El juzgado nacional envió a otro asesor de Aguirre y un exasesor de Cospedal  España

El juzgado nacional envió a otro asesor de Aguirre y un exasesor de Cospedal España

Alfredo Prada, exministro de Justicia y exvicepresidente regional, en la Asamblea de Madrid de 2009.Alvaro garcia

La Audiencia Nacional someterá a escrutinio al antiguo gobierno de Esperanza Aguirre (PP), presidenta de la Comunidad de Madrid entre 2003 y 2012, en un nuevo juicio. El juez Santiago Pedras envió este miércoles a la sala de audiencias a uno de sus exconsejos, Alfredo Prada, y a otros cinco ex altos funcionarios y concejales autonómicos por la presunta trama de malversación construida en la construcción del Campus de Justicia de Madrid. Entre los imputados se encuentra el comisario Andrés Gómez Gordo, exdirector del Departamento de Seguridad de la entidad y posteriormente consejero de María Dolores de Cospedal cuando era titular de Castilla-La Mancha.

La decisión de Pedras llega después de que su antecesor en la investigación, el juez José de la Mata, propusiera en noviembre pasado juzgar a los seis involucrados: además de Prada y Gómez Gordo, Isabelino Bagnoz, Mariano José Sans y Alicio de las Heras, quienes respectivamente el campus director general técnico, director general técnico adjunto y director financiero; y uno de sus asesores, Félix José García. El juez De la Mata luego calificó la implementación de un plan de “adquisiciones criminales” como “irregular”: “Corrompieron significativamente el procedimiento de adjudicación, lo que afectó significativamente sus operaciones y desempeño económico”, dijo.

Esta parte de la investigación -otra línea de investigación aún en investigación- se centra en varios contratos sospechosos: como el diseño del proyecto Ciudad de la Justicia y la gestión opcional de la obra, la creación de una marca representativa y la estrategia de comunicación. o asesoramiento legal. El juez considera que han sido falsificados: “En este caso no se trata de autoridades o funcionarios que hayan robado dinero de la Administración para beneficio personal en detrimento del patrimonio público. La conducta aquí cometida afecta el sistema operativo de una entidad pública, que ha sido deteriorada, dañada y dañada, tanto en términos de su imparcialidad, integridad y prestigio, como en términos de su eficiencia e integridad general (en la medida que el público tesorería de cientos de millones de euros).

La instrucción describe una parcela donde se han ignorado “deficiencias y defectos” de las especificaciones y los informes de evaluación técnica; donde se hayan hecho propuestas “arbitrarias e infundadas”; y donde fueron asignados, “varias veces, cada procedimiento de negociación”. Además, los implicados “eran muy conscientes de la ilegalidad de sus acciones”, según De la Mata, que encabezó Alfredo Prada, exministro de Justicia e Interior y exvicepresidente de la Comunidad de Madrid. Los fiscales buscan ocho años de prisión para el ex miembro del gobierno de Aguirre y seis años para los demás imputados, incluido Gómez Gordo, también acusado de Caso de cocina por participar en la contratación del conductor del ex tesorero Luis Bárcenas, que presuntamente se apodera de documentos comprometedores para puestos de alto rango en el PP.

El juez atribuyó a los involucrados en la conspiración Ciudad de la Justicia los presuntos delitos de estafa, estafa a la administración pública y apropiación indebida de fondos públicos. También les obliga a presentar, en un plazo de 15 días, una “lista de los bienes y derechos de los que sean titulares”, que cubra la fianza solidaria de 40 millones de euros que se les imponga con el fin de “asegurar un futuro civil y / o obligaciones pecuniarias ».

Prada ocupó cargos de máxima responsabilidad en Aguirre, pero finalmente se enfrentó a ella después de apoyar a Mariano Rajoy en el congreso de 2008 en Valencia por la dirección del PP. De hecho, el presidente despidió a su asesor tras el nombramiento, y Prada fue una de las presuntas víctimas. caso de espía, una conspiración supuestamente fabricada para espiar las acusaciones de los madrileños populares frente al jefe del Poder Ejecutivo. Desde entonces ha dado un paso atrás, aunque ha regresado al frente luego de que Pablo Casado llegara a la presidencia del Partido Conservador. Casado trabajó para Prada al comienzo de su carrera, y esto le convenía, poniéndolo a cargo de la oficina anticorrupción en el partido. Porque se mostró cuando fue acusado por la Ciudad de la Justicia.

Las investigaciones de la Audiencia Nacional mantienen en el polo a los antiguos gobiernos de Aguirre y sus miembros. La propia expresidenta y una larga lista de altos funcionarios han sido acusados ​​de Caso púnico, que investiga la supuesta financiación irregular del PP madrileño. La fiscalía también exigió 18 años de prisión para su ex Mano derecha, Ignacio González, procesado por diversas líneas de investigación Caso lezo. Y los ex concejales Francisco Granados y Alberto López Viejo ya han sido condenados por Punika y Gurtel, respectivamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *