El récord político otorga el caparazón de oro de San Sebastián a la Luna Azul de Rumanía |  Cultura

El récord político otorga el caparazón de oro de San Sebastián a la Luna Azul de Rumanía | Cultura

Imagen de
Imagen de «Crai Nou (Luna Azul)».

Drama socio-familiar Crai Nou (Luna Azul), de la debutante rumana Alina Grigore, ganó la Concha de Oro en la 69 edición del Festival de San Sebastián. La película se desarrolla en una casona, donde se alquilan habitaciones para turistas y en la que una numerosa familia disfuncional intenta arreglar sus problemas en voz alta. De este torbellino, dos hermanas de veinte años quieren sin éxito escapar e ir a la universidad. Así, el director que ganó el año pasado, el georgiano Dea Kulumbegashvili, cuyo comenzando Obtuvo hasta cuatro premios, y el presidente del jurado de esta edición pasó la batuta a otro joven director. Esta es la quinta concha dorada de una película dirigida por una mujer.

Más información

En el resto de la grabación destaca la presencia femenina predominante. Si bien de las 16 películas en competencia, solo siete fueron dirigidas por mujeres, la competencia programó películas que aceptan la igualdad de género entre sus personajes principales: en cinco de ellas el papel principal es masculino, en otras cinco es femenino y en seis son parejas o grupos. En su primera edición sin premios de interpretación sensible al género, el jurado, junto con Kulumbegashvili, reunió a la actriz española Susie Sánchez, directora francesa Audrey Divan (que acaba de ganar el León de Oro en Venecia por El evento), La directora chilena Maite Alberdi (El agente solicitante) y el productor estadounidense Ted Hope galardonado con la Concha de Plata a la Mejor Actuación Líder ex aequo de la danesa Flora Ofelia Hofmann LIndahl por Como en el cielo y Jessica Chastain por Los ojos de Tammy Faye. El viernes, Chastain respondió a EL PAÍS sobre el tema de los premios diferenciados por género: «Creo que la diferenciación era importante en el pasado porque los directores luchaban por conseguir historias que no fueran masculinas». Yo mismo fui miembro del jurado en Cannes y recuerdo lo difícil que fue encontrar una mujer al frente. Ahora no podemos cerrar la puerta a las historias y personajes transexuales, y tal vez de esa manera podamos aumentar el enfoque en todos los seres humanos «.

La nueva Concha de Plata a la Mejor Interpretación de Reparto fue para actores adolescentes de Quien lo previene, de Jonás Trueba cuando tengamos la información. Nueve de ellos subieron al escenario con ilusión ya través de uno de ellos, Candela, lo dedicó “a los más de 200 chicos implicados en el proyecto; con este premio nos sentimos escuchados ”. Y admitió: «No solo nos hemos interpretado a nosotros mismos, también nos hemos imaginado».

El premio especial del jurado, considerado segundo en importancia, fue para Tijereta, del francés Lucille Hadjihalilovich, una película que estaba llamada a figurar en la lista de premios desde el principio. Hadjihalilovic no es nadie y ya está acumulando filmografías en las que experimenta con atmósferas: Tijereta parecía más cercano al gusto del jurado. El triunfo de una película como la rumana, que es mucho menor, hace que este reconocimiento del creador francés sea menor. El premio al mejor director fue para el Dane Tea Lindeburg, también recién llegado a Como en el cielo una historia deprimente que se desarrolló en una comunidad rural en el siglo XIX. El premio a la mejor fotografía fue para Claire Matton, una famosa camarógrafo francesa gracias a su colaboración con autores como Celine Skiama, pero que en los escasos novela de suspenso político y periodístico Consulta sobre un escándalo estatal Realiza la tarea de vestirse a la altura de la película. Con ver Spencer, de Pablo Larin, todos sabrán que Matton es capaz de mucho más.

Finalmente, la lista de ganadores al mejor guión fue bastante recibida por el más veterano de la sección oficial, el director británico Terence Davis (Liverpool, 75) gracias al libreto de Bendición, bañado con su humor descarado y su habitual trabajo de orfebre, cuando recrea mundos pasados ​​y los plasma en sus personajes. Esta vez su película es una canción de amor del poeta Siegfried Sassoon.

El cine español, que tenía cuatro películas en competición, tuvo un mal desempeño. Como se sospechaba desde el principio, el jurado elegiría títulos alejados de la narrativa tradicional, y solo Quien lo previene, de Jonás Trueba, pareció adaptarse a esta línea, que también le valió el Premio Fipresci de la crítica internacional. Abuela, de Paco Plaza y El buen jefe de Fernando León, no han logrado ningún reconocimiento, y Michaels, de Isiar Bolain, recibió -de otro jurado- el de mejor película vasca. La misma historia clásica se opone a la mejor propuesta presente en la sección oficial: Arthur Rambo, otra demostración del talento desbordante del francés Laurent Cante para contar historias sociales, políticas, actuales y frescas.

El premio a la mejor película en la sección «Horizontes», enfocado al cine latinoamericano, fue para el mexicano. Noche ardiente señalado por Tatiana Hueso. En la sección Zabaltegi / Tabakalera, que incluye cine más arriesgado, ganó Torbellino, del franco-argentino Gaspar Noah, quizás en su mejor película. La película, que participó en la última competición de Cannes, tiene en pantalla dividida el final de una pareja de ancianos devastada por la enfermedad de Alzheimer y la mala salud. Finalmente, en la sección Nuevos Directores, una de las secciones clásicas de Zinemaldia, triunfó la rusa Nadie, por Lena Lanski.

Durante la presentación de su película el pasado lunes, la nueva Concha de Oro Alice Grigore (Bucarest, 37), que trabajaba con Christie Puy como actriz, dijo que ella misma se había ido de un pequeño pueblo: «La situación sigue igual, las chicas se ven obligadas salir. al exterior y hay manipulación por la que se ven obligados a casarse, irse al exterior a trabajar y tener hijos ”. De ahí su inspiración para Crai Nou (Luna azul). En cuanto a los éxitos actuales de las directoras, aseguró: «Me gusta lo que está pasando en este momento, con directoras que combinan audazmente historias muy realistas con una expresión estética muy diferente». El director avanza estos días en la preproducción de su segundo largometraje, Algunas historias irrelevantes sobre madres, que será en inglés y protagonizada por Melissa Leo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *