Elecciones en Perú: El asesinato de Jaime Seron Palomino  Opinión

Elecciones en Perú: El asesinato de Jaime Seron Palomino Opinión

Pedro Castillo, en Lima (Perú).
Pedro Castillo, en Lima (Perú).Paolo Aguilar / EFE

Más información

Jaime Serron Palomino era rector de la Universidad Nacional del Centro del Perú y profesor de la peligrosa asignatura de «Materialismo Dialéctico» cuando, el 8 de junio de 1990, el automóvil que conducía, conducido por un conductor de la institución académica, fue interceptado por hombres armados, a pie y en un camión, secuestrándolos y partiendo hacia un destino desconocido. Días después, sus cuerpos fueron encontrados torturados y baleados; les cortaron los brazos y las piernas y le sacaron los ojos al conductor. Seron sabía que corría peligro porque había ordenado a su hijo que enterrara los libros sobre marxismo. El campus de Juancaio era entonces un polvorín, donde el Camino Luminoso y el MRTA chocaban ideológicamente y su terrorismo se enfrentaba al terrorismo de Estado.

Los familiares de los miles de estudiantes y profesores asesinados durante el salvajismo de 1980-2000 no lo han olvidado; Tampoco Vladimir Cheron, hijo del rector, fundador del partido Perú Libre, que condena la impunidad histórica del ejército, la policía y los servicios de inteligencia y que probablemente se contentará con ejecutar a los asesinos de su padre. El hombre, llamado hecho del posible gobierno de Pedro Castillo, deberá abstenerse y seguir adelante sin venganza, para no violar los derechos o resucitar un sentido de venganza oculto entre los familiares de 69.280 personas asesinadas por el terror subversivo (54 %) y agentes estatales (43%).

La masacre de inocentes y la deshumanización de lo contrario, que marcaron las dos décadas de dinamita de «Brilliant Road», escuadrones de la muerte y patrullas aldeanas aún prevalecen. La nueva administración podrá ayudar a quemar las heridas del estado de derecho, o de lo contrario exhumará solo las tumbas de sus combatientes y continuará cazando y capturando a los verdugos. El sectarismo en la interpretación de la memoria histórica y la rendición de cuentas solo conducirá a la amargura y la incontrolabilidad. El Perú encontrará su pasado conociendo, analizando y corrigiendo los motivos que lo hicieron sangriento.

Con la proclamación de Castillo, ideólogos más cercanos al ghevarismo y maoísmo del MRTA en el camino brillante, engendrados como resultado de la división de la izquierda peruana, el liberalismo, entendido como una doctrina de libertad individual y mínima injerencia, pasará a comandar al Estado. y vida económica. Jaime Serron Palomino alfabetizó al ignorante con el alfabeto de Marx y Engels, instrucción que le costó la vida; para preservarlo, los impersonales jueces condenados detrás de cristales ahumados. La democracia tendrá que llevarse la victoria de Castillo, si se confirma, y ​​construir justicia apreciando la tesis destructiva del hijo del vicerrector. Habrá derramamiento de sangre si pretenden implementarlas con pantallas y políticas libertarias, como en Venezuela y Nicaragua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *