francés rechazó esta solicitud, sosteniendo que el crimen no existía en el Código Penal gaélico. El cuarto motivo se debe al atentado de 1980 en Vitoria, que le costó la vida a Luis Maria Hergeta, director de Michelin. El poder judicial francés accedió en primera instancia a satisfacerlo, pero Turner apeló la decisión y los jueces franceses aún no se han pronunciado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *