Crisis migratoria: el 36% de los migrantes detenidos en EE. UU. En abril son mexicanos

Crisis migratoria: el 36% de los migrantes detenidos en EE. UU. En abril son mexicanos

Abril volvió a dejar un número récord de cruces fronterizos ilegales entre México y Estados Unidos. Las autoridades fronterizas tuvieron más de 178.000 reuniones con migrantes, un aumento del 3% en comparación con marzo. El 36%, alrededor de 65,500, son migrantes mexicanos, según datos publicados esta semana por Aduanas y Protección Fronteriza (CBP). Si bien la crisis que enfrenta la administración Biden en la frontera tiene un fuerte componente centroamericano, las deportaciones en caliente revelan que los mexicanos están tratando de ingresar al norte a una velocidad no vista en dos décadas. Más de 323,000 mexicanos han sido detenidos desde octubre, el 44.6% de la población extranjera que ingresó ilegalmente al país.

Laura (un nombre ficticio para proteger su identidad) huyó del estado de Michoacán a fines de febrero, devastado por el narcotráfico, con otros 14 familiares dedicados a la siembra de aguacates. Los miembros del cartel llegaron a su ciudad. «Vivíamos felices, como la gente normal, pero tenían que descontrolarse todo», se queja. Su hermano fue secuestrado. Denunció el incidente a la policía, que la acompañó durante tres días hasta que él y dos vecinos fueron encontrados muertos. Allí Laura decidió que todos debían huir. Comenzó la emigración para quienes no tuvieron la oportunidad de migrar. «Mi familia no quiso venir. Dijeron que dejarían su tierra, su hogar. Les dije que la vida es lo primero. La tierra estará ahí ”, dijo por teléfono. Laura espera, junto con otros desplazados por la violencia, buscar asilo en Estados Unidos.

Laura y su familia tienen pocas posibilidades de poder quedarse en Estados Unidos después de cruzar la frontera. Este jueves, Alejandro Mayorkas, secretario de Seguridad Nacional del presidente Joe Biden, recordó al Senado que el «100%» de las familias y adultos solteros que ingresan ilegalmente al país están «sujetos a una rápida expulsión» permitida por el Título 42 de Salud Pública, norma que sirve a la nueva administración de la política de inmigración, ya que permite una rápida remoción mientras la frontera está cerrada debido a la crisis del coronavirus. La única excepción que ha hecho el gobierno es solo con los niños.

Abril vio un aumento del 5% en arrestos mexicanos en comparación con marzo. Y el incremento es mucho más sorprendente, en un 260%, respecto a marzo de 2018, un mes de alto flujo migratorio que allanó el camino para las caravanas que comenzarán en octubre de ese año.

En abril, agentes de la patrulla fronteriza mantuvieron 2.438 reuniones con menores mexicanos no acompañados. A octubre de 2020, inicio del ejercicio económico, eran 14.900, sin embargo, el mayor número de detenciones seguía siendo de adultos solteros, con 317.500, lo que representa el 92% de las detenciones documentadas por la CBP.

El Título 42 es una regla introducida por la administración de Donald Trump al comienzo de la pandemia para cerrar la frontera terrestre por actividades insignificantes y complicar los casos de solicitud de asilo. Biden lo encuentra útil para abordar la crisis de la frontera sur. El 62% de los 178.000 migrantes encontrados por los agentes fronterizos en abril fueron expulsados ​​gracias a la norma, según cifras oficiales. Pero los que llegan indocumentados a la frontera sur son devueltos explícitamente a México. Y muchos lo están intentando de nuevo.

Las cifras proporcionadas por las autoridades de inmigración muestran «reuniones» en lugar de personas, por lo que entre los más de 65,500 registros de mexicanos detenidos y expulsados ​​en abril, es probable que haya personas que lo hayan intentado varias veces. «La gente, especialmente los hombres, cruzan, los devuelven bajo la sección 42 y lo intentan el número de veces requerido porque no hay sanción por este cruce ilegal. Esto es claro para nosotros porque sabemos que la mayoría de las personas que regresaron bajo el Título 42, al menos en esta frontera, son mexicanos ”, dijo Soraya Vázquez, de la ONG Al Otro Lado, con sede en Tijuana.

Vázquez imagina que la llegada de Biden al poder con un «mensaje de que las cosas cambiarán» ante el duro discurso de Trump con los indocumentados puede haber causado efecto de llamada en migrantes mexicanos después de un año de pandemia. Aunque México nunca ha impuesto una cuarentena estricta al coronavirus como otros países, en 2020 el PIB del país cayó un 8.5%. Mientras tanto, las remesas de mexicanos a Estados Unidos han inyectado a la economía local a niveles récord.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *