El olor a quemado del fuego San Sebastián de los Reyes se esparce por Madrid |  Madrid

El olor a quemado del fuego San Sebastián de los Reyes se esparce por Madrid | Madrid

Huele a single en la capital y en varios municipios de la Comunidad de Madrid y lo seguirá haciendo unos días más. La causa de esta plaga ha ardido, dice Emergencias 112, son 5.000 metros cúbicos de ramas y restos de vegetación que se han quemado desde el miércoles en la planta de compostaje de San Sebastián de los Reyes. Los bomberos han dominado el fuego que estalló durante las fuertes tormentas y están esperando que se queme por completo. Al no ser materiales químicos, no hay peligro para la salud y se deben tomar medidas preventivas, según 112.

los una chispa en las redes se encendió el jueves por la tarde y la cuenta 112, que anoche recibió “numerosas llamadas” de ciudadanos asustados por el fuerte olor a quemado. Los mensajes proceden de todos los puntos de la capital, pero también de municipios como Leganés y Torrejón de Ardoz. En respuesta a un tuit lanzado esta mañana por el 112 para tranquilizar a la población, varios usuarios de la red comentaron que el humo llegó este viernes en Valdezarza, una pedanía de la comarca de Moncloa-Aravaca y la comarca de Chamartín, así como en la zona de Arroyo de la Vega de Alcobendas e incluso en Fuenlabrada y Alcorcón. El jueves se quejaron en la Plaza de Tirso de Molina, Sol, Moratalaz, Ciudad Lineal, San Blas, Vallecas y Vicálvaro.

“Desde la medianoche del día 2 hasta este mediodía, recibimos 260 llamadas que hablaban de olor a caucho o madera quemada”, dijo Javier Ayuso, uno de los ponentes del 112, quien no consideró importante la cantidad de mensajes. “Toda la noche con ese olor entrando por las ventanas. Pensé que se había quemado un contenedor en mi calle ”, comentó en Twitter un vecino de la capital. “Yo vivo en Shamartin y anoche casi llamo porque el olor era muy fuerte, pero porque no vi humo ni fuego …”, agregó otro. “No pudimos dormir por el olor a quemado”, admite un tercero. Algunos incluso se pasaron “toda la noche rascando que alguien encendió la chimenea en septiembre”.

Emergencias explica que el hedor proviene de la incineración que genera la gran cantidad de residuos que siguen ardiendo en la planta de biomasa ubicada a 13.500 kilómetros de la carretera M-111, donde siguen trabajando dos equipos de bomberos. “Vientos sueltos y cambiantes llevaron humo a la capital, donde quedó estancada a merced de esos vientos”, dijo, lo que significa que casi todos los barrios se vieron afectados en algún momento.

¿Es dañino? ¿Tienes que realizar alguna acción, como no salir, abrir las ventanas o hacer deporte al aire libre? “En principio, no hay riesgo para la salud y no es necesario tomar precauciones”, aseguró Ayuso, explicando que Summa se había ocupado de un solo incidente de salud relacionado con el incendio. “Llamó una mujer que afirmó estar algo afectada y sentir algo de asfixia, pero porque padecía una patología pulmonar previa y no era nada grave”. El Ministerio de Medio Ambiente dijo al 112 que “la calidad del aire es buena” y los bomberos enfatizaron que no era el humo químico lo que podría irritar la piel o causar picazón en los ojos. “Es humo vegetal, como humo de barbacoa. Es molesto porque huele mal, pero no te emborracharás ”, detalla Ayuso.

La fábrica, que se dedica a la recogida y tratamiento de residuos vegetales y tiene una superficie de unas 20 hectáreas, ha acumulado una gran cantidad de material, pero “bien dividido” en montones separados de unos 10 metros de altura. Un rayo cayó sobre uno de estos cúmulos gigantes, el origen del fuego, que afectó solo al 10% del total de restos, unos 5.000 metros cúbicos.

Los bomberos cubrieron la zona afectada para que el fuego no saltara a otras pilas y ahora lo dejaron arder. ¿Por qué no apagarlo? Porque costaría demasiado y no valdría la pena. “En aquellos casos en los que no hay riesgo de propagación, se hace para que se queme. El fuego alcanza hasta 14 metros de altura en algunos puntos y habrá que invertir mucho personal, materiales y maquinaria para remover los escombros y apagarlos ”, dijo Ayuso. Las tropas continuarán monitoreando y enfriando el área hasta que las llamas ardan lentamente, lo que, dependiendo de su evolución y factores meteorológicos como el viento, puede ocurrir en un plazo de tres a cinco días.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *