El primer error de Monchito, el narcotraficante que introdujo el hachís en el jurel  España

El primer error de Monchito, el narcotraficante que introdujo el hachís en el jurel España

El jurel es un pescado muy apreciado en las costas de Cádiz y Málaga. Se sabe que es nutritivo, barato y fácil de preparar. Para AMNA, también conocido como Monchito, ha descubierto otra extraña propiedad: el camuflaje del hachís de Marruecos. La Guardia Civil encontró parte de 30 toneladas de droga, que, según ella, el presunto narcotraficante ha trasladado en el último año, escondidas en bolsas con este pescado. De ahí el nombre de la operación Caballa Con el que El Capo, de tan solo 35 años, ha dado a conocer su amplio registro policial. Se cree que Monchito lidera un grupo de 35 miembros con base en Barbata y refugios a lo largo de gran parte de la costa de Cádiz.

El hecho de que Monchito no tuviera cuentas previas con los agentes no significa que los investigadores de Ocon Sur -comando de la Guardia Civil creado para combatir el narcotráfico en la zona- no conocieran su árbol genealógico. «Aunque nunca ha sido detenido, forma parte de un clan histórico. Era uno de los pocos que no tenía registros ”, explica uno de los investigadores. Exactamente lo mismo le sucedió a su mano derecha, JMRV, otro de los detenidos que, aunque su expediente policial estaba limpio, pertenecía a una familia que no podía presumir de lo mismo.

AMNA y JMRV hicieron de Barbate la base de su organización criminal. En esta ciudad, históricamente afectada por el desempleo, el tráfico de drogas se hizo fuerte a principios de la década de 2000, antes de que un asedio policial devolviera el tráfico de drogas al Campo de Gibraltar. “Aunque no les faltó nada, fueron discretos, no hicieron grandes exhibiciones, como en otros casos”, explica la misma fuente. Desde allí, Monchito y su segundo lideraron una banda que transportaba droga desde Algeciras a Chiclana de la Frontera. Esta distancia -más de 100 kilómetros- es la que logró documentar Ocon Sur durante el año que continuaron las investigaciones contra la pandilla, lideradas por el Juzgado de Instrucción No. 2 de Barbat.

Los investigadores estiman que los 36 detenidos pasaron de contrabando hasta 30 toneladas de droga, aunque solo se encontraron 1.370 kilogramos de hachís en diversas intervenciones, registros y detenciones, la mayoría de las cuales se realizaron en junio. El grupo aprovechó el puerto de Barbate para tomar embarcaciones de recreo al encuentro de las embarcaciones semirrígidas de mayor tamaño, conocidas como narcolanchi– desde donde se transfirieron drogas de Marruecos a alta mar en el Estrecho. Luego regresaron a la costa y descargaron las mercancías en pequeñas cantidades, a veces escondidas en las bolsas de pescado que encontraron los agentes.

Estas embarcaciones semirrígidas cuestan entre 2.000 y 3.000 euros, solo tienen cuatro o seis metros de eslora y pueden tener o no cabina. En lugar de grandes bolas de droga, lo hacen poco a poco de forma continua o anclan ”, explica uno de los investigadores. Ese forma de actuarAunque no es nuevo, cada vez es más habitual en las organizaciones de Cádiz o Huelva «pasar desapercibido», explica la Guardia Civil. Desde que entró en vigor el plan especial para combatir el narcotráfico en el Estrecho en el verano de 2018, los traficantes no han dejado de inventar cambios en las formas o áreas de un extranjero para evitar un asedio por parte de la policía.

Entre los 36 detenidos, además del líder y su mano derecha, se encuentra MFD, intermediario entre la organización y productores marroquíes y socio logístico de la banda española. Los demás detenidos -que se encontraban en Barbata, Weyer, Conil, Chiclana, Algeciras y Cádiz- ocupaban diversos cargos en la cuadrilla, que además contaba con 34.000 euros en metálico, cinco embarcaciones, cinco vehículos, dos coches robados y material de comunicación. “Hay pilotos, personal de tierra o responsables de los secretos”, dijo la Guardia Civil. El caso investiga delitos de narcotráfico pertenecientes a una organización delictiva, falsificación de documentos públicos, simulación de delito y aceptación de vehículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *