Día del Maestro: Maestros cuando regresen a la escuela: "Probablemente nos contagiemos, pero no moriremos con la vacuna"

Día del Maestro: Maestros cuando regresen a la escuela: «Probablemente nos contagiemos, pero no moriremos con la vacuna»

Una maestra mide la temperatura del alumno a su regreso a clases en León, Guanajuato, el 11 de mayo.Luis Ramírez / EFE

La incertidumbre y la emoción, pero sobre todo el miedo a una posible infección por covid-19 son los principales sentimientos que abundan entre los docentes en México con respecto al posible regreso a clases en persona. Si bien la Secretaría de Educación Pública (SEP) confirma que más de millón y medio de docentes han sido vacunados en todo el país, los sentimientos de desconfianza aún regresan a las aulas.

Campeche, en el sureste de México, fue el primer estado en abrir escuelas después de un año de cierre. El regreso al aula se ofrece actualmente en algunas comunidades de bachillerato en el estado de Coahuila el 17 de mayo, así como en Chiapas, Veracruz, Nayarit y Tamaulipas, a partir del 24 de este mes, casi todos estos sitios con tráfico epidemiológico. luces en verde.

Pero no todos los maestros se sienten seguros al regresar a vivir con los estudiantes. Anna Lilia García, profesora de educación que enseña español en una escuela de Oaxaca, cree que aunque ya ha sido vacunada, ni ella ni su familia están libres de la infección. «Como nos dijeron, podemos enfermarnos, pero ya no moriremos, lo que nos da paz emocional, aunque no debemos confiar en nosotros mismos y seguir usando mascarillas y seguir las medidas», dijo la docente.

MÁS INFORMACIÓN

Más de 265.000 instituciones educativas (públicas y privadas) en territorio nacional aún no cuentan con las condiciones necesarias para ofrecer condiciones suficientes para la seguridad de los docentes y trabajadores de la limpieza. Según un estudio de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sindicato de más de 600.000 trabajadores del sector educativo, cuatro de cada 10 colegios no tienen agua potable y solo dos de cada 10 cuentan con aulas amplias que permiten la distancia entre estudiantes.

La distancia entre alumnos y profesores es uno de los grandes temores de los profesores de las escuelas públicas, que en un período escolar típico tienen más de 40 alumnos por aula. Según los acuerdos publicados por la autoridad educativa mexicana antes de que comenzaran las contingencias, las aulas debían tener al menos un metro cuadrado de espacio para cada alumno, un espacio que ahora es insuficiente para brindar seguridad a los que están inmersos en las aulas.

Y aunque se habla mucho sobre seguir los protocolos de seguridad al regresar a la escuela, no está claro si esto será suficiente para evitar que las personas tengan covid-19. «Poner un gel antibacteriano en la entrada de la escuela y un tapete en la entrada del aula no es suficiente», dijo Carmen Morales, maestra de cuarto grado en una escuela en Tlaxcala, en el centro de México. “Creo que tendremos muchos casos de estudiantes que se quitarán las máscaras, algo que tenemos que enfrentar con todo y una vacuna”, dijo el académico.

Una de las soluciones a la falta de espacio en las aulas es la ayuda de forma híbrida, es decir. dividir a los estudiantes en grupos para que aprendan consistentemente desde casa y asistan a la escuela. “Debemos ser conscientes de que tenemos grupos de al menos cincuenta alumnos, no hay una infraestructura ideal en las escuelas para mantener una distancia ideal”, dijo Carlos Santander, profesor de historia de secundaria.

El entorno escolar no se limita a las escuelas, sino a un universo de personas alrededor de las escuelas. «Es difícil pensar en regresar porque todos los que están cerca de la escuela deben vacunarse, incluidos los que venden comida a la salida», dijo Juan Manuel Rasso, maestro de educación física en una escuela pública en Chimalhuacan, México.

Desventajas después de pasar un año estudiando en casa

La mayoría de los maestros reconocen que el nivel académico de sus estudiantes será más bajo que cuando asistían a lecciones presenciales. Algunos optimistas, como María Mónica Pérez Moskveda, directora de una escuela en Tampico (Tamaulipas), creen que habrá que compensarlo con un trabajo adicional de los maestros. «Debemos ser conscientes de que los niños vienen con un desequilibrio, sin importar cuánto esfuerzo pongamos», dijo.

Según un estudio de la consultora EY en varios países de América Latina, el 60% de los padres cree que los estudiantes necesitarán clases regulatorias para recuperar los niveles de educación que tenían antes de la pandemia.

Pero la preocupación de los docentes no es solo el nivel educativo o el nivel de conocimientos que tienen sus alumnos. “Muchos de los estudiantes se han vuelto más sedentarios que antes, viviendo en pequeños apartamentos y dejando una pequeña casa, poco se ha hecho en materia física”, dijo el profesor Rasso de Educación Física. «Muchos de los niños están deprimidos, estamos ansiosos por regresar con el mismo entusiasmo que antes», dijo Carla Torres, profesora de inglés de la Ciudad de México.

El tiempo de descanso a la mitad del día ya no será el mismo, y mucho menos sentados juntos en el suelo a divertirse. «Solía ​​leer con mis alumnos sentados en círculo, pero estas cosas tendrán que cambiar», dijo García, una profesora de español. «En mi caso, es triste, pero los niños ya no podrán jugar fútbol o baloncesto ni ningún otro contacto deportivo», dijo Rasso.

Cortesía de la maestra Anna Lilia García Martínez, maestra de secundaria en Oaxaca.  Los maestros reconocen que en caso de regresar a clase, las actividades de contacto físico no se podrán realizar como se hacía antes del caso de salud debido al covid-19.
Cortesía de la maestra Anna Lilia García Martínez, maestra de secundaria en Oaxaca. Los maestros reconocen que en caso de regresar a clase, las actividades de contacto físico no se podrán realizar como se hacía antes del caso de salud debido al covid-19.Anna Lilia García Martínez

Cada 15 de mayo en México se celebra el Día del Docente en reconocimiento a los 1.2 millones de docentes que imparten clases y que tienen que adaptar sus lecciones durante más de un año para hacerlo de forma remota. Mientras que algunos se conectan a través de videollamadas, otros incluso se han encargado de dar consejos en casa sin computadora ni TV. “La pandemia nos ha cambiado para siempre y tendremos que aceptar que las clases ya no serán las mismas”, dijo Morales, quien dijo que aún no estaba del todo lista para regresar a su escritorio con la misma certeza que hace un año.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *