De las barricadas de Plaza Italia a las urnas, este es el día antes de la votación en Chile desde cero |  Internacional

De las barricadas de Plaza Italia a las urnas, este es el día antes de la votación en Chile desde cero | Internacional

Gas lacrimógeno y un camión cisterna regresaron el viernes por la tarde al sector de Plaza Italia, centro neurálgico de las manifestaciones sociales de octubre de 2019 contra el modelo económico de uno de los países más desfavorecidos de la OCDE, que estuvo marcado por graves violencias, como los saqueos. e quema de estaciones de metro, edificios y empresas.

En medio de una crisis que parecía no tener salida, la clase política accedió de manera institucional a responder a las demandas de la ciudadanía, lo que provocó un plebiscito donde casi el 80% de la población decidió acabar con la constitución impuesta en el dictadura de Augusto Pinochet, que estará compuesta por 155 personas, con igualdad de género y 17 puestos garantizados para representantes de los pueblos locales. Todos serán elegidos este sábado y domingo en una megaelección, donde los chilenos también elegirán a sus autoridades municipales y, por primera vez, a la máxima autoridad en sus regiones.

Pero a diferencia de octubre de 2019 o en vísperas del plebiscito, no hay más de 150 personas en la zona que se manifiestan pacíficamente en apoyo del pueblo palestino.

No hay calles llenas de manifestantes ni barricadas, no hay hombres encapuchados y la estatua del general Manuel Bakedano no ha sido vandalizada. Esto es lo contrario a la imagen de manifestación en el sector. Esta vez se trata solo de la gente que ondea banderas, y el uso de gas lacrimógeno y agua que disparan las Fuerzas Especiales es, según los manifestantes, completamente desproporcionado.

Nicole Cram, fotógrafa y realizadora de documentales que toma fotografías, está en escena. Para ella, esto no es todos los días. Este viernes marcó su regreso al área donde vivía durante las protestas del estallido social, donde mantuvo un registro diario de las movilizaciones que terminaron abruptamente el 31 de diciembre de 2019, cuando fue baleado en el ojo derecho por oficiales de las Fuerzas Especiales de Carabineros. lo que le provocó una pérdida permanente de la visión y que durante meses le hizo creer que su carrera estaba interrumpida.

Nicole dice que no ha vuelto al sector desde octubre de 2020, en vísperas del plebiscito. Estar allí todavía lo asusta. «Es difícil para mí ir al centro. «Llevo más de un año en terapia y sé que estoy progresando, pero nunca volverá a ser lo mismo», admite.

La creadora del documental Nicole Cram es una de las más de 300 víctimas de lesiones oculares durante un brote social en Chile.Christian Soto Kyroz

Aunque lo ve como «sospechoso y desconfiado», el proceso componente muestra que votará «para que no salga lo mismo, como siempre». «Aunque el estallido determinó esta nueva constitución y ahora hay votaciones, no garantizan absolutamente nada, porque si nos desmovilizamos nos van a joder», dijo.

El paseo por Plaza Italia es ver los restos de la movilización que pone bajo control la institucionalidad. Los edificios soportan protecciones metálicas improvisadas y varias tiendas han estado cerradas durante meses. Algunos restaurantes han comenzado a abrir lentamente, en medio de restricciones al covid-19, donde, aunque la pandemia sigue fuera de control, el gobierno conservador de Sebastián Piñera ha destacado avances en el plan de vacunación, donde 7,4 millones de personas han completado su esquema de vacunación que equivale a la mitad de la población objetivo.

Avanzando hacia el oeste, es posible ver las ruinas de la iglesia de San Francisco de Borja, perteneciente a Carabineros y que fue totalmente incendiada en honor al primer aniversario del estallido social. Unos pasos más hacia el oeste, comenzaron a aparecer los muros del Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), que contenían cientos de consignas y exhibiciones de arte callejero.

Kevin Villalobos se encuentra en el lugar de la caminata con su compañera Paula. “Venía prácticamente todos los viernes y tengo algunos recuerdos. «Por un lado, había gente que protestaba pacíficamente con pancartas, batukadi, y por el otro, los que defendían esta movilización de los Pacos (como los chilenos llamaban a los Carabinieri), que constantemente intentaban evacuar la zona», recordó. .

“Sospecho bastante del proceso, que fue el consentimiento de la clase política para la clase política. En cualquier caso votaré porque, aunque no me fío de mí mismo, quiero aprovechar la herramienta mínima que tengo, es decir, votar, para intentar cambiar las cosas para que no sean siempre las mismas ”, dijo. Kevin , De 22 años, que trabajaba como cantinero antes de la pandemia y ahora está desempleado.

Unas cuadras al sur está Fabián, de 51 años, que vende libros en la calle. Un campo al que entró hace cinco años después de estar desempleado. A diferencia de Nicole y Kevin, Fabian ve el hogar como un «espectador ordinario», lo que, admite, lo confunde. «Soy muy crítico con el sistema, pero no he hecho nada para cambiarlo. En cambio, estos cabritos, porque es provocado por la espontaneidad de los jóvenes, lo hacen ”, dijo desde su librería informal. En cuanto a la votación, asegura que sí o sí, irá este domingo.

La iglesia de San Francisco de Borja, propiedad de la policía, fue cerrada tras el incendio durante las protestas del pasado mes de octubre.
La iglesia de San Francisco de Borja, propiedad de la policía, fue cerrada tras el incendio durante las protestas del pasado mes de octubre.Christian Soto Kyroz

Pero Plaza Italia también es un lugar de contrastes, y durante décadas se consideró un límite simbólico entre las clases altas y bajas. Si bien estos límites se difuminan, basta con moverse unos metros de la zona cero de las protestas para empezar a ver cambios: la Providencia comienza por el este y la disponibilidad de espacios verdes aumenta significativamente y se eliminaron varios de los daños causados ​​durante las protestas. . Se ve gente paseando perros o practicando deporte, otros sentados en los bares del sector, y ancianos viendo el avance de la tarde ante sus ojos.

Nélida Rojas tiene 75 años y está decidida a votar, aunque admite que aún no comprende del todo qué papel jugarán los gobernadores, ya que los líderes regionales elegidos por la ciudadanía se llamarán: «Votaré porque si no, no, lo haré. tiene derecho a demandar. Me interesa saber si salen los más adecuados, los más serios y los menos rentables ”. Norma, su hermana que la acompaña al parque, explica que esta vez estará ausente de la votación: tiene 79 años y su colegio electoral está demasiado lejos.

Unos metros hacia el sur, otra anciana excluye categóricamente las conversaciones con este medio: «Cómo les puedo dar mi nombre, que es susceptible de fraude», dijo.

La participación desconocida

«El ambiente electoral ha crecido», dijo Martha Lagos, directora de Latinobarómetro, la socióloga más grande de América Latina. La economista dice que el jueves, horas antes de la mega-elección, se dirigió a La Vega, uno de los principales mercados de la capital, donde aprovechó para conversar y «estudiar» a la gente, algo que suele hacer cada vez que está en el ciudad. Calle.

Lagos dice que salió preocupada: la mayoría de las personas con las que habló le dijeron que ciertamente no iría a las urnas. Cifra vinculada a una encuesta realizada en abril por Latinobarómetro -que nunca se publicó por el aplazamiento de las elecciones de mayo- y que muestra que el 60% de los encuestados desconocen a qué votarán. elecciones.

«Para las elecciones más importantes de los últimos años, una baja participación electoral sería una derrota. Dios no quiera que me equivoque mucho y hay un voto alto «, dijo Lagos, quien atribuyó la» falta de ambiente «a las cuarentenas, la suspensión de campañas tras el aplazamiento de las elecciones, la falta de información sobre el proceso y su importancia. , entre otros factores.

La desinformación sobre el proceso es un aspecto al que también deben enfrentarse los propios candidatos. Claudia Pizarro busca ser reelegida para un nuevo mandato en el ayuntamiento de La Pintana, comuna ubicada a las afueras de la capital, donde la conexión a internet sigue siendo inestable y cuenta con solo dos sucursales bancarias para 190.000 habitantes, a diferencia de las comunas con ingresos más antiguos donde los bancos están a la vuelta de la esquina. Esta campaña, dice, fue especial no solo porque no pudieron hablar con la gente cara a cara debido a las cuarentenas, sino que gran parte de la conversación se centró en explicar qué se estaba votando y qué estaba en juego con el resultado del domingo.

Un policía custodia la base del monumento al General Bakedano el 14 de mayo.
Un policía custodia la base del monumento al General Bakedano el 14 de mayo.Christian Soto Kyroz

“Chile no cambiará como queremos con la única elección de alcaldes. «Chile comenzará a cambiar el día que tengamos una nueva constitución», dijo.

Para Marcella Ríos, coordinadora de la gobernación en la oficina del PNUD en Chile, las elecciones de este fin de semana son «quizás las más difíciles de predecir» en medio de cuarentenas y falta de campañas de información sobre el proceso.

Sin embargo, advierte que «fuera de la información oficial, es probable que muchos ciudadanos se hayan encontrado candidatos en la feria o en la plaza». La parte territorial puede tener un efecto que no es tan obvio para los medios y las élites, y puede que nos sorprendamos «.

Por ello, dice Ríos, cabe recordar que en octubre de 2020, el plebiscito tuvo la mayor participación ciudadana desde la entrada en vigor del voto voluntario en Chile, lo cual se explica por el aumento de 20 puntos en la participación de votantes menores de 30 y que fueron los que salieron a las calles en su mayor parte en 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *