Elecciones en México 2021: Economía, seguridad y soberanía: Los frentes estrechan las relaciones con Estados Unidos por la visita de Kamala Harris |  Elecciones mexicanas 2021

Elecciones en México 2021: Economía, seguridad y soberanía: Los frentes estrechan las relaciones con Estados Unidos por la visita de Kamala Harris | Elecciones mexicanas 2021

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, junto a Anthony Blinken, secretario de Estado, y Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional, durante una reunión virtual con el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador el pasado mes de marzo.KEVIN LAMARK / Reuters

Las relaciones entre México y Washington se tensaron menos de tres semanas antes de una visita anunciada por la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris. El último golpe a la agenda bilateral fue un cambio cualitativo de tono utilizado por Andrés Manuel López Obrador para pedir a la administración de Joe Biden que cese el supuesto apoyo económico a algunas organizaciones cívicas. «Llevan tiempo», instó el mandatario, citando el apoyo de la Agencia de Cooperación USAID, organismo independiente adscrito al Departamento de Estado, de organizaciones no gubernamentales como Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad. Este es el último ejemplo de una relación que, si el lenguaje de la diplomacia califica como «institucionalizado» y «fluido», de hecho se ve socavada por muchas tensiones.

Más información

Harris viajará al país vecino y a Guatemala para abordar uno de los grandes desafíos de la era Biden: la crisis migratoria en Centroamérica. Pero la frontera es solo uno de los frentes abiertos con Washington. A esta crisis se suman fricciones comerciales, varios criterios para la estrategia antidrogas y política de seguridad, reformas económicas impulsadas por López Obrador que preocupan a inversionistas, cooperación ante la pandemia de coronavirus y ahora denuncias de intervención.

El presidente fue uno de los últimos líderes en reconocer a Biden. Lo hizo casi 40 días después de la victoria del demócrata, que su oponente Donald Trump intentó desafiar sin pruebas. El primer encuentro entre ambos, realizado en la práctica a principios de marzo, finalizó con un balance deliberadamente optimista por parte de México, que enfatizó las relaciones en pie de igualdad y declaró el respeto a la soberanía nacional, uno de los mantras del gobierno. la llamada Cuarta Transformación. Sin embargo, esta exageración se ha encontrado con la realidad, y este trato supuestamente igualitario está plagado de lagunas, tanto por el peso que tiene Washington en cada negociación como por algunas decisiones del gobierno mexicano que van en contra de la agenda regional, especialmente en temas económicos.

López Obrador ha logrado una relación funcional con Trump a pesar de las diferencias ideológicas y ahora tiene una relación institucionalizada, dijeron fuentes de la Cancillería. El presidente mexicano de facto ha cedido a las amenazas de Estados Unidos, adhiriéndose a sus estrictas pautas de inmigración para evitar una guerra arancelaria. El cambio de administración ha abierto la puerta para buscar una conexión más acorde con algunos de los valores ejecutivos de Morena, autoproclamados por la izquierda. Pero fuera del ambiente general de las comunicaciones, mucho menos explosivo que cuando el magnate republicano ocupó la Casa Blanca, ha habido varios enfrentamientos en los últimos meses y, finalmente, han estallado desacuerdos.

«Hay una diferencia entre lo que les gustaría a los dos gobiernos y la realidad sobre el terreno. «Tanto Biden como López Obrador quisieran seguir con el mismo esquema de Trump», dijo Jorge G. Castañeda, canciller entre 2000 y 2003, durante el gobierno de Vicente Fox (PAN), ahora profesor de la Universidad de Nueva York. Según este esquema, en términos generales, México estaba haciendo el trabajo sucio para Estados Unidos, por ejemplo, impidiendo la entrada de migrantes. Pero el gobierno de Biden es diferente. Su administración incluye una importante sensibilidad progresista y es hogar de sindicatos, activistas, grandes empresas y agencias tradicionales como la DEA. Todos estos actores tienen un programa que tiene un efecto combinado: «No dejan que Biden haga la vista gorda ante cualquier cosa que crean que es su denuncia en México».

De repente, en solo dos días, la semana pasada Estados Unidos registró dos requisitos en virtud de un acuerdo comercial con Estados Unidos y Canadá, T-MEC. Se trata de dos denuncias de corrupción sindical y violaciones a los derechos de los trabajadores en Guanajuato y Tamaulipas. Este tipo de denuncia, recordó a EL PAÍS Kenneth Smith, jefe negociador del contrato, puede implicar sanciones en caso de que el acusado encuentre una infracción. Uno de ellos estuvo representado por el sindicato más grande de Estados Unidos, la Federación del Trabajo y el Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO, por su abreviatura en inglés). Y la exlíder del sindicato, Thea Lee, es ahora la persona designada por Biden para supervisar la implementación del acuerdo comercial. A eso se suman las preocupaciones planteadas abiertamente el lunes en una reunión entre representantes comerciales de los tres países de América del Norte provocada por el paquete de reforma energética de López Obrador. Un plan para fortalecer a empresas estatales como Pemex o la Comisión Federal de Electricidad (CFE) frente a una iniciativa privada que ahora está paralizada en los tribunales pero que ya ha afectado el clima de inversión.

La preocupación es capitalizar empresas del sector, ya que México es el principal socio comercial de Estados Unidos antes que China. Sin embargo, hay un cierto camino ideológico detrás de estas decisiones. El presidente mexicano defiende que la mejor política exterior es la política interior, y obligado por las circunstancias a hacer más trabajo diplomático, siempre lo hace a nivel local. La defensa de la soberanía, misión implícita de cualquier gobierno, no solo marca abiertamente su agenda legislativa, sino también su discurso y relaciones internacionales. En otras palabras, es una herramienta para oponerse a tus oponentes y vivir en una campaña constante. «López Obrador siempre habla de soberanía», recuerda Duncan Wood, vicepresidente del Wilson Center en Washington. Según él, esto podría ser una fuente de conflicto estructural entre los dos países. México, por ejemplo, presentó una denuncia la semana pasada sobre las condiciones de los trabajadores migrantes en el sector agrícola en respuesta a las demandas de Estados Unidos. Y aunque la ministra de Economía, Tatiana Clutier, describe estos problemas como un «impasse legal», los atribuye al sector privado, no a la administración pública.

Pero las discusiones bilaterales van más allá de la energía, la inversión y el comercio y abordan cuestiones clave como la seguridad. «Hay muchos frentes abiertos, como el narcotráfico, en los que Trump no estaba particularmente interesado», continuó Castañeda. Ahora las tornas cambiaron. La extradición del exministro de Defensa Salvador Cienfuegos, quien fue detenido en Los Ángeles y acusado por la DEA de narcotráfico, terminó en borraja luego de que la fiscalía mexicana lo absolviera de todos los cargos. La decisión, que se remonta a enero, ya ha tensado las relaciones.

La semana pasada, el enviado de Biden a América Latina, Juan González, se reunió con el canciller mexicano Marcelo Ebrard para discutir una agenda que incluye «reducir el tráfico de armas y drogas, reducir la violencia provocada por el crimen organizado, abordar las adicciones» como problema de salud pública. y ataca las finanzas de las organizaciones criminales que operan en ambos países «.

Fuentes de la Cancillería reconocen que la estrategia adoptada en el pasado no funciona. “Durante el gobierno de Peña Nieto, detuvieron a los 120 capos de la droga más famosos, incluido El Chapo Guzmán. La violencia no se ha detenido, por lo que no es suficiente ”, dijeron. Según ellos, México ofrece ahora un concepto más amplio de seguridad. González calificó el encuentro como «un encuentro productivo para construir una visión común y acciones conjuntas de seguridad». Sin embargo, llegó el buen tono de la reunión, precedido por duras declaraciones del ex embajador de Estados Unidos en México Christopher Landau, quien semanas atrás acusó a López Obrador de ser pasivo con los cárteles y de tomar una «actitud relajada», lo que es un problema muy grave para Washington.

Con miras a la visita de Kamala Harris a México en el período previo a las elecciones del 6 de junio, el gobierno del país ha hecho una serie de demandas a Washington. Primero, mantiene la presión para incrementar la inversión en Centroamérica para aliviar la emergencia humanitaria y frenar los flujos migratorios, especialmente en Honduras y Guatemala. Las dos administraciones tienen diferentes puntos de vista sobre la cooperación, ya que Estados Unidos hace que los fondos públicos dependan del desempeño de los países beneficiarios y del uso de estos recursos. En otras palabras, esto es una ayuda para los finalistas. México, por otro lado, apoya los pagos directos.

«La Sra. Harris no se reunirá con ningún grupo de la sociedad civil en México. «Hay mucha gente buscándola, especialmente mujeres, pero no lo hará porque no quiere que López Obrador se enoje y deje entrar a los hondureños», advirtió Castañeda. Además, la frontera norte volvió a recibir una gran cantidad de mexicanos. Los arrestos están en su nivel más alto en tres años, con más de 320.000 migrantes desde octubre pasado. Esta es una consecuencia directa de la crisis pandémica, pero también refleja la inestabilidad de la política económica local.

Otro comunicado del gobierno de López Obrador está relacionado con la vacunación covid-19. El vecino del norte, donde la campaña de inmunización avanza con una marcha forzada y ahora cubre alrededor del 40% de la población, ya ha dispensado casi tres millones de dosis a México. Sin embargo, las autoridades buscan una mayor cooperación. El canciller Ebrard es el artífice de una estrategia llamada «diplomacia de vacunación». Además de Washington, ha recibido apoyo de China, Rusia, India y España. Y es en gran parte para su mérito que todas las tensiones con Estados Unidos no hayan llevado a una confrontación abierta con Biden, como muchos habían predicho.

Suscríbete aquí a la newsletter de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información de las novedades de este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *