El clima electoral determina la solución a la crisis colombiana  Internacional

El clima electoral determina la solución a la crisis colombiana Internacional

Los manifestantes protestan contra la brutalidad policial durante una huelga nacional el 1 de mayo.IVAN VALENCIA

Las elecciones del próximo año han cubierto durante mucho tiempo todos los debates en Colombia. También la respuesta a la crisis política sin precedentes provocada por las protestas contra el gobierno de Iván Duque, y la represión con la que chocaron los manifestantes. Rodeado de movilizaciones que han arrasado las calles, el mandatario busca reactivar la iniciativa con el diálogo que ha comenzado con diversos sectores, pero las tensiones siguen aumentando, con al menos 26 muertos en la última semana. Las elecciones de 2022 intensifican las contradicciones y determinan las posiciones de todos los participantes políticos.

«El deseo es contribuir a un amplio proceso de búsqueda de soluciones que siguen atravesando un entorno difícil», dijo este jueves Duque, sin entregar más detalles tras la segunda sesión del diálogo, esta vez con los tribunales superiores. Desde muchas orillas, quieren que los primeros días se dediquen a reunirse con representantes de la institución y que deje para la próxima semana la reunión con la Comisión de Desempleo, los organizadores de los más visibles centros laborales y estudiantiles de movilización pacífica.

Más información

Hasta ahora, las movilizaciones y los disturbios han trastocado todos los programas políticos, y el presidente incluso se detuvo esta semana. Prevención y actuación, su controvertido programa de televisión diario que se transmitió sin parar durante más de un año. El presidente, que vive una prolongada crisis de popularidad, está arriesgando su gastado capital político con una reforma fiscal que ha abierto la caja del trueno. Aunque fue aprobado por expertos económicos, fue claramente inapropiado. El 82% de los consultados en una encuesta reciente dijeron que no votarían por candidatos que apoyan aumentos de impuestos.

Muy debilitado, Duke sucumbió a las protestas, retiró la propuesta de reforma tributaria, aceptó la renuncia de su ministro de Hacienda y propuso buscar una reforma pactada con todos los sectores políticos. En esencia, es una decisión que ha fallado anteriormente. El diálogo propuesto por el gobierno parece muy similar a la «conversación nacional» en la que retrasó la respuesta a los primeros llamados a un paro nacional, la ola de protestas que ya lo había rodeado a fines de 2019. Esta mecha nunca se apagó del todo. , a pesar de que el estallido de la pandemia desactivó en gran medida las protestas, que hoy regresan con extraordinaria fuerza.

Debido al uribismo, la corriente política que rodea al ex presidente Álvaro Uribe, mentor político de Duke, teme que la impopularidad del presidente se convierta en una carga electoral y busca mantener su bandera pesada. El propio Uribe defendió desde muy temprano en la crisis que la policía y los militares tenían derecho a usar armas en las protestas, lo que irritó aún más los ánimos. Los congresistas del Centro Democrático, el partido gobernante, le han pedido a Duke que declare la agitación interna, antes conocida como estado de sitio. Se trata de una figura que, ante graves vulneraciones del orden público, otorga al presidente poderes extraordinarios. Por ahora, el ejecutivo ha rechazado la medida y atribuyó los rumores de que se estaba preparando como «fake news».

En las filas de la oposición, la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, quien mantuvo el liderazgo con Duque durante toda la pandemia, tuvo que equilibrarse para hacer frente a los excesos en la capital. «Hay que reconocer que ha habido abusos en ambos lados. «Si sólo se rechaza el vandalismo, pero no se reconoce el abuso de fuerza, no hay forma de iniciar un diálogo», dijo el miércoles sobre el difícil proceso de negociación que inició Duke después de que cesaron los enfrentamientos nocturnos. Cerca de un centenar resultaron heridos, 19 de ellos policías, y una turba intentó prender fuego al Control de Atención Inmediata (CAI) con patrullas adentro, que logró escapar.

“Con quienes tenemos que dialogar con los que están en la calle, que son jóvenes que en su mayoría ni estudian ni trabajan. «Los jóvenes que sienten dolor porque no tienen futuro y no están escuchando», dijo López. Este diagnóstico fue una flecha dirigida no solo a la estrategia de Duke, sino también a la del izquierdista Gustavo Petro, a quien asegura atribuyó a las movilizaciones sin tomar las calles. El alcalde es el líder más visible del progresista partido Alianza Verde, que ha optado por unir otras fuerzas del centro del espectro político en el llamado Coalición Nadezhda, A diferencia de Pacto histórico, más actual a la izquierda,, promovido por el ex alcalde de Bogotá.

En el confuso e inminente escenario electoral, lo único claro es que Petro, también ex partidario del M19, es el oponente que debe ganar. En medio de su vuelta al pragmatismo, optó por proyectar una imagen presidencial en la crisis con dos ”discursoSobre la situación nacional difundida en sus redes sociales. Aunque a veces invitaba a la moderación, también tuvo feroces enfrentamientos públicos con el ministro de Defensa, Diego Molano, y Uribismo lo llamó pirómano. “Y si hacemos una marcha de un millón de personas en Bogotá, ¿se miden? En completa paz, con cada artista, con todo el arte y la cultura con alegría, sin violencia de ningún tipo, con una sola voz preguntando a Duke: Democracia y paz. ¿Me acompañarías? Escribió en uno de sus últimos discursos con el tono de un caudilista que tanto irrita a sus rivales.

Los llamamientos para que se ponga fin a la violencia se han convertido en descontento. Varias organizaciones de derechos humanos han solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que visite el país donde pueda documentar denuncias. Allí también se encuentra el exministro de Salud Alejandro Gaviria, que hasta ahora ha descartado una candidatura presidencial. «La violencia debe cesar. Esta locura de destrucción y muerte no tiene sentido. Debemos ser capaces como sociedad (todos) de no decir más sobre la violencia (venga de donde venga). Avanzamos hacia la autodestrucción ”, advirtió el actual rector de la Universidad de Los Andes en medio del vértigo de los hechos.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *