El Tribunal Supremo aprueba la exigencia del pasaporte Covid en bares y discotecas de Galicia  Comunidad

El Tribunal Supremo aprueba la exigencia del pasaporte Covid en bares y discotecas de Galicia Comunidad

El Tribunal Supremo ha provocado además un debate legal sobre el requisito del pasaporte Covid para entrar en bares y discotecas en España. Después de que el Tribunal Supremo prohibiera la medida en el ocio nocturno en toda Andalucía el pasado mes de agosto, la Sala Cuarta de la Sala de Apelaciones la autorizó este martes en Galicia, tanto en la hostelería como durante el día y la noche. La clave de esta distinción, según la sentencia, está en su alcance: el Tribunal Supremo considera que la solicitud de este certificado es “adecuada”, “necesaria” y “proporcionada” en zonas de alto riesgo de contagio y temporal, como Galicia quiere, pero no todo el territorio, independientemente de la transmisión del virus, como se pretende para Andalucía.

El veredicto por el que se acogió el recurso interpuesto por la Xunta el 25 de agosto contra la decisión del Tribunal Supremo de Xustiza de Galicia, que anuló la medida, fue el primero que emitió el Tribunal Supremo a favor del pasaporte covid. Llega con contagios de la comunidad gallega y la Xunta, en consulta con empresarios del sector, para un nuevo sistema interior de control pandémico, por lo que el Ministerio de Sanidad está actualmente excluyendo la solicitud pese al visto bueno del juzgado. La cámara dictaminó que el “beneficio” proporcionado al solicitar un calendario de vacunación completo para quienes deseen ingresar a una instalación fue “mucho mayor que el sacrificio que conlleva”. Y va más allá: “No se vislumbra ninguna medida más adecuada para proteger la vida y la salud de los ciudadanos en este tipo de locales”.

Más información

El Tribunal Supremo determinó que el requisito de pasaporte Covid, que ya se ha aplicado en varios países europeos, debe estar sujeto a autorización judicial o ratificación en España, ya que afecta a varios derechos fundamentales: igualdad, confidencialidad y protección de datos. Sin embargo, argumenta que es necesario restringir estos derechos de manera “débil” para que puedan convivir con el derecho a la vida y la integridad física y para proteger y defender la salud de los ciudadanos.

El portavoz de la jueza Mª del Pilar Teso no consideró que la exigencia de consumo interno vulnere el derecho a la igualdad de los clientes no vacunados, ya que la medida desarrollada por Xunta incluye la opción de presentar PCR o prueba de antígeno negativa. Resultado o certificado de infección . La Corte Suprema tampoco cree que el requisito de un pasaporte Covid viole el derecho a la privacidad de los ciudadanos, ya que no prevalece sobre el derecho a la vida y la protección de la salud pública. “Es cierto que se trata de información médica, pero las connotaciones que impone la situación pandémica, la escala de vacunación y la solidaridad que la protección y la asistencia incluyen entre todos, devalúan el predominio de la confidencialidad en este caso”, dijeron los magistrados.

Reducir el riesgo

La Corte Suprema también descartó que imponer este requisito de vacunación para ingresar a la industria hotelera es contrario al derecho a la protección de datos personales. Se dice que lo que se requiere “es simple exponer el certificado sin “poder recopilar datos, crear un archivo con él o enviarlo para su procesamiento informático”. Destaca que estos lugares “no permiten el uso constante y constante de la máscara”, dificultan mantener una distancia segura y favorecen “la inhalación de gotas y aerosoles respiratorios emitidos por una persona infectada”, porque hablan en un tono más alto. tono e incluso canta. El veredicto incluye la opinión personal del Magistrado Antonio Jesús Fonseca, en la que entiende que la exigencia de pasaporte Covid afecta de manera “dura, extensiva e intensiva” los derechos de igualdad y privacidad.

El veredicto recogió los informes sanitarios aportados por Xunta en su recurso de amparo del requisito de pasaporte covid y concluyó que esta era la única medida que “podía reducir significativamente el riesgo de contagio en estos establecimientos”. El contenido de los informes detallados muestra, con abundantes datos científicos al respecto y al identificar las fuentes de sus reclamos, que la única medida efectiva posible para proceder con la apertura de áreas de recreación es asegurar un alto nivel de protección de la salud pública. es la aplicación del llamado pasaporte Covid ”, concluye el Tribunal Supremo. La detención de los establecimientos, añadió el juzgado, “podría dar lugar a una vida nocturna que lleve a concentraciones en la vía pública, lo que supondría un grave riesgo para la salud pública de todos, además de los costes económicos y laborales en los sectores afectados”.

Los magistrados destacan que la Xunta de Galicia no ofrece una implementación indiscriminada de la medida, sino solo en los municipios con mayor frecuencia y durante el tiempo que se encuentren en esta situación. Justifican que en Andalucía la Consejería pretendía hacer extensiva la exigencia a toda la comunidad sin vincularla a la situación epidemiológica y su desarrollo. En Canarias, otra comunidad en la que el Tribunal Supremo anuló la medida, el gobierno autonómico no recurrió al Tribunal Supremo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *