De Jean-Paul Sartre a Mohamed Ali, pasando por Yuri Gagarin

De Jean-Paul Sartre a Mohamed Ali, pasando por Yuri Gagarin

El 1 de enero de 1959 ya estaban construidos los hoteles Habana Hilton, Riviera y Capri, pero Nacional sigue siendo Nacional. Horas después del triunfo de la revolución, el mafioso Mayer Lansky envió a Cuba a Jaime Casiel, uno de sus confidentes, y le pidió que fuera al hotel con urgencia: “Lansky ya sabía que Batista y su familia habían huido del país. Me dijo: «Vaya, tenemos que pasar por los casinos y recoger el dinero antes de que salga la multitud». Todo en la isla había cambiado.

Por más de un año Nacional permaneció en manos de sus dueños norteamericanos, pero pronto comenzaron los conflictos con el nuevo gobierno y los aristócratas y las estrellas de Hollywood comenzaron a desvanecerse, aunque llegaron nuevos invitados para ver los nuevos tiempos. El 20 de febrero de 1960 se hospedaron Jean Paul Sartre y Simone de Beauvoir y fueron invitados por Carlos Franki, director del periódico. Revolución. Su objetivo era conocer de primera mano el proceso político que se desarrolla en Cuba.

Fidel Castro acompañó a Jean-Paul Sartre en su viaje a Cuba en 1960.
Fidel Castro acompañó a Jean-Paul Sartre en su viaje a Cuba en 1960.Cortesía del estado Alberto Corda.

“Vivimos en uno de los mejores barrios, en el Hotel Nacional, una fortaleza de lujo rodeada de dos torres cuadradas. De sus clientes, que vienen de Estados Unidos, sólo se exigen dos cualidades: riqueza y gusto. «Como rara vez se reconcilian, si tienen el primero, se supone que son el segundo sin entender mucho», escribió a su regreso a Francia. “Puse el aire acondicionado al máximo para disfrutar del frío de los ricos. A treinta grados a la sombra me acerco a las ventanas y con profundos escalofríos miro a los que pasan por el sudor. Hace tiempo que no tengo que buscar las razones en las que se basa la supremacía aún indiscutible de Nacional. Me bastó con correr las cortinas en cuanto llegué: vi largos y elegantes fantasmas que se extendían hacia el cielo.

Las palmeras. Siempre las palmeras, las mismas que cegaron a Lucky Luciano ya otros invitados famosos, pero los Sartres no habían venido a Cuba por eso. Al día siguiente, la pareja partió hacia Santiago y luego marchó a Holguín, donde Fidel Castro abrió una escuela en un cuartel militar. Allí se reunieron con el líder cubano y también se reunieron con el Che Guevara.

Exterior del Hotel Nacional de Cuba, monumento nacional y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Exterior del Hotel Nacional de Cuba, monumento nacional y declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.Yander Zamora.

De regreso en Nacional, les dijeron que el Che los recibiría a la medianoche en su oficina del Banco Nacional, la institución que dirige. «Y sin embargo tuve suerte», recordará Sartre, «los periodistas y visitantes extranjeros son recibidos con amabilidad y durante mucho tiempo, pero a las dos o tres de la mañana». Este encuentro con el Che fue inmortalizado por el fotógrafo Alberto Corda y el filósofo lo describiría en uno de los artículos publicados en los siguientes meses en la revista. France Soirrecopilado más adelante en el libro Huracán sobre azúcar.

«La noche no entra en esta oficina. Para estos hombres en plena vigilia, los mejores de ellos, el sueño no les parece una necesidad natural, sino una rutina de la que se han liberado más o menos. No sé cuándo descansan Guevara y sus compañeros. Supongo que depende: la ejecución decide; si cae, se detienen «. Sartre estaba sorprendido y conmovido por la juventud de los revolucionarios (Castro tenía 33 años, Che 31). «El mayor escándalo de la revolución cubana no son las granjas y tierras expropiadas, sino la llegada de niños al poder», dijo. “Porque se necesitaba una revolución, las circunstancias designaron a los jóvenes para llevarla a cabo. Solo el joven sintió suficiente rabia y angustia para soportarlo, y había suficiente pureza para que sucediera.

Guevara le dijo en la noche que Cuba era una «reacción a la reacción», y Sartre concluyó que era un proceso con una ideología «sin desarrollo», quizás «la revolución más original del mundo», basada en la «democracia directa». Cuando se le preguntó en una entrevista de qué se trataba, el autor de Génesis y la nada Él respondió: “Que Fidel Castro viaja constantemente en helicóptero o en automóvil; que a menudo hablaba tres veces a la semana en televisión durante horas; esto explica cada paso de su gobierno; quién discute cada realización; que escucha a los aldeanos y toma nota de sus críticas; que abre escuelas en rincones perdidos y discute apasionadamente con sus ministros, eso es democracia directa ”.

Sartre y Beauvoir viajaron por toda la isla, muchas veces en compañía de Fidel Castro, y uno de estos descubrimientos dio una de las mayores anécdotas de la visita. Llegaron a un lugar turístico y pidieron limonada. Hacía frío y Fidel protestó, preguntando al responsable por qué los cubanos deberían recibir malos servicios. La mujer respondió que el frigorífico estaba roto y que no había aparecido el responsable de repararlo. Ante nuevas preguntas de Fidel, el secretario cerró la conversación con una frase que esperaba lo que seguiría: «Ya sabes cómo está».

El 4 de marzo en el Hotel Nacional la explosión de La Coubre en el puerto de La Habana, donde fondeó el vapor francés con su cargamento de 76 toneladas de armas y municiones para la revolución. 136 personas murieron y un día después, durante el funeral, Castro pronunció un discurso en el que pronunció por primera vez su lema «Patria o Muerte». En la plataforma ese día estaban Sartre, Beauvoir y los principales líderes de la revolución, y allí Corda tomó la mítica foto de Guevara con boina y la mirada perdida que se convertiría en un ícono revolucionario.

Vista de una de las trincheras que forman parte de la exposición sobre la crisis de los misiles en el Hotel Nacional de Cuba, monumento nacional y declarado
Vista de una de las trincheras que forman parte de la exposición sobre la crisis de los misiles en el Hotel Nacional de Cuba, monumento nacional y declarado «Memoria del Mundo» por la UNESCO.Yander Zamora.

Los intelectuales franceses permanecieron en La Habana hasta el 15 de marzo, y una semana después de dejar el Nacional, fueron alienados. Cuando regresaron Sartre y Beauvoir, en octubre de ese año, el hotel comenzó a llenarse de alfabetizadores, trabajadores de vanguardia y aldeanos serranos que venían a estudiar a La Habana. Los nuevos invitados extranjeros ya no procedían de Estados Unidos.

Fidel Castro y Yuri Gagarin intercambiaron gorras durante el viaje del astronauta a Cuba en 1961.
Fidel Castro y Yuri Gagarin intercambiaron gorras durante el viaje del astronauta a Cuba en 1961.Cortesía del estado Alberto Corda.

En julio de 1961, tres meses después de su viaje espacial, llegó Yuri Gagarin y se reunió con Castro en varias ocasiones, además de participar en las celebraciones del ataque al cuartel del Moncada e intercambiar gorras. Antes de su discurso de bienvenida, Castro le preguntó a Gagarin: «¿Cuánto tiempo ha estado alrededor de la Tierra?» «En una hora y media, comandante», respondió. Fidel sonrió y dijo: «Entonces empieza a contar».

Hoy, un busto del astronauta adorna uno de los bares del hotel, frente a varios retratos de Hugo Chávez, Nicolás Maduro y Lula, también clientes del restaurante. Los mismos jardines de Nacional por donde caminaba Gagarin se llenaron de artillería y trincheras un año después, durante la crisis de los misiles de 1962. El sitio fue clave para proteger el litoral habanero en caso de que la crisis empeorara, lo que no sucedió luego de la retirada de los misiles nucleares. Cuba de Nikita Khrushchev, sin depender de Fidel. Al líder cubano no le gustó esto y en ese momento salieron congas a la acera, también frente a Nacional, que corearon: «Nikita, mariquita, lo que se da no se quita».

Un tractor donado por trabajadores del Hotel Nacional de Cuba para la reforma agraria en 1961 (arriba a la derecha), junto con imágenes de la crisis de los misiles de 1962 en Cuba.
Un tractor donado por trabajadores del Hotel Nacional de Cuba para la reforma agraria en 1961 (arriba a la derecha), junto con imágenes de la crisis de los misiles de 1962 en Cuba.Cortesía del estado Alberto Corda.

A medida que la revolución se radicalizó y Estados Unidos impuso un embargo, la economía se volvió soviética y el turismo comenzó a ser considerado un mal, y de la misma manera llegó el gris quinquenio para la cultura. El encarcelamiento del poeta Herberto Padilla en 1971, acusado de «actividad subversiva», provocó la desintegración de parte de la intelectualidad latinoamericana y europea con la revolución y entre quienes primero firmaron la carta de protesta por Caso padilla Allí estaban Sartre y Simone de Beauvoir.

A mediados de la década de 1980, 150.000 turistas viajaban a la isla cada año, la mitad de ellos de países socialistas, y los hoteles disminuían. Se cuenta una anécdota de un invitado que, durante una ducha, sintió que la bañera se movía a sus pies, y por temor a la desgracia, se envolvió en una toalla y bajó a la carpeta para protestar: «Mira, sabiendo cómo esto, ¿Tuviste suerte de no caer en eso? vestíbuloRespondió la recepcionista.

La falta de mantenimiento comenzó a afectar a Nacional y llegó un momento en que el hotel cerró sus puertas por reparaciones mayores (1990-1992). Cuando reabrió, la crisis del período especial ya se había asentado en Cuba, y atraer divisas y atraer turismo extranjero se convirtió en una prioridad nacional, momento en el que a los cubanos se les prohibió hospedarse en hoteles para reservar habitaciones disponibles para la «zona dólar». Esta crisis dejó a los cubanos exhaustos, con interrupciones de 12 y 14 horas diarias, sin medicinas, sin comida, sin transporte público, y a medida que Estados Unidos endureció su embargo, algunas organizaciones humanitarias en América del Norte comenzaron a enviar ayuda a Cuba. Estas misiones viajó a la isla con Mohamed Ali al frente de la delegación, se repartieron medio millón de dólares en insumos médicos, y la periodista norteamericana Gay Thalassa también viajó con la tarea de informar. Ali en CubaTalase relató las vicisitudes de esa estadía de cinco días en la que el ex campeón mundial fue homenajeado como héroe allá por donde pasaba.

Las manos de Ali temblaron y ya no hablaba por el Parkinson, pero fue amable con sus fanáticos, quienes lo detuvieron mientras caminaba por el gran lobby del Nacional para pedir autógrafos. «Le tomó treinta segundos poner su nombre en cualquier tarjeta u hoja de papel», explicó Thalassa, pero lo escribió en su totalidad «Mohammed Ali», no solo escribió «Ali» para ganar tiempo. Nunca ha perdonado a su audiencia.

La noche anterior a su regreso a Estados Unidos, el mandatario cubano recibió al grupo en el Palacio de la Revolución. Ali y Castro simularon unos intercambios frente a las cámaras, y cuando se despidieron, la esposa del ex boxeador le dijo a Fidel que si pasaba por Estados Unidos sería bienvenido en su casa. Luego Castro se quejó de que cuando se fuera a la país para participar en la Asamblea General de la ONU, no se le permitió salir de Nueva York.

«Pero las cosas están cambiando», agregó.

Fidel Castro estaba equivocado. Las cosas no cambiaron, la tensión creció y un año después estalló una bomba en Nacional.

(continuará)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *