El Defensor del Pueblo pide un mayor control sobre las casas de apuestas tras una queja de un padre  Madrid

El Defensor del Pueblo pide un mayor control sobre las casas de apuestas tras una queja de un padre Madrid

El niño fue diagnosticado de juego y fue inscrito en el Registro General de Prohibiciones del Juego, un sistema de la Comunidad de Madrid, para evitar que los adictos sigan jugando. Sin embargo, las casas de apuestas a las que acudió no le impidieron gastar más de 8.400 euros durante todo el año. El padre condenó, pero el proceso sancionador comenzó demasiado tarde. El Defensor del Pueblo Francisco Fernández Marugán recordó este jueves a la administración regional que debe actuar con mayor celeridad en estos casos, debido a la lentitud con la que se tramitan los expedientes contra la empresa de juego, uno de ellos prescrito.

Más información

Todo sucedió entre septiembre de 2017 y octubre de 2018. El registro de 125 transacciones bancarias durante 47 días diferentes permitió al padre demostrar al defensor del pueblo que su hijo adulto tenía acceso a dos casas de apuestas de la franquicia Codere y apostaba más de 8.400 euros. El padre presentó una denuncia en agosto de 2018, pero, como señala Fernández Marugan, no se había iniciado ningún procedimiento sancionador hasta diciembre de 2019, y esto también sucedió una vez después de la solicitud de la Defensoría del Pueblo. La institución manifiesta que en ese momento la administración tenía “conocimiento de que la infracción había prescrito”.

La institución enfatiza que este descontrol “dificulta la rehabilitación del afectado y suma al daño emocional causado por la adicción una sensación de desamparo ante la impunidad de la empresa”. La Comunidad afirma que el procedimiento se llevó a cabo y que uno de los apostantes fue multado con 15 000 euros, pero que en el caso del otro no puede probarse suficientemente que se hayan realizado estos pagos. El Defensor del Pueblo insistió en que existían indicios suficientes para agilizar el inicio de un caso, algo que impediría prescribir la infracción.

Matrícula voluntaria

La administración autonómica pondrá a disposición de los ciudadanos el Registro General de Prohibiciones de Acceso al Juego para que se registren voluntariamente o por un tercero, en caso de que exista una decisión judicial que lo permita. El chico estaba involucrado, pero la empresa muchas veces lo ignoró y le permitió apostar tanto personalmente como en línea. Por ello, la Defensoría del Pueblo transmite a la administración “la frustración e impotencia del partido que se presenta” por la ineficacia de los sistemas de control. La Comunidad realiza alrededor de 20.000 inspecciones al año en estos establecimientos.

En 2019, el gobierno regional endureció las medidas que deben cumplir las casas de apuestas, que luego obligaron al control de acceso para evitar la entrada de adictos al juego o menores. El plazo de adaptación a la nueva normativa se ha ampliado hasta febrero de 2020. La multa por dejar jugar a adictos y menores puede llegar a los 9.000 euros. El Defensor del Pueblo recordó a la Comunidad que para que las violaciones no queden impunes, no solo puede existir una “ley formal”, sino también que “se necesita una administración para hacer cumplir la ley de manera efectiva y diligente, ya que el procesamiento en última instancia favorece la impunidad” . “La comunidad está más interesada en no provocar este tipo de violaciones”, dijeron fuentes del Ministerio de Justicia.

685 tiendas en la región

Hay 685 tiendas de este tipo en toda la región, solo la capital concentra más de 360. Actualmente se suspendió la concesión para la apertura de nuevas casas de apuestas. También tienen la obligación de estar al menos a 100 metros de los colegios, aunque el local dispone de nueve años para adaptarse a esta norma introducida por la última modificación al reglamento.

El número de casas de juego en la región se multiplicó en un 125% entre 2014 y 2019. Ese mismo año, la presidenta Isabel Díaz-Ayuso dijo que el juego era un “problema de salud pública” que afectaba especialmente a los jóvenes. De hecho, Madrid tiene ocho veces más negocios de este tipo que Barcelona, ​​debido a la débil legislación que existe desde hace muchos años en la Comunidad para otorgar estas licencias. Los vecinos de algunos barrios, como Aluce, están luchando contra el sector porque creen que la adicción al juego es un problema que afecta especialmente a los jóvenes con menos recursos.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter para Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *