El juez interno investiga a los dos menores por la fatal golpiza de Samuel Lewis |  Comunidad

El juez interno investiga a los dos menores por la fatal golpiza de Samuel Lewis | Comunidad

Cinco de los presuntos responsables del linchamiento colectivo del joven Samuel Lewis, de 24 años, en la noche de copas en A Coruña el pasado sábado, ya dormían bajo custodia esta noche. Tres chicos de entre 20 y 25 años lo hicieron en prisión y ambos todavía son menores de edad en un centro de internamiento. Solo la joven de 19 años, que fue detenida el martes pasado y es amiga de otro detenido, logró regresar a su casa ayer, aunque como investigadora por un delito de asesinato u homicidio que se esclarecerá durante el juicio.

Los fiscales han exigido que se libere a todos los hombres arrestados presuntamente involucrados en la golpiza fatal del asistente de enfermería Samuel Lewis. Y el juez de Instrucción 1 de La Coruña, actuando como guardia, ordenó la detención temporal y no libertad bajo fianza de los adultos a primera hora de la tarde de ayer, según informó el Tribunal Supremo de Xustiza de Galicia, por existir riesgo de fuga o alteración y destrucción de pruebas. Al final de la tarde, luego de escuchar su testimonio, el fiscal de menores también exigió al juez que ordene el internamiento de los dos más jóvenes, uno de los cuales tenía un expediente policial. El magistrado ordenó entonces el ingreso a un centro juvenil para los dos chicos, medida cautelar que deberá ser ratificada por el Juzgado de Menores, que no está de turno este fin de semana.

Más información

Según el incidente, los jóvenes detenidos se culparon mutuamente por golpear y patear a Samuel Lewis. En su declaración, la mujer insistió en que no lo golpeó, pero el tribunal la ratificó por cargos de homicidio u homicidio involuntario. Otro detenido, arrestado la madrugada del jueves, también está bajo investigación por malversación de fondos porque tomó el teléfono móvil de la víctima. Los detenidos niegan que la brutal golpiza tuviera un componente homofóbico (como dijo Lina, la amiga que acompañó a Luis esa noche), y sostienen que no lo conocían en absoluto. La Policía Nacional ha comprobado que efectivamente no existía relación entre los homicidios y la víctima y que el fatal accidente se inició por un malentendido con el terminal telefónico del fallecido, pero según el delegado del Gobierno gallego, José Mignones, aún es pronto para descartar alguna. es el camino.

La brutal muerte de Samuel Lewis despertó una ola social de solidaridad y lucha contra la homofobia. El joven voluntario de Cruz Roja, miembro activo de una congregación evangélica y trabajador de la residencia de gerontología Padre Rubinos en A Coruña, era homosexual, según sus amigos. Durante el linchamiento, presuntamente realizado por miembros de la banda a la que pertenecen todos los detenidos, se profirieron numerosos insultos, entre ellos los de “maricón” y “mierda sin sentido”. Asimismo, la primera persona detenida por este motivo (un joven de 20 años que fue a la cárcel) asegura que se dirigió a él con esta expresión: “O dejas de grabarme, o te mato, maricón”.

Samuel Lewis no estaba filmando nada en absoluto. Estaba sola con su novio, a las tres de la mañana, en la puerta de un local llamado El Andén, donde había otros que luego terminaron con su vida por videoconferencia con otro amigo cercano que vivía en Pontevedra. El otro joven no quiso escuchar sus explicaciones y lo golpeó. Lewis intentó escapar, pero una horda de amigos del primer atacante abandonó el bar y comenzó una persecución. Lo derribaron sin dificultad por su superioridad numérica y fueron crueles hasta que murió a unos 150 metros del punto de partida. Los servicios de emergencia ya no pudieron salvarle la vida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *