Fiscalía pide a Bárcenas más información sobre presunto material sensible que ocultó al PP |  España

Fiscalía pide a Bárcenas más información sobre presunto material sensible que ocultó al PP | España

Luis Bárcenas, popular ex cajero, durante el proceso de la celda b del PP celebrado este año.JUAN CARLOS HIDALGO / AFP

El ex tesorero del PP Luis Bárcenas y su esposa Rosalía Iglesias volvieron a la Audiencia Nacional este miércoles para declarar un operativo averiado en la cocina urdido por el interior del gobierno de Mariano Rajoy para espiar al popular excajero con el supuesto objetivo de sustraer documentos comprometedores para altos cargos en el gobierno. PÁGINAS. Los fiscales y el magistrado Manuel García-Castellón interrogaron a la pareja sobre el material sensible que guardaba Bárcenas y que, según dijeron, fue tomado del grupo de comisionados que controlaron su movimiento entre 2013 y 2015 sin ningún permiso judicial. .

Los investigadores, convencidos de que la conspiración robó documentos al ex tesorero, quieren profundizar en esta línea de investigación. Aunque, desconfían de la palabra de Bárcenas, quien en los últimos años ha ofrecido diferentes versiones del contenido de esos periódicos que ha seguido utilizando como arma contra su anterior formación. Según fuentes judiciales, este miércoles el juez y el fiscal preguntaron por las cajas que había sacado del gabinete, que había dejado en la sede nacional del PP hasta que fue despedido del partido. También de memoria USB donde guarda copia de las supuestas grabaciones de conversaciones con Mariano Rajoy y Javier Arenas, expresidente y exsecretario general, respectivamente, donde mencionan la celda b de la formación.

Así, como añaden las mismas fuentes, el ex político ha asegurado que las cajas contienen documentación para campañas electorales, donaciones que no aparecen en Periódicos de Bárcenas y dos clasificadores con algunas de las cuentas de los populares gallegos, que Pablo Crespo, exsecretario de Organización del Partido en dicha comunidad y condenado por Gurtel, entregó a Álvaro Lapuerta, quien ocupó el cargo de tesorero del PP antes que él.

Bárcenas también insiste en que ordenó la destrucción de una de las copias de las grabaciones de Rajoy y Arenas en 2014. Para ello, se puso en contacto con otro preso del Penal de Soto del Real, donde el ex tesorero se encontraba en prisión preventiva. Según su versión, el ex político le pagó a este preso colombiano -a través de su chofer Sergio Ríos, confidente de la trama de la cocina- para que los borrara de la nube. [sistema de almacenamiento informático].

Ante Bárcenas, su esposa Rosalía Iglesias, también como testigo, dijo en prisión como él sobre El caso Gurtel. Iglesias ha defendido la versión de su marido del presunto robo de parte de la documentación que guardaba en el lugar de las obras de restauración, aunque ha insistido reiteradamente en que nunca conoció su contenido, según detallan fuentes actuales en el interrogatorio.

La esposa de Bárcenas, quien ha sido vista tanto por el juez como por el fiscal en varias ocasiones para dar versiones contradictorias, dijo que extrañaba varias cajas que estaban en el ático y algunas carpetas que guardaban en el cofre, pero él dijo que no las había visto. memoria USB en las que se encontraban las supuestas grabaciones que Bárcenas con Mariano Rajoy y Javier Arenas. La esposa de Bárcenas admitió que conocía el contenido de los dos sonidos ” [grabación] De Rajoy me lo dijo muchas veces ”- pero insistió en que en ningún momento supo dónde estaban. “Nunca me dijo dónde estaban porque nunca quiso ponerme en riesgo”, dijo.

Durante su declaración, Iglesias se distanció de la presunta contratación de un preso colombiano para destruir estos registros, aunque admitió conocer algunos detalles. Confirmó así que no sabía quién era el detenido ni la cantidad que se le entregó -en sus declaraciones, Bárcenas hizo que la figura bailara entre 2.500 y 4.000 euros, aunque dijo que sabía que era el conductor, Sergio Ríos., La persona responsable de su entrega. Respecto al origen de los fondos para realizar este pago, que se realizó cuando el cónyuge ya tenía cuentas intervenidas por orden judicial, Iglesias dijo que “había gente que nos ayudó”. Finalmente, manifestó que fue su esposo quien le dijo, sin entrar en detalles, que el preso la había engañado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *