Elecciones México 2021: Los resultados sientan las bases para la segunda parte del mandato de López Obrador y la carrera 2024 |  Elecciones mexicanas 2021

Elecciones México 2021: Los resultados sientan las bases para la segunda parte del mandato de López Obrador y la carrera 2024 | Elecciones mexicanas 2021

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el domingo después de votar en las urnas.
El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el domingo después de votar en las urnas.Imágenes de Manuel Velazquez / Getty

El domingo, los mexicanos decidieron dos cosas. Le dieron a Morena más poder territorial, convirtiéndolo en el partido principal en el mapa. Al mismo tiempo, han acotado sus opciones de actuación en el Congreso, que en todo caso serán amplias, ya que cuentan con una cómoda mayoría absoluta junto a sus aliados. Es decir, la mayoría de votantes envió una serie de mensajes a Andrés Manuel López Obrador: renovaron su confianza en el presidente para que pudiera gobernar hasta 2024, pero no a toda costa. Es decir, sin poder suficiente para cambiar las reglas del juego en nombre de su proyecto, la llamada Cuarta Transformación. También castigaron al partido gobernante en la Ciudad de México y abrieron la puerta para reestructurar el frente de oposición, especialmente los partidos tradicionales, PRI y PAN.

Todas estas premisas sientan las bases del gobierno del presidente, que está a punto de llegar a la mitad de su sexenio, en la segunda parte de su mandato. Y también son el punto de partida para las próximas elecciones presidenciales. López Obrador ya ha presentado una satisfacción a medias en la rueda de prensa del lunes por la mañana. Se dice «feliz». Y lo repitió tres veces. El presidente realmente ganó las elecciones locales y federales. Pero no con el empuje suficiente para poder aprobar reformas constitucionales con el apoyo del Partido Verde y Laborista. Este umbral, dos tercios de la Cámara de Diputados (334 de 500 escaños), se denomina mayoría cualificada. Tiene, con estos escaños, mayoría simple o absoluta, 279 escaños. Sin embargo, estas cifras reflejan una disminución en todo el bloque de más del 10% en comparación con la composición actual. Este martes lo menospreció, incluso sugiriendo que podría ganarse el apoyo del PRI, el epítome de todo lo que siempre ha atacado. «Si se quiere tener una mayoría calificada, que es de dos tercios, se podría llegar a un acuerdo con algunos legisladores del PRI o de otro partido, pero no se necesita mucho para la reforma constitucional», dijo.

Más información

El presidente no solo no reconoció el desgaste, sino que también atribuyó la caída -reflejada en la pérdida de cuatro alcaldías en la capital- a las críticas de la prensa, que suele incluir entre sus opositores. «También [hay que] ten en cuenta que aquí hay más bombardeos en los medios, aquí la guerra sucia es la que más sufre, aquí puedes leer esta revista en el Reino Unido, El economista, es decir, eso es todo «, dijo sobre un editorial que lo calificó como» una amenaza a la democracia «. En todo caso, el resultado más adecuado es que el equilibrio de poder no le permitirá modificar la arquitectura jurídica del país. subyacente No podrá desbloquear, por ejemplo, su programa energético, un polémico paquete de reformas al sistema eléctrico y al sector de hidrocarburos, que ha sido paralizado en los tribunales por empresas privadas desde el proceso parlamentario, y tendrá el poder promover sus cauces legislativos habituales.

La principal aspiración del presidente es dejar una huella imborrable en la historia de México. Nunca lo ocultó, y en este contexto debes leer sus planes. Sin embargo, la llamada Cuarta Transformación, defendida cada mañana en sus ruedas de prensa, es también un mecanismo para frenar el voto e incluso ampliar la base de simpatizantes. Y esta herramienta ahora está limitada por la difusión del Congreso. Sin embargo, López Obrador tiene un resorte crucial para los próximos tres años: su capacidad para hacer campaña, que siempre ha sido su campo de juego natural, y su capacidad para convertir cualquier debate en una confrontación. La recuperación de la oposición del PRI-PAN-PRD, que aumentó sus escaños en casi un 50% (de 137 a 197) y a pesar de la falta de un liderazgo fuerte, tiene más posibilidades de convertirse en una amenaza, se cierra de alguna manera ese círculo. .

La carrera por las elecciones presidenciales está librando al menos dos batallas. El más directo enfrenta a Morena con sus oponentes. En 2018, las fuerzas tradicionales sufrieron un cataclismo sin precedentes y fueron desmanteladas, sin capacidad para actuar, durante la legislatura. Las elecciones locales han demostrado que tienen capacidad de respuesta, lo que, ante la falta de detalles sobre el origen del voto, probablemente se deba a la frustración de algunos sectores sociales con el gobierno. La carrera es larga, pero este intento de recomposición y mayor presencia en el legislativo es el primer paso. El partido Movimiento Ciudadano (MC) permanece estancado en el Parlamento, pero la victoria de Samuel García en un país particularmente simbólico, Nuevo León, el corazón industrial y económico de México, representa otro frente para el presidente.

La segunda batalla es interna. No hay reelección en México y no existen condiciones para un consenso general para proponer esta reforma constitucional. López Obrador aún no ha dado permiso a los líderes de su partido para comenzar a posicionarse. Sin embargo, todo el mundo sabe que la sucesión pasará principalmente con el nombramiento del presidente. Los resultados del domingo también ofrecen lectura al respecto. Claudia Scheinbaum, jefa de gobierno de la Ciudad de México, y el canciller Marcelo Ebrard son dos de los nombres que más suenan. La primera, que hace un mes tuvo que afrontar la crisis por el colapso de la línea 12 del metro, se vio afectada por la pérdida de cuatro de las 11 alcaldías de la capital, en las que Morena tenía el control. Este último, que era asesor cuando se abrió el puesto, es menos impugnado por el veredicto de esta elección debido a su trabajo como canciller.

Un estudio de SIMO Consulting para EL PAÍS, realizado luego del incidente, colocó a Scheinbaum como favorito frente a Ebrard y al senador Ricardo Montreal, otro cargo de los morenistas, identificado como posible candidato para suceder a López Obrador. Sin embargo, ninguno de los tres ha hablado abiertamente sobre sus intenciones. Están esperando la aprobación del presidente. Cuando llegue ese momento, comenzará oficialmente la campaña electoral presidencial. Mientras tanto, todos, desde el gobierno y la oposición, preparan el terreno para el pistoletazo de salida.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información de las novedades de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *