El Parlamento rechaza la propuesta de la CUP de realizar un referéndum en esta legislatura  Cataluña

El Parlamento rechaza la propuesta de la CUP de realizar un referéndum en esta legislatura Cataluña

El Parlamento de Cataluña rechazó este jueves por la tarde la propuesta de resolución de los anticapitalistas, en la que pedían al Gobierno que se preparara para un referéndum de autodeterminación antes del final de esta legislatura, es decir, en 2025. El texto tiene sólo recibió el voto a favor de 9 los diputados anticapitalistas; 33 se abstuvieron, los diputados de Esker; y 87 votos en contra, de los demás grupos del medio ciclo. Junts dice que no se da por vencido en la calle de un solo sentido, pero sus 32 legisladores votaron en contra porque creen que solo un referéndum coordinado puede reemplazar el «período del 1 de octubre».

Más información

La propuesta, incluida en la disputa sobre las sentencias del Tribunal Constitucional de no permitir debates y votaciones sobre la autodeterminación, dice: «El Parlamento de Cataluña está comprometido con la celebración de un referéndum de autodeterminación antes de que finalice la XIV legislatura y, por lo tanto, insta los debates de la Generalitat y hacer el trabajo necesario para que se lleven a cabo ”. Laura Boras, presidenta del Parlamento, brindó la oportunidad de procesar el texto de la resolución. Su predecesor, Roger Torrent, ha sido acusado de un delito grave de desobediencia por permitir un debate de esta naturaleza. PSC, PP, Ciudadanos y Vox presentaron solicitudes de reconsideración infructuosas para que la propuesta no fuera procesada. Los seis diputados de Ciudadanos no participaron en la votación.

Los anticapitalistas firmaron un pacto de inversión con Eskera el pasado mes de marzo y dieron tiempo a la mesa de diálogo, aunque ya deslizaron el texto de que si falla, todas las fuerzas independentistas impulsarán un «nuevo ataque democrático» para perseguir la autodeterminación, preferiblemente. en forma de referéndum. El texto augura que el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, estará sujeto a una cuestión de confianza en 2023, por lo que ERC se ha dado cuenta de que tiene esta diferencia de dos años. Los republicanos se niegan a fijar fechas en las conversaciones y optan por abstenerse.

Con su compromiso, la CUP busca no solo marcar un perfil ante lo que considera un «desvío conservador y autónomo» del gobierno, en palabras de su diputado Carles Riera, sino también endurecerse de cara a las negociaciones presupuestarias. . La CUP intentó llegar a un acuerdo tripartito hasta el final, pero sin éxito. La diputada Dolors Sabacter defendió en la Cámara que su propuesta era también una herramienta para «enfatizar» al gobierno de masas y actuar como «palanca para reactivar el movimiento independentista». La CUP tiene un referéndum en el horizonte que puede tener lugar en Escocia en 2023 y por eso quiere que esté en la «agenda internacional».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *