El nuevo fondo público de pensiones competirá con planes privados  Ciencias económicas

El nuevo fondo público de pensiones competirá con planes privados Ciencias económicas

Tras llegar a un acuerdo con los agentes sociales para impulsar el primer paquete de reforma previsional prometido a Bruselas, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, liderado por José Luis Escrivá, centra ahora sus esfuerzos en desarrollar la otra gran medida que espera aprobar el mismo año: diseño de un nuevo fondo público de pensiones. Un instrumento de ahorro previsional a gran escala que competirá directamente con la oferta del sector privado y que el gobierno busca introducir de forma común en las empresas españolas, a través de convenios colectivos, desde grandes empresas hasta pymes.

El diseño del mecanismo ha comenzado a abordarse con actores del sector privado que buscan dar forma al marco, que luego será presentado en un diálogo social donde se finalizará.

El gobierno prevé delegar la gestión del fondo en manos privadas mediante la emisión de un pliego de condiciones que especificará, entre otros aspectos, la comisión máxima que se puede cobrar, revelan en la seguridad social, donde creen que ofrecen entre 0,2% y 0, 3%. Cifras que no convencen al sector.

“Hay muchas entidades que no lo encuentran atractivo y no harán oferta” para administrar el fondo, advierte el presidente de Inverco, la asociación de administradoras de fondos de inversión y pensiones, Ángel Martínez Aldama, quien teme que la competencia se abandone si el director ejecutivo no estableció el libre acceso para los competidores y mejores condiciones. Aldama advierte que en países donde el mecanismo existe desde hace décadas, como Reino Unido o Holanda, las comisiones máximas rondan el 0,48% y las efectivas llegan al 0,5%, dado que la asignación de fondos allí es semi-obligatoria, garantizando volúmenes crecientes año tras año, “algo que queda por ver aquí”, ilustra.

Los planes semi-obligatorios son obligatorios ya que incluyen cláusulas de cesión por defecto que incluyen automáticamente al empleado en el fondo, aunque se le permite dejar el fondo si así lo solicita. Un camino investigado, pero que plantea dudas legales en España en caso de que viole el carácter voluntario de estas fórmulas de ahorro.

Rival del plan individual

Otra decisión clave que está ultimando el ministerio es si el fondo podrá captar directamente los ahorros actualmente depositados en los planes de pensiones individuales, frente a lo que Escrivá presenta el nuevo fondo como una opción mucho más rentable dado el comportamiento de los planes de empleo y su baja comisiones.

En los últimos 20 años, la rentabilidad media de los planes de empleo ha sido del 3,1%, mientras que para los planes individuales ha sido del 1,8%, según Inverco. Puede que la diferencia no parezca enorme, pero si alguien invierte 10.000 € en un plan individual el primer año y luego 2.400 € cada año, acumularía 72.500 € en un plan individual y 13.000 € más en un plan de empleo. La diferencia de rentabilidad tiene varias explicaciones (el volumen de planes, política de inversión …), pero hay una obvia: las comisiones. Según datos de la Dirección de Seguros y Fondos de Pensiones, los planes individuales aplican una comisión anual media del 1,18%, mientras que los planes de empleo cobran el 0,23%.

A la espera de ser definida, la patronal de la seguridad social Unespa ha criticado duramente al gobierno por reducir drásticamente el atractivo fiscal de los planes individuales de empleo (reduciendo de 8.000 a 2.000 euros la contribución anual que se puede deducir del IRPF) a partir del 1 de enero de 2021. sin haber desarrollado todavía un plan de empleo alternativo (cuya deducción aumenta de 8.000 a 10.000 euros).

Si bien el ejecutivo está trabajando en el horizonte para la creación del nuevo fondo público en 2022, la falta de avances hace que el sector privado tema que su lanzamiento se vuelva a retrasar, prolongando el período de bajo atractivo fiscal en el ahorro para el retiro.

Comisión de expertos

Otro gran debate sobre este proyecto es cómo se formularía su gestión. El ministerio parece querer retener el control del fondo, pero con la cooperación de empleadores y sindicatos. Según fuentes familiarizadas con el proyecto, Escrivá quisiera constituir un comité de expertos independientes para hacer un seguimiento de la política de inversión del fondo, velando por su prudencia y vigilando que se adapte a la finalidad para la que se configurará.

Norma de la EPSV del País Vasco

Resumen. Las Entidades Voluntarias de la Seguridad Social (EPSV) son equivalentes a los planes de pensiones de la CA de Euskadi. La gran diferencia es que son sociedades mutuamente beneficiosas con personalidad jurídica propia y no necesitan un administrador para administrar los activos. La figura ha llegado a unas raíces no vistas en ninguna otra comunidad autónoma. La EPSV del empleo devenga 14.400 millones de euros y la individual 12.500 millones, lo que supone el 37% del PIB de la CA de Euskadi. En el resto de España, el dinero acumulado en planes de pensiones equivale al 6,5% del PIB.

Granulación. En el País Vasco hay más de 800.000 personas que tienen EPSV, lo que representa el 40% de la población vasca. Una de las claves es que la EPSV se ha desarrollado mucho en el marco de la negociación colectiva. Durante décadas, los empleadores y los sindicatos han acordado contribuir a la fuerza laboral a través de estos vehículos.

Héroes. Esta EPSV está diseñada en la potente industria metalúrgica de Guipúzcoa, pero poco a poco se ha ido expandiendo a otros 19 sectores de actividad y ahora cubre unas 9.500 empresas y 110.000 trabajadores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *