El centenario.  Fellini en el mundo: Fellini pinta su vida íntima  Cataluña

El centenario. Fellini en el mundo: Fellini pinta su vida íntima Cataluña

Una mujer observa el disfraz que lució Donald Sutherland en la película
Una mujer observa el disfraz que lució Donald Sutherland en la película «El Casanova» bajo la atenta mirada de Marcello Mastroianni.Martha Pérez / EFE

«Este es en realidad un siglo asimétrico, como quisiera», advierte Lucio Itzo, director del Instituto Italiano de Cultura (coorganizador de la exposición). El centenario. Fellini en el mundo junto con El Born CCM) para reflejar que efectivamente el centenario del nacimiento del director en Rimini se completó en 2020. Cosas sobre la crisis de salud. «Lo que me gusta es que puedo decir que esta es nuestra primera exposición después del coronavirus», dijo Itzo, quien contradijo la máscara delatora que cubría su rostro y el de todos los presentes. La exposición, que ha pasado por Moscú, Sao Paulo, Vilnius, Tirana, Ljubljana, San Petersburgo, Buenos Aires y Kiev y podrá verse hasta el 9 de enero en el Born Centre for Culture and Memory, ofrece una mirada íntima, en un pozo -parte conocida, del autor de Mientras retorcido, a través de imágenes, dibujos, documentos, cartas, fotos de las fotos de su rodaje y de su vida personal, carteles, atrezzo, vestuario … Materiales del archivo público, de la familia (a través de la sobrina de Fellini, Francesca Fabri, heredera única ) y contribuciones de amigos, colegas o colecciones privadas.

Sencillas hileras de bombillas cuelgan de los techos del antiguo mercado del Born, que discretamente añaden espacio al ambiente circense. Sufrimiento, así que de la imaginación de Fellini. Bajo estas luces, la exposición arroja material del desconocido Fellini en la medida en que nos permite completar la conocida imagen pública y profesional del héroe.

Un ejemplo de más de 50 de sus dibujos acredita su temprana pasión por la ilustración, paralela pero muy relacionada con el cine: «Siempre pintaba hablando por teléfono, trabajando …», explica Mariangela Scaramella, directora de la exposición, con un Estilo crítico y satírico que desarrolla a lo largo de su vida, se acerca al cine. En las imágenes, de hecho podemos ver dibujos animados de algunos de sus personajes: «Esta es una forma de empezar a abordar una película», escribió Fellini.

Donald Sutherland, como Casanova, parece dejarse interpretar por un fotógrafo.
Donald Sutherland, como Casanova, parece dejarse interpretar por un fotógrafo.Martha Pérez / EFE

Sus dibujos lo ayudaron a superar su depresión cuando, en 1960, su psicoanalista le pidió que pintara sus sueños. De ahí es de donde vino Libro de los sueños, uno de cuyos pocos dibujos que no se han perdido, se puede ver en la exposición. La conexión entre el dibujo y el cine se refleja en parte de la exposición, que reúne viñetas de dos proyectos que ha restaurado en forma de cómic en los últimos años de su vida, «para mantenerse fiel a la dignidad del hacer», él dijo. Es para Viajar a Tulum y El viaje de G. Mastorna, encargado por una publicación de cómics para la que confió en su dibujante y amigo Milo Manara.

Las series Erotomaquia (o La batalla del amor) está compuesto por algunos de los dibujos eróticos que Fellini realizó en los últimos tres años de su vida. «Pertenecen a la familia de los joyeros búlgaros y muestran toda una explosión sexual, al tiempo que reflejan la evolución de su estilo, tan específico», dijo Scaramella.

Un dibujo de Fellini de Gelsomina, el protagonista de
Un dibujo de Fellini de Gelsomina, el protagonista de «La strada», que el director dedicó a su sobrina.

El recorrido pasa por los carteles de sus películas, desde la primera, Variedad de luces (1950) hasta el último, La voz de la luna (1990), pasando por los ganadores del Oscar Sufrimiento,, Las noches de Cabiria,, Fellini 8 1/2 y Amarcord, o de El inútil,, Roma y el barco se van o Casanova de Federico Fellinidesde donde podemos ver el traje que lució Donald Sutherland. Las fotos de las distintas tomas nos ofrecen las vistas desde el otro lado de las cámaras del rudo Zampano (Anthony Quinn), la bella Julieta, el mítico y gran amigo Marcello Mastroianni («Marcello soy yo en el cine», admitió el director ) junto a Anita Ekberg en la Fontana di Trevi, Fellini, director, Alberto Sordi, otro gran amigo … Las fotos también se suceden en una proyección de pantalla grande.

Interesantes entrevistas con el propio Fellini y con colaboradores y amigos que se pueden ver en dos monitores; curiosos algunos documentos, como su respuesta a la censura de la acción católica por La dulce vida, una película de la que se puede ver la exposición completa; y emotivas cartas que Fellini le escribió en el hospital, poco antes de su muerte, a su Julieta.

Paralelamente a la exposición, el CCN de Born organizó un programa de actividades que incluyó un ciclo de conciertos en honor a Nino Rota, el compositor que había colaborado muchas veces con Fellini; conversación sobre la influencia de Dante Alighieri en el director, coincidiendo con el 700 aniversario de la muerte del autor de Divina Comedia; y un taller de reflexión sobre los estereotipos de género a partir de su trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *