El precio de la electricidad sigue subiendo y marca un nuevo récord para este jueves: 141,71 euros el megavatio hora |  Ciencias económicas

El precio de la electricidad sigue subiendo y marca un nuevo récord para este jueves: 141,71 euros el megavatio hora | Ciencias económicas

El precio de la electricidad en el mercado mayorista promedió 141,71 euros por megavatio hora (MWh) frente a los 135,65 euros del día anterior. Este precio es un nuevo récord, superando los 140,23 el 2 de septiembre. El pico máximo, que se producirá a las 21:00 horas, también será récord de 155,62 euros, mientras que el mínimo se fija en 120,92 euros a las cinco de la mañana.

Más información

En medio de este maremoto, empresas del sector energético han acordado buscar soluciones urgentes por parte del gobierno y la Comisión Europea para reducir el precio de la electricidad. En este sentido, pidieron la aceleración de la transición energética y descarbonización, así como la adopción de medidas para reducir la dependencia del gas en la formación de precios mayoristas, según expresaron los directores ejecutivos de los principales grupos en un foro organizado por El Economista. Para las empresas que han sido identificadas como las principales beneficiarias de la escalada de precios, la situación también es desastrosa para ellas y señalan que la solución está en la reducción de impuestos.

En medio de un río turbulento, el presidente de Naturgy, Francisco Reynes, aprovechó su intervención en el citado foro para anunciar que su empresa lanzaría una tarifa de mercado liberalizada el 15 de septiembre, consistente en una garantía de 60 euros MWh durante los próximos 24 meses. para los clientes locales, tanto los contratos actuales como los nuevos alcanzados con la oferta. Es decir, el mismo precio que tenía antes del inicio de la subida. Naturgy quiere pescar en el mercado regulado, que cuenta con unos 10,5 millones de consumidores, con una medida que, según Reynes, demuestra que “las empresas también buscan soluciones de negocio en el ámbito social”.

Por su parte, José Bogas, consejero delegado de Endesa, pidió centrar el tiro en el problema real, el gas, que en abril del año pasado costaba cinco euros y ahora casi 60, mientras le echa toda la culpa al gobierno y a las empresas evolutivas. Para Bogas, sin embargo, “estamos haciendo una tormenta en un vaso de agua: en 2012, 2015 y 2018 se pagaron 54 euros al mes, y en agosto el cliente típico había pagado 56 euros al mes. Pero lo que se espera de aquí a primavera son los precios, que rondarán los 60. Y se preguntó: “Tenemos el mismo mercado, España y Portugal. ¿Por qué no se preocupan los portugueses? Porque tienen un porcentaje que no les afecta. Tenemos muchos impuestos, tenemos que reducir los impuestos. “Espero y deseo que con las medidas adecuadas se reduzca el precio de la electricidad sin cometer atrocidades”, enfatizó.

En la misma línea, la directora general de Iberdrola España, Ángeles Santamaría, defendió la reducción de impuestos como un camino viable. “Más del 50% de los precios que llegan al consumidor están compuestos por impuestos, lo que requiere un análisis conjunto de la tributación. “Este es el cuarto o quinto país de Europa que tiene más componentes de este tipo, distorsionando la realidad”, dijo. Por otro lado, el ejecutivo negó que la empresa haya aprovechado el vaciado de sus tanques de generación eléctrica este verano y argumentó que tal acción, en lugar de hacer subir los precios, los estaba ayudando a no ser tan altos. “No hemos hecho ninguna anomalía al poner estas reservas de energía a disposición del sistema”, dijo Santamaría, quien también defendió que la empresa cumplió con todas las restricciones y obligaciones de la concesión, además de controlar el impacto en la calidad del agua. También ha destacado que si esta electricidad no se hubiera producido con tecnología hidroeléctrica, las emisiones de CO2 se habrían incrementado en 1,6 millones de toneladas y “el precio seguramente habría sido unos euros más alto”.

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, fue más perceptivo de la necesidad de acelerar la transición y, en ese sentido, pidió a los gobiernos de Bruselas y Europa que pongan más derechos de CO2 en el mercado mientras no existan mecanismos de ajuste. por último, la tensión en los precios de la electricidad. En ese momento, puso el dedo en la herida, condenando que “hay que oponerse a la especulación con estos derechos y esto puede suceder de inmediato”. Según Imaz, “esto hace que los consumidores de electricidad paguen por lo que pagan ahora”. “No podemos pensar que Europa funcionará indefinidamente y el resto del mundo no. Estos precios del CO2 tienen implicaciones para los consumidores y la competitividad industrial ”, advirtió, explicando que la producción se está trasladando a China, Turquía o India, donde no hay límites de emisión. Según él, estas políticas conllevan mayores costos para el consumidor, pérdida de competitividad y un aumento de la huella de CO2 mundial. Por ello, pidió la descarbonización, que incluya todas las tecnologías y con el precio como elemento de competitividad. “Necesitamos hacer una transición justa en la que todas las tecnologías puedan desempeñar su papel y los consumidores puedan pagar precios adecuados”, dijo. Por cierto, está atacando el Fondo de Sostenibilidad anunciado por el gobierno para que todas las tecnologías cubran el costo de las renovables. Habrá tres problemas en lugar de dos: el precio de la electricidad, el precio del gas y el precio de la gasolina, ya que los operadores repercutirán los costes a los consumidores en este fondo ”, especialmente las comunidades autónomas del interior como Castilla y León. , Navarra o La Rioja, entre otros.

El consejero delegado de Acciona Energía, Rafael Mateo, por su parte, ha dicho que la solución está en la promoción de las energías renovables, destacando que “no es de extrañar que el PVPC sea volátil, el diseño del mercado y la evolución de los precios del gas sean internacionales. Nosotros, los productores de fuentes renovables, estamos doblemente acostumbrados a lidiar con la volatilidad, los precios de mercado y la inestabilidad de los recursos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *