Esther Capella: "Cataluña no suele ir a la conferencia presidencial.  Los vascos, ni ”  Cataluña

Esther Capella: “Cataluña no suele ir a la conferencia presidencial. Los vascos, ni ” Cataluña

Esther Capella.Albert García

El primer cambio que hizo Ester Capella (La Seu de Urgell, Lleida, 58) cuando llegó a la delegación de la Generalitat en Madrid fue la distribución de su escritorio: ahora miraba de frente a la fusión de Alcalá y Gran Vía. El republicano dijo que no dejaría escaños vacíos ni pediría mejoras en los fondos ni explicaría la propuesta del referéndum. E insiste en la necesidad de un tratamiento bilateral.

Pregunta. Vuelves a Madrid después de estar en Cortes entre 2013 y 2018. ¿Qué encontraste?

La respuesta. Violar a la extrema derecha es un elemento político muy distorsionador. Son posiciones extremas que niegan derechos en un sentido general y solo buscan la lucha.

pag. ¿Es fácil explicar tu posición en la calle?

R. Hay una parte importante de la ciudadanía que no tiene por qué compartir lo que queremos para Cataluña, sino que es capaz de empatizar. En los días más difíciles del juicio de la Corte Suprema del gobierno, recuerdo que la gente te detuvo en la calle y te abrazó.

pag. ¿Ves que es posible abrir un camino para el diálogo con el Partido Popular?

R. Durante el mandato de Mariano Rajoy, nos mostró su forma de negociar. Ahora la carrera con Vox le aleja de las posiciones comprensibles de la derecha europea moderna. Me resultaría difícil encontrar una oportunidad para dialogar con ellos ahora. PP trabaja duro en la encuesta diaria y no piensa en el interés de los ciudadanos a los que dice representar.

“No tengo ninguna duda de que Pedro Sánchez cumplirá con sus compromisos”.

pag. ¿Cómo complementará su papel el de Gabriel Rufian?

R. Mi cargo es ser la voz del gobierno en Madrid, y una de mis tareas es mantener una relación fluida y solidaria con Cortés. En septiembre me reuniré con todos los grupos parlamentarios catalanes.

pag. ¿No es ridículo defender el diálogo y excluir la presencia de la conferencia presidencial?

R. Son cosas diferentes. Él tampoco presidente ni el lehendakari suelen ir a esta reunión. La solución tanto a los problemas cotidianos como a los conflictos políticos está en los foros donde estaremos, respectivamente en la Comisión Bilateral y la mesa de diálogo.

pag. Es una posición difícil de defenderse cuando se dice que se gobierna para todos.

R. Estaremos donde realmente jugamos cosas. A través de las urnas, los ciudadanos también nos han pedido que avancemos en un acuerdo bilateral con el gobierno en muchos frentes. No dejaré una silla vacía donde pueda explicar nuestra apuesta, que es el referéndum y la amnistía

pag. ¿Aparcar en estos foros multilaterales no muestra un gobierno aislado? Digo esto, por ejemplo, por su aparente exclusión del eje Valencia-Baleares, con el que tienen muchos problemas comunes.

R. A pesar de que tenemos muchas cosas en común, como historia, lengua y cultura compartidas, la ciudadanía de Cataluña se encuentra en una etapa diferente a la de las Illes Balears o al Estado Valenciano.

pag. ¿No es inflexible el requisito de un referéndum?

R. Esto no es intransigencia. Tienes que cumplir con lo que te han dicho los ciudadanos en las urnas, de forma sostenible en el tiempo.

“Ahora me va a costar encontrar la forma de dialogar con el Partido Popular”

pag. Eres abogado y sabes que durante las negociaciones ambas partes ceden en pos de un acuerdo

R. No estamos diciendo que el referéndum deba ser mañana. Lo que estamos diciendo es que si quieres una solución real, tienes que decidirlo votando. Cuanto más claros nos expresemos todos, más fáciles serán las negociaciones. Lo que no vale la pena es decirme irreconciliablemente cuando aún no has puesto tu propuesta sobre la mesa.

pag. ¿La reestructuración del gobierno ayuda al diálogo?

R. Lo que importa no es quién toma los asientos, sino la política que marca el presidente. No tengo ninguna duda de que Pedro Sánchez cumplirá los compromisos que asumió con Pere Aragones.

pag. La delegación es un buen escaparate, digamos, para aspirar a ser alcalde de Barcelona.

R. (Risas) ¡Me hicieron candidata para todo! Ahora mi cabeza está en Madrid y estoy intentando que las cosas vayan bien. En Esquerra, Ernest Maragal es nuestro Joe Biden.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *