El "frente legal" de ETA no evita los litigios  España

El “frente legal” de ETA no evita los litigios España

Los imputados por la integración de Halboka, el frente judicial de ETA en cuestión, en la primera audiencia del juicio celebrada este lunes en la Audiencia Nacional.FERNANDO VILAR / EFE

El tribunal de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, que juzga a ocho presuntos integrantes del “frente legal” de ETA, encargado de orientar a sus presos e integrado en una estructura de pandillas denominada Halboka– Rechazó, en la primera sesión del juicio celebrada este lunes, las alegaciones de los abogados de que se había anulado el caso y se había evitado la audiencia. Durante la tramitación de las cuestiones preliminares, uno de los abogados utilizó seis supuestas irregularidades y violaciones a los derechos fundamentales de los imputados durante la investigación que condujo a su detención en abril de 2010. Entre ellas se encuentra la intervención, que presuntamente no tuvo carácter judicial. control. del Centro de la Agencia Nacional de Inteligencia (CNI) en las investigaciones. Otros abogados también afirman que sus clientes ya han sido juzgados y condenados por estos hechos en 2019 y que por tanto no pueden volver a ser juzgados. La fiscalía y la fiscalía se opusieron a la presentación del caso.

El Ministerio de Asuntos Públicos apoya la solicitud del imputado de una pena de 7 a 12 años de prisión por presunta integración o cooperación con una organización terrorista. La Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que ejerce la acusación popular, en algunos casos la eleva a 14 años. Además, para una de ellas, la abogada Arantxa Zulueta, la Fiscalía elevó la petición a 19 años, agregando un delito de depósito de armas y explosivos. Durante un registro en su despacho, la Guardia Civil encontró un memoria USB con información sobre los bolsillos de la organización terrorista en Francia, en los que posteriormente se encontraron rifles de asalto y municiones. AVT también está buscando un veredicto de este abogado por estos hechos y ha aumentado la sentencia en su caso a un total de 22 años.

Zulueta y otro imputado, John Emparanza, ya fueron condenados a tres años y seis meses y dos años y siete meses de prisión, respectivamente, en septiembre de 2019 como líderes de KT (Koordinazioa Taldea), organismo interno de la banda responsable. para coordinar lo que se conoce como makos frente (cierre) de ETA. Posteriormente, tanto los abogados de los dos como los otros 45 imputados llegaron a un acuerdo de acuerdo con la acusación y los cargos, lo que redujo significativamente las condenas, ya que inicialmente requerían hasta 14 años de prisión. En el juicio, que comenzó este lunes, sin embargo, no hubo tal acuerdo debido a la negativa del fiscal, según la defensa.

Los hechos que ahora se examinan se remontan a 2002, cuando, según el informe de la Fiscalía, ETA sustituyó al exacto makos frente de la estructura Halboka, acrónimo de “Rompiendo los muros, pronto luchadores callejeros” en euskera. Se cree que Zulueta, considerado un representante del sector más inflexible de la izquierda, estuvo a la vanguardia. nacionalista en esos años. Uno de los subgrupos de Halboka era el “frente legal” formado por abogados que fueron convocados a la organización terrorista mediante palabras en clave bertsolaris (poetas) o apaizak (cura). Se alega que este grupo se dedicó a transmitir las directrices de ETA a los presos con el fin de evitar que tomen medidas individuales de reinserción y se mantengan dentro de la línea marcada por el autoproclamado grupo vasco de presos políticos (EPPK). .

Durante sus recorridos por la prisión, los abogados, supuestamente pagados por la banda, reprimieron los sentimientos de los presos y luego transmitieron el ambiente a la dirección de ETA. Según la acusación, los abogados no solo visitaron a los presos, sino que supuestamente se dedicaron a recabar información sobre posibles propósitos y a recabar las llamadas Impuesto revolucionario, la extorsión de ETA. Zulueta, considerado el líder del grupo, asegura haber tenido una comunicación directa y constante con la dirección de ETA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *