Corte mantiene una investigación secreta sobre la golpiza fatal de Samuel Lewis mientras reúne más pruebas |  Comunidad

Corte mantiene una investigación secreta sobre la golpiza fatal de Samuel Lewis mientras reúne más pruebas | Comunidad

El Juzgado de A Coruña ha dictaminado que la investigación del crimen de Samuel Lewis, que tuvo lugar en la madrugada del 3 de julio en el Paseo de La Coruña, continúa en secreto, tal y como ordenó el juez de instrucción tras los hechos. Esta medida, que tiene carácter temporal, impide a las partes acceder al contenido de los procesos de investigación realizados hasta el momento. El Tribunal estimó así el recurso de casación interpuesto por la Fiscalía y anuló el auto dictado el 14 de julio por el Juzgado de Instrucción de La Coruña, que abolía el secreto del proceso, según informó el Tribunal Supremo de Galicia.

Hasta ahora, hay seis acusados ​​en la muerte de Lewis. Tres de ellos se encuentran en prisión preventiva y dos menores en un centro de menores, uno de los cuales tiene antecedentes penales, mientras que una niña presuntamente involucrada en el ataque de la pandilla está en libertad condicional.

Para mantener esta medida procesal, el tribunal tomó en cuenta la gravedad del delito, objeto principal de la investigación, el número de personas involucradas y la existencia de una serie de investigaciones policiales y judiciales que aún se encuentran pendientes y que, según a la orden, “Sin duda urgente”. Además, los magistrados manifestaron en su resolución que este estado de secreto debe extenderse al menos hasta que se lleven a cabo “acciones investigativas sustanciales”, incluyendo testimonios recabados por personas que han presenciado los hechos.

Más información

Según la audiencia, la confidencialidad es necesaria “para asegurar el correcto desarrollo de la instrucción, garantizando las fuentes de prueba, la total normalidad de su desarrollo y la evitación de situaciones de riesgo para los numerosos testigos que esperan a declarar”. El tribunal advirtió así que la investigación policial “no había terminado”.

Los magistrados explicaron en el auto que la figura del secreto del proceso, como toda norma restrictiva de derechos fundamentales, era temporal y en este caso necesaria. Por tal motivo, recuerdan que “la restricción temporal del ejercicio de los derechos de la defensa” tiene por objeto establecer medidas cautelares donde “la intervención del imputado en el proceso pueda dar lugar a injerencia, manipulación u obstrucción de la investigación”. Aclararon además que la medida era “necesaria, excepcional, temporal y prorrogable, para que no se exporte el efecto de los derechos de defensa”.

La decisión del Juzgado de La Coruña llega más de dos semanas después de la comisión del crimen colectivo contra la enfermera de 24 años. La paliza mortal desató una ola de indignación por parte del equipo LGTBI con movilizaciones por toda España, ya que durante la paliza fatal los agresores profirieron insultos como “ceniza” y “fago de mierda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *