Coronavirus: el gobierno argentino cuestiona la efectividad del modelo de salud por la pandemia  Comunidad

Coronavirus: el gobierno argentino cuestiona la efectividad del modelo de salud por la pandemia Comunidad

La pandemia ha puesto al sistema de salud argentino bajo la máxima presión. La escasez de camas de cuidados intensivos para pacientes con covid-19 ha requerido una coordinación sin precedentes entre los centros públicos y privados, el personal de salud está agotado y el costo de los suministros médicos se ha disparado. Además, el pasado febrero, el escándalo de la «vacunación VIP» contra el covid-19, que trabaja en el Ministerio de Salud, visibilizó un problema de desigualdad en el acceso a la atención médica. En este escenario y con la pandemia en el centro de la agenda mediática, la vicepresidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner destacó esta semana la necesidad de una reforma sanitaria para integrar uno de los sistemas más fragmentados de América Latina.

En Argentina, el alcance de la salud pública es universal. Todo el que visita un centro de salud recibe tratamiento gratuito, incluso sin ser residente. Sin embargo, solo el 36% de la población utiliza el sistema público. La mayoría, el 47%, utiliza las llamadas actividades sociales, un sistema que se financia con parte de los salarios de los empleados en función de la dependencia y es administrado por los sindicatos. Otro 15% de la población paga un seguro privado, conocido como prepago, o totalmente de su propio bolsillo, o pagando la diferencia a la contribución que hace a la obra social.

El fortalecimiento del sistema de salud pública para combatir la pandemia y la campaña de vacunación implicó inversiones millonarias en un país golpeado por una crisis económica de tres años, que en 2020 registró una caída récord del 9,9% en el PIB. Según el presidente argentino Alberto Fernández, se han movilizado más de 1.700 millones de dólares.

«El sistema se integra a patadas y fuerza porque la realidad lo exige», dijo Fernández de Kirchner en un acto público el pasado lunes. «Las empresas de prepago no tienen lugar para acomodar a la gente porque no tienen lugar, porque lo público va a lo privado y lo privado va a lo público», agregó. El vicepresidente argentino ya se había propuesto hace meses reformar el sistema de salud, pero ahora quiere dejar atrás las divisiones políticas y reabrir el debate al riesgo de nuevas pandemias en el futuro, que volverán a empujar al sistema de salud al límite. límite: «Lo peor que le puede pasar a la sociedad y al gobierno es negarse a discutir la realidad».

Más información

A cinco meses de las elecciones legislativas y en medio de la segunda ola por la pandemia de coronavirus, no parece haber oportunidad de afrontar reformas de esta magnitud. Pero el martes, la ministra de Salud, Carla Vicotti, confirmó la existencia de reuniones con actividades sociales y aseguradoras privadas para analizar posibles cambios ya que líderes de proveedores de medicamentos prepagos atacaron al gobierno. Y hablaron de un plan encubierto destinado solo a nacionalizar el sistema de salud privado, que atiende al 15% de la población más rica.

«La nacionalización del sistema puede ocurrir de hecho o por ley. En este último caso, las autoridades presentan un proyecto de ley al Congreso, se discute y aprueba en la opinión pública y si es posible a la luz del día «, dijo Claudio Belokopit, presidente de la Unión Argentina de la Salud y proveedor privado de Swiss Medical Group . «Pero si alguien decide apoderarse del sistema sanitario privado, primero debe neutralizarlo, ponerlo al límite de su capacidad operativa, ponerlo de rodillas y mantenerlo así hasta que se derrumbe y su capacidad asistencial sea insuficiente. «Las ruinas y la salud de millones de argentinos, la excusa perfecta para que se nacionalice, se contará como historia, asumiendo que el sistema es incapaz de dar respuestas de salud», prosiguió.

El gobierno ha permitido a las empresas médicas privadas un aumento gradual del 23,5% desde diciembre pasado, similar a la inflación registrada en el último semestre. Sin embargo, según Belocopitt, los costos se han vuelto mucho más caros que la inflación general. «Los medicamentos de cuidados intensivos han subido un 140% desde marzo», dijo, citando un ejemplo antes de anunciar que acudiría a los tribunales para aplicar aumentos superiores a los acordados. Hoy, el plan de salud familiar promedio (dos adultos y dos niños) varía entre 15.000 y 30.000 pesos mensuales (entre $ 159 y $ 320). Es imposible pagar la mayoría en un país donde el salario mínimo es un poco más alto: 21.600 pesos. Incluso en Buenos Aires, la ciudad más rica del país, la proporción de personas con seguro privado ha ido disminuyendo durante años: del 32% en 2015 al 28% en 2020. La diferencia va para el sistema público.

Aumento de las desigualdades

Sin embargo, los recursos financieros no son el único obstáculo. Los expertos destacan la gran ineficiencia de un sistema tan atomizado, en el que conviven un sistema público con casi 300 desarrollos sociales y un centenar de empresas con medicina prepaga. Además, la burocracia excesiva desespera a muchos argentinos. “Vemos todos los días que en el sistema de salud, la atención que recibe una persona depende de su cobertura médica, de dónde vive, de los recursos que puede movilizar para ser atendida, de los contactos que tiene y de cómo y adónde trasladarse”. dice Matthias Balesteros, doctor en ciencias sociales y especialista en sociología de la salud.

“Lo que hizo la pandemia fue visualizar esto, y la gente salió a decir que no era justo, como se puede ver muy claramente con las vacunas y la disponibilidad de camas de cuidados intensivos. Pero esto también ocurre con otros problemas, como la falta de insumos básicos. Por ejemplo, hay problemas con el suministro de insulina en los centros de atención primaria ”, agregó.

Carlos, que prefiere no decir su apellido, confirma el problema con la distribución de insulina. Después de varios intentos frustrantes en el centro de atención primaria, tuvo que salir a comprar este medicamento básico para su padre diabético. Dice que mediar en el «contacto en una organización política» también fue clave para asegurar que su padre, que se ocupa de la obra social de los jubilados (PAMI), no fuera dirigido a un centro con muy mala reputación a 50 años de su casa. como se le ofreció inicialmente, pero a otro mucho mejor en Buenos Aires.

«Las desigualdades existentes han empeorado y se han vuelto más visibles», dijo la investigadora Bettina Freudin, especializada en desigualdades sociales y de salud. En un estudio realizado el año pasado en un barrio vulnerable del extrarradio de Buenos Aires, encontraron que siete meses después del inicio de la pandemia, se suspendió el servicio odontológico regular que ofrecía diariamente el centro de salud y el de los cinco especialistas que atendieron tanto solo. una emergencia. Dadas las crecientes barreras para acceder a la salud, muchos se dan por vencidos o se van solo cuando se trata de situaciones de emergencia, agregó. Los políticos, el personal sanitario y los expertos en salud son unánimes sobre la necesidad de reformar el sistema, pero no sobre cómo hacerlo.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región.

Sobre el Autor