Foro de La Toja: Feijóo, Page, Mañueco y Puig quieren más participación regional en financiación y fondos europeos |  España

Foro de La Toja: Feijóo, Page, Mañueco y Puig quieren más participación regional en financiación y fondos europeos | España

El debate entre los presidentes autonómicos del PP y el PSOE en la tercera edición del foro La Toja Vínculo Atlántico confirmó que comparten muchas posiciones comunes sobre la vigencia y éxito del Estado autonómico en las fases más difíciles de la pandemia y sus demandas comunes de reforma del sistema financiero actual. Los presidentes de Galicia y Castilla y León, los populares Alberto Núñez Feyoo y Alfonso Fernández Manyueco, y los de la Comunidad Valenciana y Castilla-La Mancha, los socialistas Ximo Puig y Emiliano García-Page, también aceptaron hacerse más escuchados por el central. gobierno, especialmente por el Ministerio de Hacienda, tanto para negociar la distribución del dinero estatal como de los fondos europeos para el plan de recuperación. Los matices y diferencias se reflejaron entre la España mediterránea y el interior, así como las menos pobladas.

Sin embargo, la foto oficial mostró este jueves en A Toxa nuevamente un debate «tranquilo» entre lo que los propios protagonistas clasifican sin rubor guerrillero como un grupo de «amigos». Todos señalaron también que el estado de autonomía que definió a España hace 40 años en su actual constitución fue un «caso de éxito» que «funcionó» durante la peor pandemia.

Al gallego Feyoo siempre le gusta destacar en estos debates que no solo es un presidente autonómico sino también un «representante ordinario del Estado» en su comunidad y como «parte del Estado» aprovecha la oportunidad para reclamar cuando más puede. involucrados en temas clave, que afectan a todos, frente a lo que denominó «aburrido transporte aéreo entre Madrid y Barcelona», que pone en tela de juicio las «oscuras» negociaciones y las tarifas «poco transparentes» que Pedro Sánchez, el director ejecutivo del nacionalista partidos, culpas, Cataluña y el País Vasco.

Ximo Puig comparte los logros del modelo regional, pero quiere más. El presidente de la Generalitat Valenciana abogó este jueves desde Galicia por la actualización y renovación de los pactos estatales de La Moncloa «pero de otra manera», con mayor presencia y cooperación en la constitución de presidencias autonómicas. Durante su intervención, Puig influyó, de diversas formas, en su afán de «capilarizar» la ahora, 40 años después, «España descentralizada» en la que tenía pleno sentido, por ejemplo, que el Instituto Nacional Oceanográfico no se hubiera trasladado a Madrid y podría estar en Vigo o que la sede de Navantia podría estar en Ferrol. Feijóo se mostró entusiasmado con la idea e incluso utilizó el ejemplo de Portugal, «siempre inteligente», para destacar que en este país la ruta que habían elegido para el AVE subía y atravesaba Galicia o para oscurecer las virtudes de su ley electoral. una ventaja sobre los partidos ganadores para la elección de alcaldes y permite que la población se acueste los días de elecciones, sabiendo primero quién será su asesor.

«Verdadera gestión conjunta»

Los mandatarios coincidieron plenamente, pidiendo al gobierno central que se involucre más y «co-gestione efectivamente» en la toma de decisiones, en particular en todo lo relacionado con el sistema de financiamiento, pero también en el trabajo del Consejo de Política Fiscal y Financiera, en el conferencias sectoriales, la elaboración de la agenda de las conferencias de los presidentes del Senado y, sobre todo, la distribución de los fondos europeos previstos para la reconstrucción del país tras la pandemia. Todos los presidentes reconocieron que el Ministerio de Hacienda no les había pedido que cooperaran en el diseño del nuevo modelo de financiación, que al ministerio le gustaría esbozar antes de fin de año.

Puig, a pesar del buen tono de la conversación, quiso dejar algunas aclaraciones de sus propuestas para el futuro nuevo modelo de financiación, que suelen provocar polémica, sobre todo con el Madrid. El presidente de Valencia defiende que la discusión «no es una guerra entre territorios», pero sostiene que en España ya existen «asimetrías» que no permiten la prestación de los mismos servicios públicos «con igualdad de oportunidades». Estas insinuaciones siempre se malinterpretan en la comunidad de Madrid, presidida por la popular Isabel Díaz Ayuso, porque Puig suele acompañarlas con sus propuestas para acabar con otras ”.bolas de masa hervidaMadrileños. El dirigente socialista señaló allí que su comunidad sufría una diferencia de menos de doce puntos básicos con el ingreso nacional promedio y concluyó: «No estamos haciendo nada bueno».

Paige destacó desde el principio que los presidentes regionales pudieron ponerse de acuerdo en más que sus partidos nacionales en el Parlamento, y sobre los fondos aportados a las autonomías en ese momento, agregó una propuesta y un aviso. El presidente de Castilla-Manchego ha pedido al director ejecutivo de Pedro Sánchez que prorrogue hasta la implantación del nuevo sistema de financiación el importe de 16.000 millones de euros anuales del denominado. Fondos de Covid para la autonomía, que recibí este año en estas circunstancias excepcionales. La advertencia que dio fue que los fondos europeos no serían un regalo porque las próximas generaciones tendrían que pagarlos y devolverlos, y optó por dedicarlos a temas específicos para salir de esta crisis, pero sin estabilizarlos. el futuro. El discurso de García-Page a Madrid no fue tan exigente como el de Puig, pero confirmó que el presupuesto que mueve anualmente el aeropuerto de Barajas es el 12% de la economía de la comunidad y bromeó con que podría instalarse en Ávila, o mejor aún en su territorio, «que es más plano «.

Manyueco, que siempre es el más moderado y menos controvertido en este tipo de foros y conferencias, pidió «lealtad» al interior de España y propuso un modelo para las negociaciones de la Política Agraria Común (PAC) entre las autonomías y el Ministerio de Agricultura. . como el más activo para debatir sobre dinero y fondos europeos. Feijóo quiso rebajar el tono de las reclamaciones contra Madrid y abogó por la abolición del impuesto de sucesiones, que esta comunidad ya no tiene, porque cree que no compensa esta lucha y porque estos ingresos (2500 millones de euros en toda España) pueden transferirse a otros impuestos, como el IVA o el IRPF.

Paige compró parte de la idea, pero señaló la controversia que podría amenazar al país si muchos presidentes regionales abogan tanto por la abolición de más impuestos como por la demanda de más ingresos del estado. Y propuso más convergencia y acuerdo en la distribución del dinero público y algunos ajustes a los criterios que quieren imponer las comunidades más pobladas, generalmente las del Mediterráneo, para dar prioridad a la población. El presidente de Castilla-La Mancha presentó el caso de su autonomía para prestar servicios de salud y educación en Molina de Aragón (Guadalajara, 7.000 personas) que en la capital toledana (85.000): cuatro veces más. Y pidió un «enfoque razonable» del lugar donde vive la gente, dada la evidencia de cómo la población ha crecido exponencialmente a lo largo de la costa este del país. Puig no acepta estas tesis, niega que su comunidad pueda ser considerada «rica» ​​y aclara a las pretensiones del interior de España de Manueco y Paige que ahora «todo se puede medir» y corregir, pero sin tantas diferencias como la los actuales.

La moderadora del debate, la periodista Pilar Cernuda, ofreció a los cuatro presidentes el desafío de poner un breve titular sobre sus reclamos específicos contra el presidente Sánchez. No fue fácil y no se logró. Los líderes regionales han vuelto a desarrollar largos planteamientos. Paige pidió al secretario general y presidente de su partido que «haga en España lo que él quiera en Europa» y «aplique la medicina que sé que puede a los independientes». Además de apuntar a la inteligencia portuguesa para resolver los conflictos, Feyoo exigió «rigor en todo y deja la política para otras cosas». A Puig le gustaría «participar más en las decisiones», y Manyueko resumió: «Lo que es de todos, todos tenemos que discutir, acordar más cosas y mirar el interior de España, que siempre ha sido bueno para el país». «

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *