CSN: Consejo de Seguridad Nuclear veta polémico proyecto de uranio en Retortillo |  Ecología  Clima y medio ambiente

CSN: Consejo de Seguridad Nuclear veta polémico proyecto de uranio en Retortillo | Ecología Clima y medio ambiente

El Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) emitió este lunes, lo que podría convertirse en una sentencia de muerte para el proyecto de la mina de uranio que Berkeley intenta encontrar desde hace más de una década en el municipio salmantino de Rhetorilo. La Autoridad ha publicado un informe negativo sobre el permiso de construcción de la planta de procesamiento de minerales prevista en este proyecto. Con este comunicado, es imposible que el Ministerio de Transición Ecológica autorice esta parte vital de la controvertida operación minera, ya que la opinión de CSN es vinculante.

El Pleno del CSN, cuyos cinco miembros son designados por el Congreso de los Diputados, vetó el permiso para construir la planta, entendiendo que existen riesgos en el tratamiento y almacenamiento de los residuos radiactivos que se generarían durante el procesamiento de uranio y cuya gestión será deja como legado a las generaciones futuras. La intención de la empresa de Berkeley era enterrar estos desechos en dos de los pozos: grandes agujeros en el suelo que se abren en una mina a cielo abierto. En la práctica, esto supondría la instalación de una instalación de almacenamiento de residuos radiactivos en este pequeño municipio de Salamanca.

La mayoría del pleno del CSN cree que existen suficientes dudas -principalmente las relacionadas con la hidrogeología de la zona y posibles fugas de sustancias peligrosas en los acuíferos- de que no se permitirá la construcción de la planta.

Este es el proyecto de la mina de uranio Retortillo

Sobre todo por el polémico depósito que la empresa Berkeley quiere utilizar en este municipio salmantino

Cuatro de los cinco concejales del CSN votaron en contra del proyecto de ley; Son el presidente Josep Maria Serena y la directora y directora Elvira Romera, Pilar Lucio y Francisco Castejón. Solo el diputado designado a propuesta del Partido Popular, Javier Muere, rechazó la opinión de la mayoría de sus compañeros y abogó por el apoyo a la expedición de un permiso, según fuentes de este órgano de control, quienes explicaron que tiene previsto realizar una Voto privado.

El voto negativo de la mayoría de los consejeros se vio reforzado por el informe elaborado sobre el proyecto por el cuerpo técnico del CSN, que analizó toda la documentación durante más de cinco años. Este cuerpo técnico presentó una “propuesta de dictamen técnico” desfavorable en el pleno. Según las fuentes consultadas, este informe concluye que existen una serie de carencias en la propuesta que ha presentado la empresa para el futuro almacenamiento de residuos y por el posible impacto en los acuíferos de las fugas. Por tal motivo, concluyen que no se ha evaluado adecuadamente el efecto que tendrían los rellenos sanitarios permanentes en los cuerpos de agua del sitio.

La mina Retortillo, que divide la población de este municipio entre unos 200 habitantes y toda la comarca, amenaza el centenario del dehesa. Aunque no cuenta con todos los permisos, Berkeley ha llevado a cabo varias limpiezas en los últimos años, incluida la remoción de cientos de robles, creó un gran estanque e incluso inició una carretera, cuya construcción ahora está paralizada.

De continuar, Retortillo será la primera explotación privada de uranio en el país. En España, entre 1948 y 2000, existieron extracciones de este tipo en yacimientos de Castilla y León, Extremadura y Andalucía. Pero a finales del siglo pasado, Enusa, la empresa pública que explotaba todas estas minas, decidió poner fin a la última de sus operaciones, dado que la extracción del mineral ya no era rentable. De hecho, los permisos mineros de Berkeley para su proyecto pertenecen a Enusa, que no considera económicamente viable explotar estos yacimientos y los cede a esta empresa.

La valorización y control de los residuos radiactivos generados durante medio siglo de uranio público en España la lleva a cabo ahora otra empresa pública: Enresa. En el caso del proyecto Retortillo, al tratarse de un proyecto privado, existían dudas sobre quién haría la gestión futura de estos residuos.

Una de las parcelas adquiridas por Berkeley en Rhetorilo (Salamanca) para su proyecto minero.
Una de las parcelas adquiridas por Berkeley en Rhetorilo (Salamanca) para su proyecto minero.Carlos Rosilo

Berkeley, que dice crear mil puestos de trabajo, dice que ha recibido más de 120 permisos (muchos de ellos solo trámites o pequeños permisos) durante la década que lleva trabajando en su iniciativa. El principal apoyo que tiene la mina es la declaración de impacto ambiental que brindó en su momento el Gobierno de Castilla y León, de la mano del PP, y que ha sido favorable al proyecto en los últimos años. Sin embargo, como admitieron hace unos meses los responsables de la empresa, el permiso de la planta procesadora era vital.

Ley de cambio climático

La veta CSN no es el único problema de esta mina. La nueva ley de cambio climático y transición energética incluye un apartado que prohíbe la extracción de uranio en España. Esta disposición especifica que, a medida que la regla entre en vigencia, el gobierno no puede otorgar permisos para nuevas construcciones para la explotación de depósitos de minerales radiactivos.

Definitivamente las cosas empezaron a ir mal para Berkeley a finales del año pasado, cuando se conoció la intención del gobierno de United We Can y del PSOE de incluir este veto en la ley climática. En ese momento, los ejecutivos y las asociaciones de accionistas de Berkeley, que afirmaron estar protegiendo a los inversionistas de la empresa, enviaron varias cartas a CSN pidiéndole que autorizara el permiso de la planta de procesamiento. También advirtieron que no dudarían en acudir a los tribunales si el gobierno paralizaba el proyecto.

La empresa ya ha destinado 500 millones de euros, que serán solicitados por el Estado. Aunque no tiene experiencia en la explotación de uranio u otros minerales, Berkeley es una empresa que cotiza en la Bolsa de Madrid. Sus constantes altibajos y movimientos bruscos han llevado a algunos -como el diputado de Podemos Unidas Juan López de Uralde- a calificar el proyecto de la mina Retortillo como una “burbuja de especulación”.

Puedes monitorear el CLIMA Y MEDIO AMBIENTE de Facebook Y. Gorjeoo regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *