El precio de la luz vuelve a su punto máximo este viernes  Ciencias económicas

El gobierno propone extender la reducción de impuestos a la electricidad al menos hasta marzo de 2022 Ciencias económicas

Líneas eléctricas.Imágenes falsas

El gobierno está examinando la prórroga de la reducción del IVA después de fin de año; pero no de forma definitiva, sino trimestral, según fuentes gubernamentales. Esta es una de las medidas que está examinando el Ministerio de Transición Ecológica para reducir el precio de las facturas de la luz. El planteamiento será ajustar temporalmente los recortes fiscales en función de la evolución de la crisis energética en los próximos meses y la necesidad de frenar la espiral ascendente de la factura de la luz. Así, la actual rebaja del IVA del 21% al 10%, así como la supresión del impuesto a la producción eléctrica, podrían prorrogarse sucesivamente hasta marzo y junio de 2022, si las tensiones del mercado mantienen los precios de la energía en los niveles históricos de las últimas semanas, más de 100 euros el megavatio hora desde agosto. Mientras tanto, el PP, para el que la subida de los precios de la electricidad se ha convertido en un arma política, registró este martes un proyecto de ley en el Congreso de los Diputados defendiendo la reducción permanente del IVA y la supresión del impuesto a la generación.

Más información

La solucion es complicada. El Ministerio de Hacienda recuerda que la reducción representa una reducción significativa de las arcas públicas, cuando aún quedan por financiar medidas de escudo social, para las familias más vulnerables afectadas por la pandemia, ERTE y otros beneficios para autónomos y empresas. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, cuantificó el valor de los recortes fiscales a la electricidad aprobados el pasado mes de junio en 857 millones. Por esta razón, no se trata de reducir más el IVA o convertir las reducciones temporales actuales en permanentes. Los funcionarios de gobierno tienen una tarea difícil de ajustar, especialmente en un momento en el que se están desarrollando los presupuestos generales del Estado para 2022. Este argumento es crucial, por lo que los recortes de impuestos no persisten, aunque allanan el camino para otras soluciones. cargos a cargo de la tarifa, como los costes extrapeninsulares, las primas renovables o el déficit de tarifa, que deberían recaer en los presupuestos. Todo es parte de la mezcla que el gobierno valora.

El recorte del IVA fue “temporal y transitorio”, como anunció la ministra de Hacienda, María José Montero, cuando el gabinete aprobó la medida en una reunión extraordinaria el 24 de junio. Se esperaba entonces que otras medidas estructurales y una revisión fiscal resumida del sistema comenzarían a finales de año. “En esta fecha, consideraremos si es conveniente aceptar alguna pregunta adicional”, dijo Montero, quien también era portavoz del ministro en ese momento.

La tercera vicepresidenta y secretaria de Medio Ambiente, Teresa Ribera, habló de manera similar la semana pasada en el Congreso y dijo que el ejecutivo está estudiando una revisión integral de los impuestos a la energía. Para ello, tendrá en cuenta las conclusiones del informe del comité de expertos creado a tal efecto, que en principio debería estar finalizado en febrero; pero que, dados los requisitos actuales, podrían agilizar sus propuestas.

La medida afecta a los consumidores vulnerables que tienen un bono social, independientemente de la potencia que hayan contratado, así como a los que hayan contratado hasta 10 kW, siempre que el precio mensual en el mercado mayorista sea superior a 45 euros. Al mismo tiempo Se suspendió el impuesto al valor de la producción eléctrica (impuesto a la producción) para las empresas generadoras, que luego lo traspasaron a la factura de la luz. Esta medida, adoptada en 2018, con una situación similar, estaba prevista solo para el tercer trimestre, pero acaba de ser prorrogada hasta finales de año. También se aprobó una ayuda adicional de 100 millones de euros para las industrias intensivas en electricidad, para que estos grandes consumidores pudieran ver una “compensación por el aumento del precio” de la energía. Según las previsiones del Gobierno, la doble medida supondrá una rebaja de nueve euros en la factura mensual.

Ataque PP

Mientras tanto, el PP mantiene viva la llama para presionar al gobierno. El presidente del popular Pablo Casado pidió este martes una reducción de los impuestos que caen sobre la electricidad. Su grupo en el parlamento, que se abstuvo en junio pasado en una votación sobre un decreto que incluía un recorte temporal del IVA y la abolición del impuesto a la producción aprobado por el poder ejecutivo de Sánchez, registró un proyecto de ley que incluiría un recorte permanente del IVA y una abolición final del 7% del impuesto sobre la producción. la producción de electricidad. También propone cobrar ciertos costos que la factura de la luz mantiene actualmente de los presupuestos estatales. Según sus cálculos, la factura bajaría un 20%.

La implementación de las nuevas disposiciones supondría, según sus estimaciones, un “ahorro” para los consumidores de 9.000 millones de euros anuales y supondría un cambio en tres leyes: las Medidas Tributarias para la Sostenibilidad Energética de 2012, el Sector Eléctrico para 2013 (y ambos promulgados por el Gobierno del PP Mariano Rajoy) y el del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de 1992. Según la propuesta, “ante la urgente necesidad de reducir la factura de la luz, se solicita la entrada en vigor de la ley al día siguiente de su publicación en el Boletín Oficial del Estado, aunque las medidas impliquen un aumento de los préstamos o una reducción de la ingresos presupuestarios “.

El PP también propone destinar 2 000 millones de euros recibidos de las licitaciones de subasta de emisiones de CO₂ con el fin de mitigar los altos precios del mercado mayorista y transferir la financiación de los costes no energéticos a los presupuestos (casi 3 400 millones de euros). Estos costes incluyen la financiación del déficit eléctrico a tres años, que se carga al 50% de la factura de la luz, y los costes de producción eléctrica extrapeninsular en las islas de Ceuta y Melilla.

Por otro lado, exige un cambio en los parámetros de retribución de las instalaciones estándar aplicables a determinadas instalaciones renovables, generadoras y de residuos, teniendo en cuenta los importes reconocidos por el impuesto a la electricidad a partir de la fecha en que surta efecto el cambio a partir de dicho anexo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *