El Tribunal Constitucional afronta otra fractura por el segundo estado de ansiedad  España

El Tribunal Constitucional afronta otra fractura por el segundo estado de ansiedad España

El Tribunal Constitucional afronta una nueva fractura por la apelación del segundo estado de alarma contra la pandemia, que duró del 25 de octubre al 9 de junio. El relator, el magistrado conservador Antonio Narváez, finalizó su borrador de sentencia antes de los frenos en agosto, pero en términos que aún no han llegado a un consenso. El motivo es que cuestiona tanto el grado de control parlamentario que existía durante la vigencia del segundo decreto de estado de excepción como la delegación de competencias a las Comunidades Autónomas en nombre de un modelo de gestión de la crisis sanitaria. la denominada gestión conjunta.

El debate sobre la denuncia de inconstitucionalidad que Vox interpuso contra este decreto no está en el orden del día del próximo Pleno, que tendrá lugar la próxima semana. En un comunicado emitido este jueves, el Tribunal Constitucional explicó que “el tema no se había planteado” hasta entonces “por la necesidad de resolver anticipadamente las denuncias pendientes en el Pleno celebrado el pasado mes de julio”. Hubo una protesta de seis magistrados que se indignaron por la condición de que otro miembro del tribunal, Cándido Conde-Pumpido, critique sus puntos de vista y el resultado de la sentencia por el primer estado de ansiedad, que duró de marzo de 2020 a junio de 2020.

Más información

Tras recibida la disculpa, el Tribunal Constitucional celebró su último Pleno sin acuerdos y cerró el curso con antelación, creyendo que las aguas podrían volver a su curso al final del verano. Pero se está comprobando que es poco probable que sea así. El comunicado, difundido por la corte este jueves, fue en respuesta a información de Abc sobre la presentación de Narvaes y su tesis de que los puntos polémicos antes mencionados serían declarados inconstitucionales. Con esto en mente, la Corte Constitucional señaló: “Se ha informado a la opinión pública que el tema de la referencia está siendo investigado por los magistrados sin intención”. Agregó que “de esta manera, cualquier declaración del resultado de esta denuncia inconstitucional es prematura”.

Fuentes de la corte dicen que Narváez informó sobre la reanudación de actividades que había elaborado el proyecto de sentencia. Debido a que no se incluyó en el orden del día, no se distribuyó entre los demás artículos de la Constitución. En definitiva, ningún magistrado ha podido leer aún el texto del relator, aunque durante meses, mientras se debatía la primera frase, el tribunal dio por sentado que la segunda también estaría sujeta a algún signo de inconstitucionalidad.

En cualquier caso, entre los magistrados que no apoyaron la primera sentencia, que declaró inconstitucional la detención bajo el paraguas del estado de ansiedad, el jueves expresó especial preocupación por que, antes de una audiencia formal, el recurso de apelación pudiera parecer resuelto. De hecho, se espera un fuerte debate en la corte sobre dos puntos específicos de la declaración de Narvaes. El relativo a la delegación de competencias a las Comunidades Autónomas y el relativo a la prórroga del estado de alarma por un plazo de seis meses en lugar de los 15 días que establece la Constitución. Esto también está relacionado con el grado de control parlamentario durante este período.

Existe un intenso debate en los medios judiciales sobre las alegaciones de que continúan las denuncias de implicación de las Comunidades Autónomas en la gestión de la emergencia sanitaria durante el primer estado de emergencia, en el reclamo de cogestión y ante las figuras del Gobierno en Cortes. en el segundo. El ministro de Salud Salvador Ila aparece el 26 de noviembre y el 10 de diciembre, y su sucesora, Carolina Darius, aparece cinco veces más en los próximos meses, mientras que el primer ministro lo hace tres más. El director respondió a más de 2.500 preguntas orales y escritas sobre la pandemia. Por otro lado, el segundo estado de preocupación incluye la opinión del Consejo de Estado de que si bien hace propuestas de cambios formales que aclararían algunas disposiciones, no marca inconstitucionalidad, sino que aprueba la legalidad del decreto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *