Covid-19: El terrible pico después de Semana Santa no ha llegado a México: algunos motivos para la calma

Covid-19: El terrible pico después de Semana Santa no ha llegado a México: algunos motivos para la calma

Personal de salud muestreado para el descubrimiento de covid-19 en la ciudad de Guadalajara en mayo de 2020.Mónica González / EL PAIS

Al final de la Pascua, muchos médicos ya esperaban con guantes el brote de la pandemia de coronavirus. Aeropuertos abarrotados, playas dispersas, terrazas abarrotadas. «Sigue la plena ocupación de los hospitales», dijo la infectóloga Isabel Villegas Motta. Pero han pasado dos semanas y las cifras oficiales dicen lo contrario: infecciones a la baja con muertes. El terrible pico no se presenta, pero es demasiado pronto para decir que no se espera. Lo que se puede decir es que estas últimas vacaciones no han repetido el patrón de la Navidad. No hay una sola razón. Los expertos mencionan varios: las características de este período de vacaciones en comparación con diciembre, quizás el progreso de la vacunación, la inmunización natural de la población. La manada ha aprendido a cuidarse a sí misma. Tal vez para algunos estemos simplemente en el atronador silencio que precede al tsunami.

Más información

En el hospital donde trabaja la Dra. Villegas Motta, que ella prefiere no mencionar, la entrada y salida de pacientes era la misma que en el resto de México, con picos, curvas y placas, pero una cosa los distinguía. Se tomaron muchas muestras, no solo de pacientes con síntomas evidentes, como exige el protocolo de salud, sino también de aquellos con otras enfermedades, como diarrea, depresión, pérdida de apetito. Con el tiempo, también se han descubierto todos ellos como precursores de la enfermedad. Descubrieron que «muy asintomáticos, una de cada cuatro mujeres embarazadas dio positivo y vio nacer a muchos bebés infectados». También hicieron PCR en todos sus contactos para buscar otras personas infectadas y romper las cadenas de transmisión. Conclusión: «Creo que tenemos más inmunidad colectiva de lo que pensamos. Tenemos que pensar que los infectados deberían multiplicarse por ocho ”. Esta barrera natural, que cuesta miles de muertes evitables -las últimas cifras alcanzan ahora las 215,918 muertes- es estimada por Villegas «entre 20 y 40 millones de contagiados con alguna inmunidad» en México. Ésta es una de las razones por las que al médico le resulta más factible explicar por qué no hay picos tan notables ahora, como ocurrió hace meses. Pero hay más.

La Semana Santa está más asociada a las actividades al aire libre y menos a las relaciones familiares, más propio de la Navidad. Las playas son lugares abiertos, los restaurantes han puesto sus mesas en las calles, los religiosos se las arreglan sin diversión. «Y las familias, los convivientes, se están mudando, pero ellos mismos no se mezclan tanto con otros núcleos familiares diferentes», dijo Eduardo Clark, gerente de tecnología de la Ciudad de México y uno de los oradores al frente de la pandemia. Esta diferencia entre el auge vivido tras la Navidad, donde personas con diferentes abrigos se reunían en lugares cerrados antes de la festividad de Semana Santa, es citada por varios de los consultados. Pero siempre hay un pero. Desde San Luis Potosí, el epidemiólogo Oscar Sosa menciona un detalle: «Lugares como Quintana Roo, destino de muchos turistas, han vivido una pandemia, que es también una zona donde se han tomado precauciones en beneficio de la economía». Y las hospitalizaciones también han aumentado en Yucatán, Nayarit y Baja California, según las últimas cifras. Pero en cualquier caso, no es generalizado y en este momento el país tiene cierta calma, lo que prevé la vuelta a la normalidad.

En algunos hospitales la Semana Santa fue tan tranquila que aprovecharon para desinfectar y reestructurar el local. Esperaban que el tsunami llegara en las próximas dos semanas. “Aún no ha llegado, pero ya estamos viendo el inicio de una nueva ola. Para el 15 de abril, los casos ya habían aumentado, aunque no era tan agresivo como en enero. Esto es lo que dice un médico de cuidados intensivos desde su experiencia hospitalaria, que prefiere no revelar su nombre ni lugar de trabajo. “Los que han viajado de vacaciones no están vacunados y por eso ahora vemos pacientes más jóvenes en los hospitales, de unos 50 años de media, cuando en diciembre eran casi hombres mayores puros. “Son la población activa que va a trabajar y descansar, los que han sobrevivido a la cárcel y ahora están relajados, también por las vacunas que ven a su alrededor”, dijo. También cree que se están realizando más pruebas y «esto reduce el número de muertes de los infectados». Incluso nos vacunamos porque confían en nosotros cuando la inmunidad total, que nunca es del 100%, llega a los 15 o 20 días de la segunda dosis ”, advierte. Este intensivista dice que el número de jóvenes, mujeres embarazadas y niños infectados predice una Efecto chile.

Sin embargo, el Dr. Villegas dijo que el aumento de las pruebas previas a las vacaciones, como sucedió en la Ciudad de México, «permitió detectar más casos y detener las infecciones». «También hay que contar el factor meteorológico. El invierno fue más favorable para la infección y el calor ayudó. Los virus tienen este comportamiento estacional.

«Nadie lo sabe a ciencia cierta», dijo Eduardo Clark al ser consultado sobre los motivos de esta nueva etapa más optimista. En los últimos meses hemos aprendido que actividades que creemos más seguras, como reunirse con la familia en casa, típico de la Navidad, son muy arriesgadas y que es mejor estar al aire libre ”, como ocurre ahora en los restaurantes de la capital. . de la ciudad, donde la gente se concentra en las terrazas ubicadas en las calles. Las fiestas en casa eran peores, aunque uno podría pensar que de alguna manera las mantenía adentro. “En Navidad, la familia se sentía segura en sus hogares con sus seres queridos, no podían esperar a ver a sus tíos y primos durante todo un año. Y en la seguridad de la casa y la familia, se quitaron las máscaras … ”.

Entre las razones que mencionó Clark sobre la Ciudad de México, una de las áreas más afectadas por la pandemia en el país, citó la inmunidad colectiva. «No es bueno que la gente esté inmunizada de forma natural, pero nuestros datos muestran que el 35% o el 40% ya pueden tener anticuerpos». Esto y los vacunados. Aunque ambos motivos son débiles para explicarlo todo, porque, dice, llevaría a un colapso de infecciones y enfermedades, que, sin embargo, va disminuyendo paulatinamente. “Es demasiado pronto para saberlo, pero es cierto que la reducción de infecciones en las últimas dos semanas puede deberse a los ancianos vacunados, que antes estaban entre el 65% y el 70% de los hospitalizados y ya no. La edad de la muerte será más cierta cuando todo esto esté determinado ”, dijo.

Clark menciona otra razón que salió del laboratorio de la Ciudad de México. Desde hace algún tiempo, la ivermectina se administra a todas las personas que dan positivo en los quioscos de la calle, donde se les hace la prueba de forma gratuita. La evidencia científica aún es muy débil. «Existe alguna evidencia preliminar de que esto puede reducir la transmisión de la enfermedad y mantenerla en una etapa más leve. En cualquier caso, no hay contraindicaciones, es solo un agente antiparasitario ”, dijo. Algunos médicos creen que estos medicamentos pueden mantener a las personas en casa en lugar de ir al hospital, donde ya llegarían con síntomas graves. De diferente naturaleza, pero eso sería una contraindicación.

Algo parecido ocurre con las vacunas. Por un lado, inmunizan, y por otro, aceptan la relajación no deseada entre la población, que cree que la última palabra se dice cuando una persona recibe su dosis. Y no es así. Boquillas, espacios abiertos y paciencia, todos prescriben.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *