Escuelas públicas que abandonan el bilingüismo: "Esto es una estafa, los niños no aprenden inglés ni asignaturas" |  Educación

Escuelas públicas que abandonan el bilingüismo: “Esto es una estafa, los niños no aprenden inglés ni asignaturas” | Educación

A Rubén García, un maestro de 39 años, le preocupa tener que recurrir a la diva del nuevo país La estadounidense Taylor Swift para enseñar ciencia. Enseña en una escuela pública bilingüe en Valladolid y, por primera vez, sus alumnos miran un dibujo de un pájaro nacido en África en su libro de texto, ven la palabra escrita al lado. rápidoque es rápido en inglés. Es difícil para los niños de primaria conservarlo, por lo que la maestra busca referencias anglosajonas que puedan recordar, como el famoso artista de Pensilvania. Como otros profesores, cree que el programa bilingüe en España no está bien planificado. Identifica dos problemas principales. El vocabulario y la gramática de los libros de texto de ciencias son más avanzados que los de la asignatura de inglés en cada uno de los cursos, por lo que los estudiantes no tienen el nivel suficiente para interiorizar lo leído. Esto hace que tengan que recordar sin poder absorber el contenido.

Más información

Su colegio, Antonio Allu Morer, es uno de los siete centros comunitarios que han abandonado el programa bilingüe en Castilla y León (de los 374 que lo siguen) desde que lo puso en marcha la Junta en 2006-2007. Esta no es la única autonomía en la que las escuelas e institutos se están alejando del bilingüismo: ya son 80 en Castilla-La Mancha que han abandonado el modelo (de un total de 271) desde que la Junta lo puso en marcha en el curso académico 2005-2006. año; y en Navarra (donde están afiliados 114 centros), por primera vez una escuela recibió luz verde del gobierno para retirarse del programa a partir del siguiente curso académico (iniciado allí en 2010-2011).

En todas las comunidades, el requisito de seguimiento es llegar a un consenso entre el personal docente y la junta escolar, donde están representados los maestros, las familias y los estudiantes.

¿Qué no logra hacer clic en una de las grandes apuestas educativas sobre partidos políticos de diferentes colores? Antonio Cabrales, investigador de la Universidad Carlos III y coautor del informe Evaluación de un programa educativo bilingüe en España (2017), cree que el contenido redundante del currículo español se complica por el hecho de que las asignaturas se imparten en inglés con profesores no nativos. “Hay que hacerlo sin nada y esa decisión no se ha tomado”, agregó.

El boom bilingüe no ha parado desde que las Comunidades Autónomas lo pusieron en marcha a principios de la década de 2000, permitiendo la incorporación voluntaria de centros públicos y subvencionados. De los 240.154 alumnos matriculados en estos programas durante el curso 2010-2011 en las distintas Comunidades Autónomas (excluida Cataluña, que no ofrece datos), alcanzaron los 1,4 millones en 2019-2020, un incremento del 498%, según un análisis de EL PAÍS con datos publicados por el Ministerio de Educación. En España, hay 8,2 millones de estudiantes en educación no universitaria, con un 17,3% matriculados en educación bilingüe.

Los expertos condenan la falta de análisis y datos objetivos sobre los efectos en el aprendizaje de los estudiantes y acusan a las regiones de utilizar a los estudiantes como campo de pruebas para cumplir sus promesas electorales. El 95.8% de los estudiantes de español en la red bilingüe han elegido el inglés como idioma de instrucción.

Algunos de los detractores del modelo han sido profesores visitantes visitantes en los Estados Unidos y Canadá desde que asistieron al programa del Departamento de Educación. Manuel Quevedo, profesor de biología del Instituto Estatal Dr. Alarcón Santon de La Roda (uno de los 80 centros de Castilla-La Mancha que abandonaron el programa), dedicó un año a impartir clases de biología en español a estudiantes de habla inglesa. en Evanston. (Illinois). “Allí vi un sistema eficiente y bien diseñado funcionando, con unas cinco horas diarias en español”, dice. El valor medio de los programas bilingües en España es de cinco horas semanales, más las horas de la propia asignatura en inglés (de tres a seis

desde la escuela primaria). “Lo que estamos haciendo aquí es delirio, engaño, eso es falso bilingüismo, en el que no aprenden bien el inglés ni las asignaturas”, se queja.

En su centro, que abandonó el bilingüismo en 2018 (solo un año después de que la Junta permitió que las escuelas abandonaran el programa), la biología y la educación física se enseñan en inglés (las regulaciones requieren que sean dos asignaturas distintas del inglés). “Nos equivocamos, le vendimos a las familias que esta es una opción con un futuro que irá avanzando poco a poco, pero pasaron los años y no conseguimos a los lectores locales el apoyo que nos habían prometido … solo se requería B2 de los profesores, no lo suficiente para dar una clase de solvencia. Queríamos hacer algo serio, pero no teníamos la capacidad ”, admite. Después de esta estadía de un año en los Estados Unidos, todavía no se siente seguro al explicar a sus estudiantes qué es un agujero negro en inglés.

Una de las diferencias entre comunidades es el nivel requerido para que los maestros impartan clases bilingües. Autonomías como Asturias o Andalucía requieren un nivel intermedio (B2). Otros, como Madrid, requieren un nivel avanzado (C1).

Aunque se escuchan críticas al modelo entre el profesorado de muchas comunidades autónomas, no todas tienen centros que quieran retirarse. Madrid es uno de ellos. Nuria Galego, de 35 años, enseña valores éticos en inglés a estudiantes de cuarto año de ESO en un instituto bilingüe de la capital. “La participación en este tema es clave, y al no dárselo a su lengua materna, su motivación es baja y cuesta mucho conectarse con ellos y ser libres”, dijo. Admite que hace tiempo que bajó el listón y las expectativas. De cara al próximo curso académico, la presidenta de la comunidad Isabel Díaz Ayuso ha anunciado que reducirá la carga de enseñar inglés en la ESO en materias como geografía, arte, historia o filosofía.

A pesar del descontento, ¿por qué los centros no quieren volver a enseñar 100% en español? Paco Serrano, profesor de primaria en Madrid y autor del documental El nivel de bilingüismo, cree que una de las razones puede ser que los profesores no quieran renunciar al complemento del sueldo por impartir clases de inglés, que varía de 80 a 170 euros extra al mes – dependiendo de las horas y asignaturas impartidas.

Un modelo que se divide

Ainhoa ​​Reparaz es la directora del único colegio de Navarra que ha abandonado el bilingüismo, la audiencia de Dos de Mayo. “Nos obligaron a hacer el cambio, y ni la facultad ni la junta escolar estuvieron de acuerdo”, dijo. Las regulaciones requerían que enseñaran ciencias y ciencias sociales en inglés. “Los chicos se pierden en las explicaciones … no estamos en contra del inglés, pero al final sacrificas temas”. Lo que les hizo dar el paso final fue que en su centro, el 50% de los estudiantes eran de ascendencia árabe. “Si el español ya les resulta difícil, imagínense el inglés”, dice.

Hay dos corrientes en la literatura científica: una que sostiene que el período crítico para el aprendizaje de lenguas varía de cero a siete años y por tanto defiende modelos escolares bilingües, y otra que aboga por la primera consolidación de la lengua materna antes de comenzar con otra diferente. En la mayoría de las comunidades el programa bilingüe comienza en la escuela primaria, no en el preescolar, por eso, según algunos expertos, no termina con su formación.

“La forma en que se da está fallando: es una metodología basada en memorizar listas de diccionarios en inglés cuando todavía no se leen bien en español. No les enseñan el idioma de forma natural a través de conversaciones, sino a través de libros ”, se queja Thais Martin, de 44 años, madre de una niña disléxica que tuvo que trasladarse a un centro privado porque no había ninguno en el municipio de Madrid. en público. Una peculiaridad del modelo de Madrid es que un decreto exige que todos los centros de nueva creación sean bilingües.

¿Qué dice la investigación sobre el desempeño de los estudiantes en las escuelas bilingües? Un estudio publicado en 2018 por la Consejería de Educación de Madrid reconoce que en las pruebas diagnósticas para 6o de primaria los alumnos bilingües recibieron otras dos décimas en la prueba de matemáticas (que está blindada y se da en español) y otras 12 en inglés, pero los mismos resultados en ciencias como estudiantes no bilingües. Al llegar al 4º curso de la ESO, según los resultados de las pruebas PISA de la OCDE, esta ventaja en matemáticas se pierde, pero la de inglés se mantiene. “El idioma de la ciencia es el inglés, en ingeniería, matemáticas o medicina es fundamental para la vida de los adultos. Este es un esfuerzo que debe continuar “, dijo Ismail Sanz, profesor de economía en la Universidad Ray Juan Carlos que apoya el bilingüismo en la escuela. “Las primeras generaciones del modelo inglés ya están llegando a la universidad, y se nota que el nivel ha subido cada vez que podemos dar más oportunidades en ese idioma”.

Henar Rubio, director del Colegio Antonio Alue Morer de Valladolid, encontró en sus aulas que sacrificar la ciencia para mejorar el inglés no era una opción sensata. “Las partes del cuerpo se aprenden en inglés, que luego no saben cómo ubicar, ni entienden qué función tienen estos órganos. No creo que queramos la idea de las nuevas generaciones “.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook Y. Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *