Corte Suprema corrige y temporal, que es por más de tres años, pasará a ser permanente no permanente |  Ciencias económicas

Corte Suprema corrige y temporal, que es por más de tres años, pasará a ser permanente no permanente | Ciencias económicas

El Tribunal Supremo ha decidido corregir su doctrina: la duración máxima de un contrato temporal para una vacante en el sector público no puede superar los tres años. Además, cuando se exceda este plazo, el empleado adquirirá la condición por tiempo indefinido indefinido. Así lo trasladó el Tribunal Supremo este lunes después de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) declarara la jurisprudencia española contraria al Derecho comunitario, lo que permitía prorrogar este plazo si no se habían autorizado con anterioridad procesos selectivos. A la luz de esta consideración, el Tribunal Supremo señala que el plazo de tres años no se puede sobrepasar de ninguna manera, aunque las disposiciones presupuestarias paralicen la convocatoria y autorización de ofertas públicas de empleo.

MÁS INFORMACIÓN

En ausencia de un cambio en los límites de estos contratos, el Tribunal Supremo dictaminó que la duración de más de tres años del contrato interino debe considerarse “indebidamente largo” y por lo tanto el empleado será retenido indefinidamente y no es fijo. Esto demuestra que la duración del período intermedio debe ser acorde con la duración de los procesos de selección iniciados para cubrir la vacante “de acuerdo con lo dispuesto en sus disposiciones legales o convencionales específicas”. Por lo tanto, si se completan hace tres años, se ajustarán a él. Pero nunca si el proceso no se resuelve durante este tiempo.

Según el Tribunal Supremo, el cálculo del período intermedio “no puede ser interrumpido por disposiciones presupuestarias sobre la paralización de las ofertas públicas de empleo”, ya que el alcance de las vacantes ocupadas por trabajadores temporales “no significa un aumento del presupuesto”.

Cambio de dirección

El cambio de dirección de la Corte Suprema sobre este tema es significativo, ya que en varias ocasiones anteriores se ha opuesto a este cambio en el razonamiento laboral. “No se puede asumir que el proceso de selección realizado con miras a la firma de determinados contratos de trabajo y servicios sea suficiente para que los trabajadores así seleccionados adquieran la condición de trabajadores fijos”, había llegado a decir. En una decisión de 2018 relativa al caso de una mujer que había acumulado contratos temporales durante once años en el Ayuntamiento de Alicante, dictaminó que en los casos de abusos relacionados con el trabajo temporal, “la solución legal aplicable no es la conversión de personal que estaba nombrado funcionario temporal en plantilla permanente no permanente ».

El TJUE recibió una consulta del Tribunal Supremo de Madrid (TSJM) sobre el caso de un empleado temporal del Instituto Madrileño de Investigación y Desarrollo Agrario y Alimentario (Imidra). La mujer había encadenado contratos temporales entre 2003 y 2016, mientras que en el último año su puesto se consolidó y se adjudicó a un trabajador fijo tras un juicio extraordinario.

Ante esta situación, el trabajador impugnó su despido en 2017 ante el Juzgado de lo Social de Madrid, que falló a su favor, ordenando a Imidra que la indemnizara. No obstante, el instituto madrileño apeló al TSJM, que remitió una solicitud al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas con sede en Luxemburgo, que en su decisión de 3 de junio se posicionó contra las disposiciones españolas que permiten la renovación de contratos temporales del sector público pendientes de procesos de selección.

El Ministerio de Funciones Públicas trabaja en el proceso de estabilización de los trabajadores temporales en la administración pública y en la reforma del Texto Refundido del Estatuto Básico de la Función Pública (TREBEP). La sentencia del Tribunal Supremo se ajusta a las condiciones de que el departamento esté encabezado por el ministro Mikel Aista, quien también propone fijar un plazo máximo temporal de tres años. Además, propone regular la situación de 310.000 aprendices, según la Función Pública -800.000 para sindicatos-, mediante competencia-oposición, lo que permite bajar los niveles de temporalidad en la administración (cerca del 32%) a europeos (8%). ). Se trata de un compromiso alcanzado con Bruselas, que se está utilizando para obtener una gran parte de los fondos europeos de reconstrucción.

[Noticia de última hora. Habrá actualización en breve]

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *