El Gobierno de Ceuta admite la devolución de menores sin realizar denuncias individuales, aunque así lo exige la ley |  España

El Gobierno de Ceuta admite la devolución de menores sin realizar denuncias individuales, aunque así lo exige la ley | España

El gobierno de Ceuta reconoció este martes que no disponía de un documento escrito para informar de forma individual sobre las circunstancias de cada uno de los 45 menores que fueron devueltos a Marruecos y que entraron en la ciudad entre el 17 y el 18 de mayo durante la crisis fronteriza. Según explicó el presidente de Ceuta, Juan Jesús Vivas, quien finalmente compareció con Mabel Dew, vicepresidenta y consejera de menores, el criterio que determina qué niños serán repatriados es solo el perfil de vulnerabilidad establecido por los técnicos de la Fundación Samu responsables de la instalación de acogida.

Al hacerlo, sostuvieron una denuncia por incumplimiento de la Ley de Inmigración de las ONG, que desató las denuncias de la fiscalía al día siguiente de iniciadas las transferencias, el viernes pasado, y la posterior suspensión judicial de 15 repatriaciones. Hasta el pasado lunes, el gobierno autonómico optó por dar una reserva de 72 horas hasta que se resuelvan “disposiciones judiciales”, ya que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlasca, describe la convergencia de dos textos legales: la tasa de inmigración y un acuerdo bilateral con Marruecos. Tanto Marlaska como Vivas se refirieron a extender el acuerdo por encima de la ley.

Más información

“Ninguno de los menores calificados como vulnerables ha sido trasladado”, insistió Juan Vivas, quien calificó el trámite de “polémico” y “exclusivo”. Así, el presidente de Ceutí salió de las numerosas dudas sobre la legalidad de esta medida, expresadas por la Defensoría del Pueblo y organismos internacionales de protección de los derechos de la niñez.

Marlasca, por su parte, concedió otra entrevista televisiva a La Sexta, donde explicó que el gobierno de Ceuta había solicitado la activación del convenio de 2007 para continuar con la devolución de menores. “Lo que se ha decidido es reagruparlos de manera asistida, para que regresen a su entorno social y con sus familias, tal y como establece la Convención de la Niñez”, defendió la ministra, asegurando que “se respeta el sistema legal en su conjunto. “”. Sin embargo, advirtió: “Veremos qué dirán los tribunales y si hay que corregir algún matiz, se corregirá, pero todas las acciones van encaminadas a proteger los mejores intereses del menor”.

El Ministerio del Interior continuó el viernes pasado llevando a cabo lo que el ministro Marlaska describió como “retorno asistido” de menores de Marruecos a través del paso fronterizo de Tarahal. El ministro incluso dijo que los chicos “querían volver”, pero la realidad, como Save The Children (ONG delegada por el Ayuntamiento de Ceuta para hacer estas valoraciones), es que no fueron entrevistados ni escuchados por la ciudadanía. incluir el informe obligatorio en el expediente de expulsión.

En medio de la falta de transparencia del procedimiento y de los numerosos juicios y denuncias surgidas de autoridades judiciales, civiles y miembros del propio gobierno de coalición, el Tribunal de Apelaciones N ° 1 de Ceuta suspendió este lunes el traslado de 15 niños a Marruecos como una medida cautelar de emergencia de varias ONG.

En respuesta, el ejecutivo local decidió tarde ese día suspender todos los retornos hasta el viernes, de los cuales al menos 45 se realizaron en tres grupos de 15 niños. El presidente de Ceutí no aclaró si existía una orden judicial que obligaría a detener el dispositivo, pero dijo que la delegación del gobierno en la ciudad autónoma había anunciado su deseo de detener la repatriación antes de solicitar información al juzgado. El Ministerio niega que se haya pedido a la delegación ceutí que suspenda los traslados.

El lunes por la noche, Mabel Daew, vicepresidenta y asesora de la presidencia en asuntos juveniles, aseguró a los medios que un tribunal ordenó un alto seguro para regresar. Pero en una conferencia de prensa este martes, Daewoo dijo que solo estaba al tanto del anuncio de la delegación. “No tenemos registro oficial, ni conocemos el origen [del requerimiento]”, Dijo, mantenido por Vivas. “La coordinación entre las dos instituciones es diaria”, insistió.

“Destreza” y “eficiencia”

Vivas insiste en que el acuerdo bilateral con Marruecos brinda “protección legal” para el retorno, a pesar de la falta de informes individuales sobre menores retornados realizados por la zona juvenil, departamento dependiente del Ministerio de la Presidencia, con Deu a cargo y en cooperación con Save The Children, que realizó 352 entrevistas con más de 1.000 menores denunciados por la policía el 17 de mayo. Ninguno de los 45 niños repatriados desde el viernes pasado había sido entrevistado por la organización, según confirmó EL PAÍS.

“El acuerdo, tal como lo presentamos, no establece la obligación de entrevistas individuales”, dijo Vivas, quien entiende que las decisiones se tomaron con el fin de actuar “efectivamente” en una situación de “urgencia humanitaria” en Ceuta que duró tres meses. recursos regionales colapsados. Entre las 10.000 personas a las que Marruecos permitió cruzar la frontera en masa el pasado mes de mayo en respuesta al hecho de que España había tratado al líder del frente Polisario Brahim Gali en el hospital, había cientos de menores, unos 700 de los cuales aún se encuentran en la Ciudad Autónoma.

Como reconoció Deu, partidaria de la “flexibilidad” que ofrece el acuerdo bilateral, su equipo no contaba con un informe escrito del departamento del que era responsable última, sino que tenía una comunicación oral sobre los distintos perfiles de los niños con el Multidisciplinario. Equipo Técnico de la Fundación Samu, una organización de bienestar social contratada por el ejecutivo local, ha estado trabajando durante tres meses para coordinar el sistema de atención a menores desde mayo. Estos informes fueron enviados desde la zona juvenil, lo que iba en contra del procedimiento pactado entre Madrid y Rabat.

Listas de nombres

Las transferencias se hacen a partir de algunas listas disponibles para la Fundación Samu, que incluyen los nombres de los niños. Coinciden con los utilizados por la policía para repatriar Marruecos. Los criterios establecidos para su preparación dependen de la consideración de los recursos de admisión, sus condiciones de vida (este martes se detectaron 77 nuevos contagios por coronavirus) y la valoración global de los perfiles de los menores adscritos a los centros. A partir de ahí, el orden corresponde a la edad de los niños, del mayor al menor, y todos los días se eligen los que son enviados al otro lado de la frontera. El equipo de Mabel Deu pidió a la fundación la lista. La zona juvenil no está involucrada en el proceso.

El documento en el que están trabajando para la devolución de los menores consta de siete columnas que aparecen bajo el nombre del centro, en este caso el Polideportivo Santa Amelia, donde los niños mayores eran bienvenidos y tenían peores condiciones de vida. Estas fueron las razones por las que intentamos vaciar este primer anfitrión enclave. De izquierda a derecha, cada campo muestra el número correspondiente de menor a mayor, nacionalidad, apellido, nombre, NIE, fecha de nacimiento y edad. Manuscrito, la fecha del día en que se llevarán a cabo las expulsiones, y el número (también manuscrito) del 1 al 15. Algunos se pueden ver resaltados con un marcador fluorescente: Samui Foundation supo el día antes de que los menores serían repatriados cuando el La policía llegó por la mañana a buscarlos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *