El gobierno está cambiando su estrategia y aprobará un reglamento nacional restringiendo las actividades de las VTC  Ciencias económicas

El gobierno está cambiando su estrategia y aprobará un reglamento nacional restringiendo las actividades de las VTC Ciencias económicas

El Gobierno ha respaldado los argumentos de sus socios parlamentarios Podemos y nacionalistas catalanes contra los VTC (vehículos coordinados) que utilizan plataformas como Cabify y Uber, y aprobará una normativa nacional que impondrá fuertes restricciones a la actividad de estas empresas y cubrirá la legislación, que ya está vigente en diversas comunidades autónomas, según fuentes parlamentarias.

Hasta ahora, la posición del Ministerio de Transportes era lavarse las manos y traspasar íntegramente las competencias en este tema a las comunidades autónomas. De hecho, algunos, como Cataluña, la Comunidad Valenciana, Aragón o el País Vasco, han aprobado disposiciones tan restrictivas que han hecho casi imposible la operación de estos vehículos, que compiten fuertemente con los taxis.

Más información

Pero el departamento, liderado por José Luis Ábalos, está dispuesto a dar un giro de 180 grados al tema y aprobar la legislación nacional que sanciona la actividad irregular de VTC, una regulación mínima sobre la que las comunidades autónomas pueden imponer restricciones más estrictas.

Por tanto, los grupos parlamentarios de los socialistas y Podemos modificarán un proyecto de ley que en principio nada tiene que ver con el tema de VTC, pero que protegerá las disposiciones de las distintas comunidades autónomas en aspectos como el mínimo de antelación – tiempo para negociar, restricciones sobre la circulación, salida del garaje antes de cada viaje, obligación de llevar un registro y un mapa de ruta de cada viaje, entre otros.

En particular, la modificación debería incluirse en el “proyecto de ley que modifica la Ley 16/1987, de 30 de julio, de regulación del transporte terrestre (LOTT), en lo que respecta a las infracciones para combatir la morosidad en el ámbito del transporte por carretera”, que se tramitará en el Senado.

El nuevo reglamento se aplicará a toda España, obligando a cada una de las Comunidades Autónomas a aplicarlo, aunque se ha delegado en las autoridades regionales el detalle de cada restricción, permitiendo a los más en guerra con estas plataformas mantener sus actuales restricciones y coacciones. .Otros para cumplir con el estándar nacional.

Modificación de PSOE-Podemos

Así, la enmienda socialista añade el apartado 39 al artículo 140 de la LOTT para abordar el “incumplimiento muy grave” de toda una serie de prácticas de APV, siguiendo el modelo penal ya vigente en comunidades autónomas como Cataluña. Así, se considera infracción muy grave “la puesta en servicio de un servicio en un ámbito territorial distinto de aquél en el que es obligatorio hacerlo, o el incumplimiento de las restricciones que regulan la prestación normal del servicio en el territorio donde la autorización reside. Se acogen ”, según la enmienda del grupo socialista al que tuvo acceso EL PAÍS.

También será punible poner en marcha un servicio y recoger clientes del titular del permiso sin que los clientes hayan acordado previamente el servicio, aunque este tiempo mínimo no es necesario para que las Comunidades Autónomas lo regulen. Por ejemplo, Cataluña aprobó en enero de 2019 un tiempo mínimo de 15 minutos entre que el cliente presione el botón para llamar a su ap hasta que consiguió subirse al VTC, pero cedió el paso a ayuntamientos como Barcelona y su área metropolitana para ampliar ese plazo (intentó fijarlo en una hora, pero quedó paralizado en los tribunales). El Ayuntamiento de Valencia también acaba de aprobar una ordenanza que incluye la fijación de un tiempo mínimo.

Asimismo, se considera un incumplimiento máximo que VTC circule para buscar, cobrar o incentivar la adquisición de clientes que no hayan celebrado previamente un contrato o no hayan solicitado el servicio a ap en el tiempo previsto para el preacuerdo. O prestar un servicio sin que el titular de la licencia haya comunicado electrónicamente los datos relacionados exigidos por la ley aplicable en el registro de comunicación de servicios de alquiler de coches con conductor de la Dirección General de Transportes Terrestres.

Finalmente, el incumplimiento de las condiciones legales o reglamentarias establecidas en relación a la ruta de servicio, horarios y calendarios de servicio y características técnicas o adecuada señalización del vehículo, o que el vehículo no lleve la documentación a bordo, será sancionado con fuerza ejecutiva y la hoja de ruta del servicio.

España contaba a finales de junio con 17.155 licencias VTC, lo que significa que en el primer semestre de 2020 estas licencias aumentaron en 364, un 50% más que en el conjunto de 2020, cuando solo se sumaron 241 licencias por la suspensión por la pandemia del coronavirus. Al mismo tiempo, existen cerca de 64.000 licencias de taxi, aunque su cese por parte de los municipios lleva décadas suspendido, con el consiguiente mercado negro para su venta.

Oposición a la CNMC

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) se ha opuesto reiteradamente a todas las regulaciones, tanto a nivel nacional como regional, que restringen las actividades de la VTC, e incluso apeló a los tribunales contra las restricciones a las actividades de los autos alquilados con un conductor involucrado por el gobierno. .

La CNMC señala tres obstáculos principales a la competencia: las restricciones cuantitativas a las licencias de VTC (actualmente 30 licencias de taxi por cada VTC), la obligación de prenegociar el servicio y la prohibición de competir directamente en la vía pública.

La presión del sector del taxi con grandes movilizaciones, que comenzó en el verano de 2018 pero continuó durante mucho tiempo, ha llevado a la adopción sin precedentes de regulaciones restrictivas en toda Europa. El más significativo fue el de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona, ​​que provocó que Uber paralizara sus actividades (actuando ahora solo como una aplicación para los taxistas) en la capital catalana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *