El juez ratificó la prisión para los tres involucrados en la golpiza a Samuel Lewis  Comunidad

El juez ratificó la prisión para los tres involucrados en la golpiza a Samuel Lewis Comunidad

Los tres adultos encarcelados por su participación en la golpiza fatal de Samuel Lewis permanecerán en prisión. Así lo acordó en un automóvil el investigador del caso, quien descartó la posibilidad de que salieran del penal con fianza luego de que los imputados comparecieran ante el tribunal para declarar.

Los tres implicados llegaron al juzgado en la madrugada de la sentencia de Teixeira para reaparecer ante el investigador. Celo procesal ante la apelación de los defensores contra la orden de custodia temporal del imputado, acordada hace una semana, siete días después del crimen grupal contra la enfermera de 24 años. La paliza mortal desató una ola de indignación del equipo LGTBI con movilizaciones por toda España, ya que durante la paliza fatal los agresores profirieron insultos como “ceniza” y “fago de mierda”.

Más información

La defensa exigió la revocación del breve secreto luego de una denuncia interpuesta por la Fiscalía para su continuación. Los abogados de los detenidos invocaron el derecho a la defensa de los imputados y alegaron que hasta que no se hiciera público el proceso, no podrían ejercer su defensa con todas las garantías legales por desconocer los hechos que se les imputan.

El viernes pasado, los cuatro adultos detenidos acudieron a los tribunales. La mujer de 20 a 25 años fue puesta en libertad condicional y tendrá que comparecer ante el tribunal con regularidad. Los otros dos detenidos, menores de edad, uno de los cuales con antecedentes penales, fueron ingresados ​​como medida cautelar en un centro infantil por decisión del Juzgado y Fiscalía de Menores.

Fue la Fiscalía la que exigió que todos los detenidos, supuestamente implicados en la golpiza mortal del asistente médico Samuel Lewis, fueran encarcelados. Y el juez de Instrucción 1 de A Coruña, actuando como guardia, ordenó la detención temporal y sin fianza de los adultos a primera hora de la tarde del viernes, según ha informado el Tribunal Supremo de Xustiza de Galicia, por existir riesgo de fuga. o alteración y destrucción de evidencia.

Investigación en curso

Los detenidos negaron que la brutal golpiza tuviera un componente homofóbico (como dijo Lina, la amiga que acompañó a Lewis esa noche), y sostuvieron que no conocían en absoluto a la víctima. La Policía Nacional ha comprobado que no existía ningún vínculo entre los asesinos y la víctima y que el fatal accidente se inició por un malentendido con el terminal telefónico del fallecido, pero según el delegado del Gobierno gallego, José Minigones, aún es pronto para descartar alguna. búsqueda de rutas.

La muerte de Samuel Lewis despertó una ola social de solidaridad y lucha contra la homofobia. El joven voluntario de Cruz Roja, miembro activo de una congregación evangélica y trabajador de la residencia de gerontología Padre Rubinos en A Coruña, era homosexual, según sus amigos. Durante el linchamiento, presuntamente realizado por miembros de la banda a la que pertenecen todos los detenidos, se profirieron numerosos insultos, entre ellos los de “maricón” y “mierda sin sentido”. Asimismo, la primera persona detenida por este motivo (un joven de 20 años que fue a la cárcel) asegura que se dirigió a él con esta expresión: “O dejas de grabarme, o te mato, maricón”.

Samuel Lewis no tomaba fotos, pero estaba con su amigo a las tres de la mañana en la puerta de un local llamado El Andén, donde estaban los que luego acabaron con sus vidas, sosteniendo una videoconferencia con otro amigo cercano que vive en Pontevedra. El otro joven no quiso escuchar sus explicaciones y lo golpeó. Lewis intentó escapar, pero una horda de amigos del primer atacante abandonó el bar y comenzó una persecución. Lo derribaron sin dificultad por su superioridad numérica y fueron crueles hasta que murió a unos 150 metros del punto de partida. Los servicios de emergencia intentaron reanimarlo en la calle hasta que lo llevaron en ambulancia al hospital, donde no pudieron hacer nada para salvarle la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *