Femicidios: La rutina del asesino en serie de Atizapán: visitando todos los días a su última víctima

Femicidios: La rutina del asesino en serie de Atizapán: visitando todos los días a su última víctima

La pala de la excavadora continuó este miércoles, rascando el suelo en busca de los restos de mujeres que se cree fueron asesinadas en la casa de Andrés. La cabra, en Atizapán (México). El hombre fue detenido el lunes luego de un registro policial, que reveló indicios de que había matado y desmembrado a una de sus víctimas, Reina González, de 34 años, quien desapareció alrededor del jueves de la semana pasada. La fiscalía encontró joyas, zapatos, esmalte de uñas, un secador de pelo y algunos datos de identificación de otras dos mujeres, cuyo rastro se perdió en 2016 y 2019. Se trata de Rubicella Gallegos y Flor Nineve Viscaino. Inmediatamente asumieron que estaban tratando con un asesino reincidente.

Un informe de la agencia de noticias Efe informó que familiares de las dos mujeres habían identificado los artículos de las víctimas y manifestaron que el asesino aseguraba haber cometido hasta 30 asesinatos en dos décadas. Aunque no se atribuyen las fuentes de este reclamo, la máquina de excavación continuó este martes para cavar el suelo debajo de la casa de la calle Margaritas, donde el hombre de 72 años amontonó cientos de basura vieja, también desmembrada, junto al limonero. esperando olvidar el tiempo.

La policía acordonó el complejo en la colonia Las Lomas de San Miguel, y decenas de reporteros observaron desde lejos las faenas de un hormiguero por parte de especialistas, algunos con monos blancos, en busca de pruebas incriminatorias. El camión de bomberos aún estaba estacionado y las camionetas de los agentes cruzaban la calle para decepción de los curiosos. Mientras Maura Vale recogía la ropa, un puñado de reporteros se pararon en su balcón en busca de una imagen, lo cual fue imposible ya que la policía extendió un lienzo para evitarlo. Vale contó lo que decían todos los vecinos: que el hombre venía a su casa a comprar carnitas, que nunca tuvo pareja, pero tenía una hermana que ya no vive en la ciudad, que tenía buenas relaciones con la gente del barrio porque ella era un representante de la población local. “Incluso ordenó la instalación de estas farolas”, dijo la mujer desde su balcón.

El hombre alquiló habitaciones en su casa y un departamento contrató a un médico para instalar su consultorio, Fernando López, quien fue desalojado antes de que comenzara la búsqueda. La última víctima de Chivo, Reina González, tenía una tienda de teléfonos celulares cerca de la casa y dos niños pequeños, y posiblemente tres. Los vecinos la tomaron por madre soltera. Ella era bajita y bonita. «El hombre siempre estaba en la puerta de su tienda, siempre, le hablaba, siempre, siempre ahí», dijo Carla Narváez, detrás del mostrador de su farmacia, a dos cuadras de la escena del crimen. La mujer trasladó su negocio a varias calles y el asesino Sin sonido con ella. «Diario estaba en la tienda hablando con la niña todos los días. Creo que a veces le traía comida ”, dice la peluquera del otro lado de la calle, Marisol, sin soltar el pelo de su cliente.

El personal forense trabaja fuera de la casa de Andrés ‘N’ en Atizapán.Aurea Del Rosario / Country

Lupita, como dice la señora de la clínica veterinaria, puerta a puerta desde el negocio de Reina, también vio que seguían a Andrés. Y Gabriela Navarro, otra vecina de la tienda de celulares: “Pensé que era su suegro. Trabajo aquí desde hace dos años y medio. Nos saludamos mucho. «Ella no vino a trabajar el viernes, tenía un empleado», dijo. Ese día, se colocaron carteles en las calles, que ya habían comenzado su búsqueda.

El lunes, algunos vecinos estaban preocupados. “Vimos al hombre tirado en el suelo y a la policía. Nos acercamos y todos pensamos que le había pasado algo cuando nos enteramos de lo que estaba pasando. Lo habían golpeado ”, dijo Gladys mientras abría el portón de su casa para lanzar un vehículo. Quizás por eso se vio a Chivo, que todos creen que está en buena forma, tropezar mientras dos policías lo detuvieron, como si cojeara, aturdido. En el balcón de otra casa, una joven abraza a su bebé en brazos mientras observa el bullicio de la calle y la nube de periodistas que levantan el cuello detrás de la tira policial.

Andrés N, de 72 años, quien fue detenido el sábado como presunto autor de los feminicidios.
Andrés N, de 72 años, quien fue detenido el sábado como presunto autor de los feminicidios. LA OFICINA DEL FISCAL

«Aquí está el asesino de la niña, ¡está en la foto!», Gritó un periodista a través de un altavoz. «¡La mató, la desmembró y la agarraron!», Continúa el sistema de conversación en la calle. Y muchos recuerdan al monstruo de Ecatepec, otro asesino en serie, cuyo arresto en 2018 llevó al descubrimiento de una decena de cuerpos de mujeres en baldes y en el congelador con dos casas.

Las huellas de las otras dos mujeres, que supuestamente terminaron con sus vidas por el asesino en la calle Margaritas, conducen a Tlalnepantla, a 20 kilómetros de Atizapán. El paisaje es similar, con cientos de casas subiendo la montaña, algunas de colores y otras de puro hormigón, sin aparecer. En la calle Durano 14, una mujer lleva muebles desde un minibús. «Sí, ella vivía aquí con su esposo, y su hermano también vive aquí en la ciudad, pero no lo he visto en unos 20 días», dijo. Usted sabe que la rubicela es de Monterey o puede que la haya escuchado en la televisión. Y un poquito mas. «Ha sido un largo tiempo.» Los miles de desaparecidos que se acumulan cada año en México ya no son noticia para casi nadie. Quizás no sea una preocupación. Rubicela tenía 32 años, según documentos filtrados a los medios.

En la avenida Atlacomulco de la misma ciudad, la autoridad dice que la casa de Flor Nínive Vizcaíno está ubicada en el distrito de Los Tejabanes, pero la niña que abre la puerta blanca, donde una cinta negra acumula polvo, no sabe nada al respecto. Ha vivido allí durante años y no hay evidencia de que haya habido alguna Flor antes que haya perdido la pista de 38 años. «Quizás en la puerta principal.» «La corbata negra es para mi suegra», que murió hace años.

Interior del patio de la casa del presunto feminicidio Andrés 'N'.
Interior del patio de la casa del presunto feminicidio Andrés ‘N’.Aurea Del Rosario / Country

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *